La jugada maestra de Benedicto obligó al «Misterio Iniquitatis» a manifestarse (Catecismo 675)

A medida que pasa el tiempo y los años, queda más patente la jugada de Benedicto XVI. En este vídeo ofrecemos algunas valiosas reflexiones al respecto, y queda en el aire hablar también del código masónico de Bergoglio mediante el cual nos muestra también claramente a quién sirve y cómo bien sabe él que no es Papa. Lo sabe mejor que nadie.

Benedicto con su jugada maestra supo echarse a un lado para seguir reteniendo el munus, el papado, alargándolo así de los ataques enemigos de la masonería eclesiástica, haciendo de Katejon contra el Anticristo y sus deseos de gobernar mundialmente. Es ahora el tiempo para tomar posiciones y tener claro lo que ha pasado, está pasando, y pasará, antes de que el caos nos impida ver el bosque en el que estamos, la humanidad y la iglesia abocada a las catacumbas, a irse al desierto a la espera de la Parusía.

CATECISMO 675

La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el «misterio de iniquidad» bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

Arturo Periodista Católico

El momento para que aplaste a la serpiente se está acercando

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

10 de abril de 2012 (el año anterior a la usurpación de Bergoglio)

Soy tu bienamada Madre, Reina de la Tierra. Soy la Inmaculada Concepción, la Virgen María, Madre de Jesús, quien vino en la carne.

Mi niña, el momento para el triunfo de mi Inmaculado Corazón está cerca.

El momento para que yo aplaste a la serpiente se está acercando, pero hasta el día en que satanás y sus demonios sean arrojados al yermo, mucha confusión erupcionará en la Tierra.

Para los creyentes en mi Hijo, esto será un tiempo de tormento. Ellos serán puestos en dos direcciones diferentes por la Iglesia Católica.

Una mitad creerá, como un deber, la necesidad de seguir al Falso Profeta, el Papa que irá a continuación de Benedicto XVI.

Él, la bestia, está vestido como un cordero pero no es de mi Padre Dios el Altísimo, y engañará a las pobres almas, incluyendo a sacerdotes, obispos y cardenales.

Muchos le seguirán y creerán que él fue enviado por Dios para gobernar sobre Su Iglesia en la Tierra.

Tristemente, muchas almas seguirán sus enseñanzas, las cuales serán un insulto para mi Padre.

Otros, llenos del Espíritu Santo y con Gracias del discernimiento dadas debido a sus humildes almas, sabrán instantáneamente, que un impostor se sienta en la Iglesia en Roma.

El nuevo falso Papa ya está maquinando, incluso antes de que él ascienda al trono de la Sede de San Pedro, para denunciar las enseñanzas de mi Hijo. Después él me denunciará, a mí la Bendita Madre de Dios y ridiculizará mi papel como Corredentora.

Mi niña, tu papel va a ser incluso más difícil que antes. Porque muchos de mis hijos están muy confundidos. Los insultos que enfrentas todos los días, los tormentos que padeces en nombre de mi Hijo, aumentarán.

Nunca temas decirle al mundo la Verdad, mi niña.

Estás siendo fortalecida como resultado del sufrimiento físico y mental, que aceptas en nombre de mi Hijo, con el fin de salvar almas.

Todo esfuerzo, especialmente por una división en la Iglesia Católica, será hecho para desestimar mis mensajes dados a tí.

Tu obediencia y lealtad a mí y a mi bienamado Hijo, serán probadas como nunca antes. Esto puede provocar que te alejes, pero esto debe suceder, no durará mucho tiempo.

Reza, hija mía, por todos los hijos de Dios que, por causas ajenas a su voluntad, están siendo arrastrados a la batalla final por las almas.

Todo esto tiene que suceder, porque está contenido en el Libro de mi Padre.

Todos los ángeles en el Cielo te protegen, hija mía, en ésta, un tanto, solitaria misión.

Siempre recuerda cuán importante es la oración.

Reza, reza, reza, porque sin la oración, especialmente el rezo de mi Santo Rosario, satanás puede alejarte de la Sagrada Palabra de mi Precioso Hijo.

Recuerda también la importancia del ayuno, pues este mantiene al engañador acorralado/a raya.

Sin una oración asidua, hijos míos, encontraréis difícil permanecer cerca de mi Hijo.

Nunca temáis el futuro, hijos, porque una vez que permanezcáis cerca de mi Hijo, estaréis protegidos.

Y se os darán las Gracias necesarias para preparar vuestras almas y las de vuestras familias, para la Nueva Era de Paz, predicha desde hace tanto tiempo.

Vuestra Bienamada Madre,

Reina de la Tierra,

Madre de la Salvación

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-10-madre-de-la-salvacion-el-momento-para-que-aplaste-a-la-serpiente-se-esta-acercando/

A %d blogueros les gusta esto: