Deja de perdonar a las personas que no lo sienten

El verdadero perdón requiere arrepentimiento

Pocos conceptos cristianos son peor entendidos que el perdón. El hombre moderno, que es pacifista por fuera pero vicioso por dentro, simplemente no puede entender la necesidad de la ira justa, especialmente la ira justa a largo plazo. Pero el hecho duro es este: no se perdona a una persona que no se arrepiente. Dios no lo hace, y el hombre tampoco debería hacerlo.

Imagen
de John A. Hardon. Diccionario Católico Moderno 

Ahórrame los gritos de indignación. Lo que digo es escritural e intuitivo, y está corroborado por los Doctores de la Iglesia y el Magisterio. La creencia en el perdón unilateral, que de alguna manera debemos “perdonar” a aquellos que no quieren el perdón ni tienen ningún remordimiento por sus pecados, es una novedad absurda del pop-cristianismo del siglo XX. Es utilitarismo pagano que ha sido disfrazado de cristiano por sentimentalistas bien intencionados. En palabras del apologista Jimmy Akin, “Esta actitud de hiperperdón busca revestirse de las enseñanzas de Cristo; en realidad, va mucho más allá de lo que Cristo nos pide que hagamos e incluso de lo que Dios mismo hace”. Necesitamos enterrar el concepto para siempre.

Antes de continuar, necesitamos definir el perdón. En pocas palabras, el perdón es el “perdón o la remisión de una ofensa” (John A. Hardon, SJ, Modern Catholic Dictionary[Garden City, Nueva York: Doubleday, 1980], 216). E incluso a partir de esta mera definición, se puede intuir cuán estúpido es suponer que el perdón hacia los obstinados no sólo es posible sino que es una verdadera obligación moral. Â¿Por qué, por favor, debería alguien aspirar a perdonar la ofensa de un perpetrador que permanece desafiantemente apegado a la misma fechoría que estaba en el centro de una ruptura? La rectitud del perdón radica precisamente en que la parte agraviada está reconociendo que se ha producido un cambio fundamental en el ofensor penitente. En cierto sentido, un penitente ya no es el mismo que cometió la ofensa, por lo que perdonar la ofensa se convierte en un acto de justicia. Pero en ausencia de tal conversión, el “perdón” es una mentira descarada. Y los cristianos no mienten.

Imagen
El Catecismo de la Iglesia Católica

Las Escrituras enseñan que debemos perdonar como lo hace Dios. Por ejemplo, en Lucas 6:36, Cristo ordena a los fieles: “Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso”. En Efesios 4:32, San Pablo exhorta: “Sed bondadosos y compasivos unos con otros, perdonándoos unos a otros, así como Dios os perdonó a vosotros en Cristo”. Cuando Cristo transmite el Padrenuestro en Mateo 6:12, enseña a sus seguidores a pedirle al Padre que “perdone nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores”. El Catecismo de la Iglesia Católica confirma que nos aferramos a las palabras del evangelio participando vitalmente, desde lo más profundo de nuestro corazón, en el modelo divino del perdón (¶2842).

El modelo divino, por supuesto, exige el arrepentimiento de nuestra parte como condición previa para recibir el perdón de Dios. El Catecismo nos dice que para recibir el perdón en el sacramento de la penitencia, el pecador debe tener contrición, el “dolor del alma y aborrecimiento por el pecado cometido, junto con la resolución de no volver a pecar” (¶¶1450–51 ). Estipula además, “Entre los actos del penitente, la contrición ocupa el primer lugar” (¶1451). De hecho, la contrición es el estado mismo que “dispone a obtener el perdón en el sacramento de la Penitencia” (¶1453). En pocas palabras, no hay perdón de pecados sin contrición por parte del pecador. Así es como Dios se digna prodigarnos su infinita misericordia. Y dado que nuestro perdón es un espejo del de Dios, no debemos perdonar a los que no lo hacen.

Cristo mismo ratifica explícitamente esta conclusión. Ã‰l nos dice: “Si tu hermano peca, repréndelo, y si se arrepiente , perdónalo; y si peca contra ti siete veces en el día, y se vuelve hacia ti siete veces y te dice: ‘Me arrepiento’ debes perdonarlo” (Lucas 17:3-4, énfasis añadido). Nótese la naturaleza condicional del mandato de perdón de Nuestro Señor. La sentencia de Cristo consiste en las cláusulas limitativas (protases) “si se arrepiente” y “si… se vuelve hacia ti siete veces y dice: ‘Me arrepiento'”, seguido de las cláusulas principales contingentes (apodosis) “perdónalo”. Por lo tanto, Cristo está restringiendo nuestro deber de perdonar a ciertos casos. al arrepentimiento, que no debe extenderse absolutamente, sino sólo cuando el malhechor tiene remordimiento por su pecado — animi cruciatus y compunctio cordis (ver CIC, ¶1431). El renombrado Comentario Bíblico Internacionalllega a la misma conclusión en su tratamiento del versículo en cuestión: “El pecado no debe ser pasado por alto, ni pasado por alto a la ligera; el malhechor debe ser reprendido… El arrepentimiento debe preceder al perdón” (FF Bruce, ed., The International Bible Commentary , edición revisada [Grand Rapids, MI: Zondervan Publishing House, 1986], 1216–1217).

Imagen
Representación del hijo pródigo

La parábola del hijo pródigo, que nos proporciona el modelo preeminente de la misericordia cristiana, confirma que la contrición es una condición sine qua non por el perdón En la famosa parábola, un hijo descarriado pide su parte de la herencia de su padre, que procede a despilfarrar en una vida de bajeza. Finalmente cae en la indigencia y tiene un momento de claridad en el que comienza a arrepentirse del camino torcido que ha recorrido. Entonces regresa a su padre y confiesa: “Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo” (Lucas 15: 21). Sólo entonces el padre puede perdonar a su hijo y recibirlo de nuevo con clemencia paterna. Note que en la historia, el padre no va a su hijo y lo “perdona” cuando el hijo todavía está obstinado en su pecado y vive en una tierra lejana; en cambio, el padre espera pacientemente a que su hijo regrese a casa con un corazón contrito antes de salir corriendo hacia él.

La Tradición de la Iglesia, por supuesto, concuerda con la Escritura en este asunto. El mismo Santo Tomás de Aquino confirma que el perdón sólo puede seguir los pasos del arrepentimiento. En su “Comentario sobre el Padrenuestro”, el Doctor Angélico afirma que el deber del cristiano es “perdonar a los que piden ser perdonados” (Tomás de Aquino, Las Tres Mayores Oraciones: Comentarios sobre el Padrenuestro, el Avemaría, y el Credo de los Apóstoles , traducción de Laurence Shapcote [Manchester, NH: Sophia, 1990], 147). Si bien Tomás de Aquino agrega que los perfectos deben buscar a sus ofensores para llamarlos al arrepentimiento, no afirma que deban perdonar a quienes carecen de contrición (ibid.).

Imagen
Papa Juan Pablo II 

El Papa Juan Pablo II también critica la idea del perdón unilateral. En su segunda encíclica, Dives in Misericordia, que está enteramente dedicado al tema de la misericordia (lo que dota al documento de un importante peso magisterial sobre la materia), el pontífice denuncia las “opiniones humanas ordinarias sobre la misericordia” que “ven la misericordia como un acto o proceso unilateral, que presupone y mantiene una cierta distancia entre quien practica la misericordia y quien se beneficia de ella, entre quien hace el bien y quien lo recibe” (§14). Según Juan Pablo II, “Tales opiniones sobre la misericordia no ven el vínculo fundamental entre misericordia y justicia del que habla toda la tradición bíblica y, sobre todo, la misión mesiánica de Jesucristo” (ib.). “La verdadera misericordia”, escribe, es “la fuente más profunda de justicia” (ibíd.). Por lo tanto, llega al mensaje contracultural del evangelio para nuestra época de aversión al conflicto:

Bien entendida, la justicia constituye, por así decirlo, el fin del perdón. En ningún pasaje del mensaje evangélico el perdón, o la misericordia como fuente, significa indulgencia hacia el mal, hacia los escándalos, hacia la injuria o la injuria. En todo caso, la reparación del mal y del escándalo, la reparación del daño y la satisfacción del insulto son condiciones para el perdón (ibíd., énfasis añadido).

El santo pontífice enseña también que “el perdón es… la condición fundamental para la reconciliación, no sólo en la relación de Dios con el hombre, sino también en las relaciones entre las personas” (ib.). Así que el “perdón” unilateral que abunda hoy en día no es más que una curita psicológica barata; ciertamente no es un medio para el amor y la fraternidad genuinos.

En la proposición de que tenemos el deber de perdonar unilateralmente a los que no se arrepienten hay otro error claro: la noción de que la ira es per se mala. Si, después de todo, el deber de perdonar no gira en torno a la contrición del malhechor, la víctima estaría obligada a perdonar inmediata e incondicionalmente todas las ofensas. Por supuesto, esto no es nada menos que pura tontería; tal curso de acción en sí mismo comprendería un pecado contra la caridad. La idea es un ataque directo a la Escritura, que nos dice: “Airaos, pero no pequéis” (Efesios 4:26). Santo Tomás de Aquino habla de esto en particular, escribiendo en su magnum opus: “Si uno está enojado de acuerdo con la razón correcta, la ira de uno es digna de elogio” y “en la medida en que el movimiento del apetito sensible se dirige contra el vicio y de acuerdo con la razón,Summa Theologiae II-II, pregunta 158, art. 1).

Imagen
Santo Tomás de Aquino

De hecho, es pecaminoso no enojarse cuando se enfrenta al mal. Tomás de Aquino escribe que la “falta de la pasión de la ira es… un vicio” y un “signo de que falta el juicio de la razón” ( ST II-II, Cuestión 158, Art. 8). Dado que no hay pecado en albergar una ira justa, no puede haber un deber de perdonar a aquellos que no se arrepienten. Todo lo contrario: según Tomás de Aquino, “perdonar” unilateralmente es en sí mismo un pecado, porque “la paciencia irrazonable es el semillero de muchos vicios; fomenta la negligencia e incita no sólo a los malvados sino incluso a los buenos a hacer el mal” (ibid., citando a San Juan Crisóstomo).

Algunos intentan superar el imponente cuerpo de evidencia de que el “perdón” unilateral es ajeno a la religión cristiana apelando con facilidad al hecho de que Cristo oró por el perdón de aquellos que lo crucificaron, diciendo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Pero esto es tan tonto como creer que María tuvo otros hijos además de Cristo porque la Biblia habla de los “hermanos” del Señor (ver Marcos 6:3). Es mala exégesis y peor aún cristología. Tomás de Aquino aborda específicamente este punto en la Summa, afirmando: “Nuestro Señor no oró por todos los que lo crucificaron, como tampoco lo hizo por todos los que creerían en Él, sino solo por aquellos que fueron predestinados para obtener la vida eterna a través de Él”. “( STIII, pregunta 21, art. 4). En otras palabras, Cristo solo oró por el perdón futuro de aquellos que se arrepintieran de una blasfemia tan insuperable. Ciertamente no estaba orando por el perdón de aquellos que optarían por permanecer fijos en su oposición a Dios.

Imagen
Roberto Enrig

Sin embargo, la clase de psicoterapia, con el apoyo de muchos cristianos, está comprometida a vender el mecanismo de afrontamiento deshonesto que es el perdón unilateral. En un artículo de Psychology Today titulado “Por qué perdonar no requiere una disculpa”, Robert Enright define el perdón como la “virtud moral en la que la persona ofendida intenta, con el tiempo, deshacerse de la ira o el resentimiento tóxico”. Aconseja a sus desafortunados lectores que

Comience con la cualidad interna de una motivación para librarse del resentimiento y la intención interna de ser bueno, dentro de lo razonable, con una persona infractora. Si esa persona no tiene pena interna, nunca intenta disculparse o enmendarse, entonces no ejerces la cualidad externa del perdón directamente con esa persona. Sin embargo, aún puede tener la intención de reconciliarse si la persona cambia sustancialmente y las interacciones se vuelven seguras.

En otras palabras, sofoca pecaminosamente tu ira justa, ignora la obra de misericordia espiritual de “amonestar al pecador” y finge sin caridad que una transgresión grave nunca tuvo lugar al seguir adelante en una relación con una persona que ha demostrado ser intransigente en su malicia, renunciando así a la justicia.

Pero bueno, está bien porque, según Enright, el fin justifica los medios: “Un creciente cuerpo de investigación muestra que a medida que las personas perdonan ejerciendo la virtud moral del perdón al tratar de ser buenos… hacia una persona ofensora, entonces el perdonador puede reducir no solo la ira sino también la ansiedad y la depresión y mejorar la autoestima y la esperanza”. Como con cualquier perversión de la verdad, esta psicopalabrería es desquiciada e inhumana, pero aparentemente, eso no importa porque puede ser catártico que las personas se dejen tratar como felpudos, maldita sea la caridad y la justicia. Es el síndrome de Estocolmo aprobado por un terapeuta.

Ojalá Enright fuera un caso atípico, pero, desafortunadamente, su especie es legión. De hecho, su ideología sacarina se ha establecido como la sabiduría convencional, como el “evangelio” reinante del mundo.

Otro empalagoso dispensador de consejos traicioneros en Internet, Joyce Santos, insta a las personas a “perdonar sin pedir disculpas” porque “el perdón se trata de ti, no de la persona que te hizo daño”. Ella concluye que a veces simplemente tenemos que “dejar ir el problema original que causó el dolor” para que nuestros días sean “más fáciles de vivir”. Sí, no tanto. Es el ciego guiando a otro ciego, engreído y seguro de sí mismo en su error. Y nadie quiere corregirlos y ser calumniados como “despiadados”, porque la óptica ha reemplazado a la sustancia en el Occidente depravado.

El psicólogo católico GC Dilsaver da la respuesta adecuada a esta tontería, y vale la pena citarlo extensamente aquí. En su libro Psychomoralitics , Dilsaver critica:

“Con respecto al trauma pasado, los profesionales de la salud mental y otros a menudo prescriben el mecanismo de afrontamiento del perdón. Aquí una persona “perdona” unilateralmente a aquellos que lo han lastimado para superar o terminar con ese dolor. Ese supuesto perdón unilateral también permite que una persona se sienta virtuosa. … Pero el perdón unilateral no es posible, sino que es un olvido intencional y defensivo que sólo entierra la ofensa hiriente. Porque el verdadero perdón tiene como requisito previo la plena aceptación por parte de la víctima del dolor psicomoral de una ofensa contra ella.

De hecho, el verdadero perdón es, por definición, un proceso bilateral que ocurre cuando la víctima y el perpetrador comparten el dolor de manera receptiva. En el perdón, el perpetrador es humillado y apenado; es decir, el perpetrador es receptivo a la humillación y el dolor de su ofensa cometida, en lugar de luchar contra ella. Así también, en el perdón la víctima está perdonando; es decir, la propia víctima es receptiva al dolor de la ofensa contra ella y no reacciona egoísta o vengativamente contra ella. Es así cuando tanto el perpetrador como la víctima comparten el dolor psicomoral de la ofensa que ocurre el verdadero perdón.

Sin un perpetrador penitente, lo mejor que puede hacer una víctima unilateralmente es ser receptivo al dolor que se le causa y, por lo tanto, no permitir que se encone en el reino del ego. 
Esta receptividad coloca a la víctima en la posición de ofrecer perdón si y cuando el perpetrador es también receptivo al dolor que ha causado a la víctima. 
Nuevamente, es la receptividad al dolor mismo, la humillación y el dolor, lo que permite que una víctima se libere del dolor enconado y las defensas debilitantes que pueden ocurrir en una reacción a un mal que se le ha hecho. 
Pretender que uno ha superado una ofensa, al decir unilateralmente, «Todo está perdonado», no es más que un mecanismo de defensa que permite que esa ofensa se encone, incluso si está profundamente enterrada”. (GC Dilsaver, 
Psychomoralitics [Imago Dei, 2018], 195–196).

Así que la verdadera respuesta a las ofensas contra nosotros de las que no nos arrepentimos es aceptar las heridas resultantes con espíritu de mortificación, uniendo nuestro dolor al sufrimiento de Cristo en el Calvario, ofreciéndolo a Dios como sacrificio agradable. Podemos orar a Dios para que nos libere de nuestras pruebas cuando le plazca, en vista del bien general de nuestras almas. Pero también debemos aceptar que puede ser la voluntad divina que llevemos nuestra Cruz y sintamos sus astillas penetrantes durante los días restantes de nuestra estancia terrena. En tal caso, debemos entrenarnos para asentir a la voluntad divina y confiar en que Dios es el médico benéfico, que atiende las almas de sus hijos con una solicitud insondable. Las hondas y flechas de hombres malvados, ladrones y afiladores son parte integral de nuestra santificación. Así que gracias a Dios por ellos. Y recuerda las palabras consoladoras de Santa Teresa: “El sufrimiento es el mejor regalo que Dios tiene para darnos.

En cuanto a los defensores del perdón unilateral, dejen de imponer su mecanismo de afrontamiento a las personas como si fuera un imperativo moral. Y especialmente no presumas de hacerlo bajo el barniz del cristianismo.

Church Militant

No podéis pedirme que perdone el pecado cuando  vivís por ese pecado

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

24 de abril de 2014

Los tiempos están ahora cerca, cuando los pecados del hombre sean considerados, por Mi Iglesia, ser insignificantes e inofensivos a Mis Ojos.

El pecado no es algo que sea considerado por Mí ser una debilidad o un defecto. El pecado es creado a causa de estos dos rasgos, pero se produce por la existencia de Satanás. Mi Iglesia pronto tranquilizará a Mis seguidores engañándolos para que acepten la mentira de que el pecado es meramente una metáfora que se utiliza como un símbolo para los hijos de Dios para instarles a seguir por un camino, que es agradable a Dios. El pecado no debe haceros sentir separados de los demás, es lo que van a decir. El pecado, ellos dirán, en realidad no importa, porque Dios es Todo-perdón. Sí, Yo soy Todo-perdón y perdono todos los pecados – excepto el pecado eterno – una vez que el remordimiento es mostrado por el pecador y los esfuerzos son hechos por él para quitar toda tentación de evitar la repetición de ese pecado. No podéis pedirme que perdone el pecado cuando  vivís por ese pecado. Un asesino, que asesina, mutila y mata, no pueden pedirme que lo perdone, mientras él continúa asesinando y no tiene ninguna intención de parar sus crímenes. ¿De qué os sirve pedirme que os expíe del pecado, si no aceptáis en primer lugar que pecáis?

El pecado es causado por la debilidad y Yo perdono al pecador, que se arrepiente verdaderamente. Cuando el pecador ya no cree que es culpable de pecado, se incrusta en el alma. El momento para que el pecado ya no sea declarado está acercándose. Cuando llegue ese momento, habrá un gran alivio y celebración, porque lo que una vez fue considerado ser un pecado a Mis Ojos ya no se considerará que sea el caso.

El pecado será visto como una cosa natural y una que todos debéis aceptar. No os será dicho simplemente ama al pecador, como Yo lo dije. No. Se os animará a aceptar que el pecado no existe. Todo esto llevará a la última traición a Mi Divinidad, cuando el mundo se idolatrará así mismo, sus talentos, su inteligencia, hasta que se declare su grandeza, en desafío directo a Dios, el Padre Eterno.

Oh cuántos serán inducidos al error, a la desesperación y a actos inmorales. Mi Iglesia será utilizada para declarar la herejía en Mi Santo Nombre. Aquellos equivocados, lo voltearán boca abajo y de adentro hacia fuera y ni una parte de estos cambios serán dirigidos por Mí, Jesucristo. El Espíritu Santo no presidirá la abominación y habrá gran confusión, gran dolor y una sensación de impotencia, por parte de aquellos que se mantendrán fieles a las Enseñanzas de Mi Iglesia. Las enseñanzas tradicionales ya no serán toleradas. Luego, cuando todo lo único que se mantiene sagrado sea colapsado, el tiempo estará preparado para que el hombre de la perdición tome posesión de su asiento en Mi Iglesia.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a024-abr-2014-el-momento-para-que-el-pecado-ya-no-sea-declarado-esta-acercandose/

%d