¿Es pecado ir a Misa donde se menciona a Francisco?

No creo que el hombre que se hace llamar Papa Francisco sea realmente el Papa. Con la muerte del Papa Benedicto XVI estoy preocupada y en conflicto. ¿Es un pecado mortal asistir a una Misa y recibir la Comunión en esa Misa si se dice en comunión con un falso Papa?

Pregunta:

No creo que el hombre que se hace llamar Papa Francisco sea realmente el Papa. Con la muerte del Papa Benedicto XVI estoy preocupada y en conflicto. ¿Es un pecado mortal asistir a una Misa y recibir la Comunión en esa Misa si se dice en comunión con un falso Papa? Si existe la posibilidad de que Francisco sea un antipapa, que es lo que yo creo, ¿qué debe hacer un fiel católico que ama profundamente a nuestro Señor y siente verdadera reverencia por Él en la Sagrada Eucaristía? Soy madre de 7 hijos y mi marido me ha dicho hasta ahora que es más importante que asistamos a Misa y sigamos educando a nuestros hijos en la fe lo mejor que podamos. Confío en su autoridad como cabeza de familia. Personalmente, no deseo ofender a mi Señor y salvador y me duele mucho pensar que pueda estar haciéndolo.

Respuesta del Padre John Zuhlsdorf:

Lamento su difícil situación. No está sola en su dilema. Sé a ciencia cierta que bastantes personas tienen las mismas dudas (incluso hasta el punto de la certeza) sobre Francisco. También se preguntan sobre las misas en las que se pronuncia su nombre en el Canon (o Plegaria Eucarística).

Dejando a un lado las cuestiones de la validez de la elección de Francisco o cualquier cosa que tenga que ver con la legitimidad de su cargo, ¡No!, participar en la Misa en la que se pronuncia el nombre de Francisco no sería -en sí mismo- materia de pecado grave o mortal. Tenemos la obligación de participar en la Santa Misa los domingos y demás días de precepto. Esa obligación se suaviza o se anula por imposibilidad física o moral.

La mención del nombre del Obispo de Roma en el Canon (o en alguna Plegaria Eucarística) no es insignificante en la Misa, pero tampoco es de la esencia de la Misa. Decir su nombre, o algún otro nombre, o ningún nombre por la razón que sea no afecta a la validez de la Misa. Es un detalle. Ser un detalle no hace que carezca de sentido. Se supone que la persona que ostenta el cargo de Obispo de Roma, y Vicario de Cristo, es el punto visible de unidad en la Iglesia. Por lo tanto, estar en unión con esa persona y su cargo es importante para nuestra identidad como católicos. Sin embargo, durante la larga historia de la Iglesia, hubo épocas en las que la gente no tenía ni idea de quién era el Papa de turno. Las noticias viajaban a unos 8 kilómetros por hora e incluso más despacio en algunos lugares. Y sin embargo, sin tener culpa alguna, los sacerdotes decían tal o cual nombre en el Canon. Esa no es la situación que tenemos hoy, por supuesto. Con los medios de comunicación que hay, las noticias circulan bastante rápido… incluso más rápido que la verdad, a veces.

Si yo fuera usted, dejaría la cuestión del nombre del Papa en el Canon al juicio y conciencia del sacerdote que dice la Misa. Usted no tiene control sobre qué nombre dice u omite. Si su incomodidad por el nombre de Francisco en el Canon llega al punto de tal animadversión que no puedes soportarlo -lo cual sería bastante drástico- entonces podría haber alguna posibilidad de imposibilidad moral que afecte su obligación. Sin embargo, tiene que preguntarse por las consecuencias negativas de no asistir a misa, el enorme vacío en su vida que causaría no asistir a misa, los efectos de su ejemplo en sus allegados.

Su instinto de seguir a su marido en esto es bueno.

Está claro que es un tema que le preocupa. Tal vez podría, estando en Misa, ofrecer sus dudas y su dolor al Señor en el momento del ofertorio en el altar, metiéndolas en el cáliz mientras se prepara. Sería también una obra de misericordia rezar por Francisco, para que se le concedan y acepte las gracias que Dios sabe que necesita. Ofrezca algunas penitencias en reparación por cualquier cosa que pueda ser indigna o poco caritativa en su opinión de Francisco, no importa lo que piense sobre la legitimidad de su cargo. (…) es difícil odiar o sentir ira impropia hacia alguien por quien se reza sinceramente y se ofrecen mortificaciones.

Sobre la Misa y la Eucaristía en estos tiempos de confusión

En temas de Doctrina no caben percepciones personales.
Hay que ser rigurosos y no salirse del depósito de la fe ni un milímetro para ser fieles y guiar las almas a Cristo, aunque hubiere algunos o muchos sacerdotes confundidos con Bergoglio.

Repasemos los puntos del Magisterio, Tradición y Biblia bimilenarios.

EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA
Catecismo de la Iglesia Católica

1323 «Nuestro Salvador, en la última Cena, la noche en que fue entregado, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su cuerpo y su sangre para perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el sacrificio de la cruz y confiar así a su Esposa amada, la Iglesia, el memorial de su muerte y resurrección, sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de amor, banquete pascual en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria futura» (SC 47).

I. La Eucaristía, fuente y culmen de la vida eclesial

1324 La Eucaristía es «fuente y culmen de toda la vida cristiana» (LG 11). «Los demás sacramentos, como también todos los ministerios eclesiales y las obras de apostolado, están unidos a la Eucaristía y a ella se ordenan. La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua» (PO 5).

https://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c1a3_sp.html

La Eucaristía es el CULMEN, el CENTRO, la VIDA de la Iglesia, porque allí se hace presente Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero, es lo que se opone al anticristo por ello es objeto de su odio hasta el punto de confundirnos para que no vayamos a misa y de  querer abolirla.
Lo que piense, crea el sacerdote o su grado de conformidad u obediencia a Bergoglio o si lo nombra mil veces, no invalida ni hace ilicita la misa ni impide que se haga presente Jesucristo, en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

¿O ahora tiene mas poder el nombre de un usurpador que ni la gracia del sacerdocio tendría?

¿O tiene más poder que Dios un sacerdote confundido con Bergoglio?

NO se puede dejar de ir a Misa por causa de sacerdotes confundidos que son la mayoría, ni ponernos a juzgarles personalmente a cada uno sobre las razones de su confusión. Pues la nube de confusión les impide ver  y están en falsa obediencia en consecuencia, pero eso no nos pone a los laicos en un lugar superior a ellos, que jamás tendremos porque ellos son consagrados a Dios como sacerdotes y nosotros no.
Que la razón de que podamos ver es obra de la misericordia de Dios, no por merecimiento nuestro, y debemos usarlo como Dios quiere, para guiar a las almas a Jesús y no para apartarlas de la Misa.


Asi Bergoglio y sus secuaces autoricen horrores en el Sínodo, debemos seguir yendo a Misa y no dejar los sacramentos mientras no cambie  la consagración.

Debemos mirar solo a Jesús presente en la Eucaristía, seguirle solo a Él, donde Él se encuentre. Las columnas de la VICTORIA son la Eucaristía y la Virgen María, apartarse o soltarse de una de las columnas, en este caso la Misa es causa de DERROTA. 

Lo más importante de la Iglesia y de la Misa es la Eucaristía, porque alli ESTA JESÚS. Allí nos espera Jesús.

 " Deja que los demas hagan lo que quieran, tu HAZ LO QUE YO QUIERO" Jesús a Santa Faustina Kowaslka

Lo que Jesús quiere es que le Visitemos en el Santísimo, le Adoremos, le demos gracias, le amemos y vivamos en ese encuentro el Amor de un Dios que es Padre y nos ama.

Jesús quiere limpiar y fortalecer nuestra alma con el sacramento de la confesión, alimentarnos con el único alimento de VIDA Eterna que necesitamos, que es Jesús en la Eucaristía.

No se va Misa por el grado de fe del sacerdote o se deja de ir por la falta de fe o confusión del sacerdote.
Se va a Misa por la fe que cada uno tiene en Dios.
Se va a Misa por Jesucristo, que aunque el sacerdote no tenga ni un ápice de Fe y no crea ni en la Eucaristía, lo mismo Jesús esta presente en la Eucaristía por las palabras de consagración.

PORQUE DIOS ES FIEL y lo único que nos pide por nuestro bien es que seamos fieles.

Mi Sagrada Eucaristía todavía debe ser recibida por vosotros…

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

No debéis de abandonar vuestro Sacrificio diario, ya que no seréis vosotros los que seréis obligados a tomar esta decisión.

27 de febrero 2013

Las Misas diarias continuarán por algún tiempo, e insto a todos Mis seguidores a continuar asistiendo a ellas, como antes.

Mi Sagrada Eucaristía todavía debe ser recibida por vosotros. No debéis de dejar vuestro Sacrificio diario, ya que no seréis vosotros los que seréis obligados a tomar esta decisión. Será declarada una diferente forma de sacrifico para Dios y sabréis, inmediatamente, cuando esto ocurra, porque la práctica de la Santa Misa será detenida por el falso profeta. En el lugar de la Santa Misa habrá un ritual mundial pagano, y vosotros, Mis amados seguidores, bendecidos con el Don del Espíritu Santo lo reconoceréis, por lo que será.

No debéis abandonar nunca la Iglesia que le di al mundo, la cual está basada en Mis Enseñanzas, y en el Sacrificio de Mi muerte en la Cruz, entregada a vosotros  con los Dones más Sagrados.

Vosotros, Mis amados seguidores, soís mi Iglesia. Mis amados sacerdotes y clérigos, bendecidos con el Don del Espíritu Santo, nunca Me abandonarán. Ni tampoco a vosotros. Y así, Mi Iglesia vivirá, ya que nunca puede morir. La Iglesia es Mi Cuerpo en la tierra, y por lo tanto, nunca puede ser destruida. Sin embargo, será aplastada, atormentada y descartada y luego será dejada en el desierto para que muera. Aunque cada intento por destruir cada último bocado de vida será realizado por Mis enemigos, Mi Iglesia se levantará de nuevo. Sólo recordad, ella nunca morirá, aunque pueda parecer así.

Mi Iglesia en la tierra será reducida en tamaño y se convertirá, sin culpa propia, en el ejército remanente.

Mi Verdadero Vicario, descartado, luchará para guiar a los hijos de Dios con lo mejor de su capacidad. Seré Yo, Jesucristo, quien os guiará, levantará y librará del mal, el cual será obligado a vosotros, un mal, que llegará a un final abrupto y terrible, para todos los que se pongan del lado del anticristo y sus esclavos.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a27-feb-2013-mi-sagrada-eucaristia-todavia-debe-ser-recibida-por-vosotros-/

A %d blogueros les gusta esto: