Bergoglio y el molesto dogma del Infierno

¿El infierno es una actitud? El ‘Papa’ Francisco demuestra que no cree en la condenación eterna de los malvados

No es sorprendente que el apóstata argentino Jorge Bergoglio (“Papa Francisco”) no hable mucho del infierno. Cuando lo hace, suele ser para negar su existencia, o para negar que alguien esté en él; o para restarle importancia de otras maneras, o simplemente para bromear sobre ello.

Las últimas declaraciones de Bergoglio sobre el infierno proceden de una de la media docena de entrevistas publicadas en la última semana, con motivo de su décimo aniversario como “Papa”. Para esa conversación, Jorge Fontevecchia, del tabloide argentino Perfil, se sentó con Francisco durante más de dos horas en la Casa Santa Marta del Vaticano. El vídeo completo y la extensa transcripción se publicaron el 11 de marzo.

Se le preguntó al “Papa”: “¿Cuál es su propia interpretación del infierno y del paraíso, y qué les ocurre a las personas que van al infierno, y qué a las que van al paraíso?”. Respondió lo siguiente :

El infierno no es un lugar, si uno va a asistir al Juicio Final, y ve las caras de los que van al infierno, se asusta. Si uno lee a Dante, se asusta. Pero son representaciones mediáticas. El infierno es un estado, hay gente que vive en el infierno continuamente. No lo digo por la gente que sufre, la gente que padece, sino por los que hacen un mundo de autorreferencialidad malo o enfermo, y acaban viviendo en el infierno. El infierno es un estado, es un estado del corazón, del alma, de una postura ante la vida, ante los valores, ante la familia, ante todo. Hay personas que viven en el infierno porque lo buscan, hay otras que no, que sufren. ¿Y quién va al infierno, a ese infierno, a ese estado? Ellos que ya lo están viviendo desde aquí

Nótese que aquí se revela el insufrible Naturalismo del falso Papa. Todo lo que dice sobre el infierno hasta este punto se refiere al mundo presente. Interpreta falsamente lo que en realidad es el estado inmutable de los réprobos después de la muerte, en el que son justamente castigados eternamente por sus pecados personales, como si fuera una condición temporal de la vida humana creada para sí mismos por quienes tienen una actitud autorreferencial hacia todo. Esto está al nivel de la famosa ocurrencia del filósofo ateo Jean-Paul Sartre: “El infierno son los demás”.

Las observaciones de Francisco aquí recuerdan a su homilía de fin de año del 31 de diciembre de 2020, en la que repudió el propósito sobrenatural del sufrimiento y la muerte. También recuerdan a su homilía del 1 de febrero de 2018, en la que se las arregló para reflexionar sobre la muerte sin ninguna mención del alma, la gracia, el pecado, el juicio, el cielo, el infierno, el purgatorio, la penitencia, la conversión, la fe, la esperanza o la caridad. En su lugar, parloteó sobre un viaje, un legado y algo sobre la memoria. Su posterior sermón del Miércoles de Ceniza no fue mejor.

Para aquellos que necesiten un repaso rápido, la doctrina católica sobre el infierno se explica en la entrada de la Enciclopedia Católica de 1910 sobre el tema.

A continuación ofrecemos algunas citas del magisterio católico sobre el infierno:

El castigo del pecado original es la privación de la visión de Dios, pero el castigo del pecado actual son los tormentos del infierno eterno.

(Papa Inocencio III, Carta Ex Parte Tua; Denz. 410)

Pero Jesucristo descendió en alma, y resucitó en carne, y ascendió igualmente en ambas, para venir al final de los tiempos, a juzgar a los vivos y a los muertos, y a dar a cada uno según sus obras, tanto a los impíos como a los elegidos, todos los cuales resucitarán con sus cuerpos que ahora llevan, para que reciban según sus obras, hayan sido éstas buenas o malas, las segundas el castigo eterno con el diablo, y las primeras la gloria eterna con Cristo.

(Concilio Lateranense IV, cap. 1; Denz. 429)

Las almas de los que mueren en pecado mortal o sólo con pecado original, sin embargo, descienden inmediatamente al infierno, pero para ser castigadas con penas diferentes.

(II Concilio de Lyon, Profesión de fe de Miguel Paleólogo; Denz. 464)

Además, definimos que, según la disposición general de Dios, las almas de los que mueren en pecado mortal real descienden a los infiernos inmediatamente después de la muerte y allí sufren las penas del infierno. Sin embargo, en el día del juicio todos los hombres comparecerán con sus cuerpos “ante el tribunal de Cristo” para dar cuenta de sus obras personales, “a fin de que cada uno reciba el bien o el mal, según lo que haya hecho en el cuerpo” (2 Co 5, 10).

(Papa Benedicto XII, Bula Benedictus Deus)

Así pues, está claro que el castigo eterno de los condenados es dogma católico infalible. Este castigo consiste en el dolor de la pérdida (pérdida de la Visión Beatífica, el fin para el que el alma fue creada) y el dolor del sentido (los fuegos del infierno).

Sí, se trata de fuego real: “Además, si alguien sin arrepentimiento muere en pecado mortal, sin duda es torturado para siempre por las llamas del infierno eterno”, enseña el Papa Inocencio IV (Carta Sub Catholicae; Denz. 457). El Credo Atanasiano habla igualmente del “fuego eterno” (Denz. 40), que, por supuesto, también enseña la Sagrada Escritura.

Nótese que Francisco no ha afirmado ninguna de estas cosas en sus comentarios, aunque tenía la obligación de hacerlo, ya que se le había pedido que testificara sobre su (supuesta) fe, incluso en su calidad de Romano Pontífice.

Además, sí, el infierno es un lugar. Aunque no ha sido definido dogmáticamente por la Iglesia, el testimonio de la Biblia al respecto es superabundante. Por ejemplo, se habla de él como “este lugar de tormentos” (Lc 16, 28), como el “lugar propio” de Judas Iscariote (Hch 1, 25), como “el estanque de fuego, ardiendo con azufre” (Apoc 19, 20), etc. Y el Papa San Pedro habla de demonios que son “arrastrados por cuerdas infernales al infierno inferior” (2 Pe 2:4).


El infierno debe ser un lugar ya que después del Juicio General todos los cuerpos se reunirán con sus almas, y eso incluye los cuerpos de las almas en el infierno: 
“No os maravilléis de esto, porque llega la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán la voz del Hijo de Dios. Y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; pero los que hicieron lo malo, a resurrección de juicio” (Jn 5,28-29).

Puesto que los cuerpos ocupan espacio, el infierno debe ser un lugar físico. Por supuesto, esto no impide que también sea un estado, una condición -de hecho, de absoluta e interminable miseria, dolor y desesperación.

¿Sólo una actitud? Las Revelaciones Divinas hablan del infierno como un lugar eterno de tormento ardiente para los malvados

Ahora, como dijimos antes, Francisco no había terminado todavía. Tenía más que decir, y no fue mejor.

Aunque acababa de tergiversar el infierno en una especie de miserable condición autorreferencial en esta vida, procedió a cambiar al infierno como perteneciente a la otra vida – pero no sin insinuar que nadie está en ella:

Si me preguntas cuánta gente hay en el infierno, te respondo con una famosa escultura de la catedral de Deslé, no sé si del siglo XI o IX, sur de Francia, hay un famoso capitel, las columnas tienen capiteles, que era una forma de catequizar en aquella época a través de la pintura y la escultura. Y ese capitel tiene a Judas colgado y el diablo tirando de él hacia abajo, y en el otro lado tienen al Buen Pastor, Jesús que agarra a Judas y se lo lleva a la babucha […] con una sonrisa irónica. Â¿Qué significa eso? Que la salvación es más fuerte que la condenación. Este capitel es una catequesis que debe hacernos reflexionar. La misericordia de Dios está siempre a nuestro lado, y lo que Dios quiere es estar siempre con su pueblo, con sus hijos, y que no lo abandonen. (También añade que entre el demonio y Jesús, Èste (Jesús) gana siempre, siempre, refiriéndose a quién se lleva el alma)

A Bergoglio le encanta contar esa historia de la escultura en lo alto de la columna de la catedral, como ha hecho varias veces en los últimos 10 años. Sólo tiene un pequeño problema: No es del todo cierto porque el hombre representado en la escultura que lleva el cuerpo muerto de Judas a sus espaldas no es el Buen Pastor, no es nuestro Bendito Señor y Salvador Jesucristo. Ya hemos analizado y explicado esto en el pasado:

Simpatía por el Diablo: El periódico vaticano intenta suscitar compasión por Judas Iscariote en Jueves Santo

Francisco: “Alguien podría pensar: ‘Este Papa es un hereje’…” por decir que Judas Iscariote podría salvarse

Sí, Judas está en el Infierno. Respuesta a Steve Kellmeyer

Está claro que Francisco quiere que el lector/oyente deduzca de sus comentarios que él cree que en realidad nadie va al infierno, por lo que realmente no hay nada de qué preocuparse. Después de todo, si ni siquiera el “Hijo de la Perdición” está condenado, de quien nuestro Señor dijo que “está perdido” (Jn 17:12), seguramente nadie más necesita temer. Tal es la teología infernal de Jorge Bergoglio.

Curiosamente, nada menos que el mismo Santísimo Señor habló con frecuencia del infierno. Es claramente una parte integral del Evangelio. Tan misericordioso como era Jesús, una y otra vez también advirtió a la gente de la posibilidad muy real del castigo eterno en el infierno: “El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los escandalosos y a los que obran iniquidad. Y los echará en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mt 13,41-42).

Para evitar una eternidad en el infierno, debemos vencer, con la ayuda de Dios, todo lo que se interponga en el camino de nuestra salvación: “Y si tu mano o tu pie te escandaliza, córtalo y échalo de ti. Mejor te es ir a la vida manco o cojo, que teniendo dos manos o dos pies, ser arrojado al fuego eterno” (Mt 18,8).

Es muy evidente que el dogma católico del infierno no se encuentra en ninguna parte de las palabras de Francisco. En resumen, podemos decir que el falso papa no perdió el tiempo pensando en los conceptos de pecado, gracia santificante, castigo eterno o justicia divina. En cambio, comunicó (ya sea francamente o por insinuación) que:

(a) el infierno no es un lugar

(b) el infierno es un estado en este mundo

(c) no hay que temer al infierno

(d) algunas personas lo viven en esta vida

(e) nadie va al infierno

El hecho de que estas cosas no armonicen, sino que de hecho sean algo contradictorias, es algo habitual en Bergoglio. La única coherencia entre estos cinco elementos es que están en contradicción con la creencia católica.

Por cierto: Hay una ocasión en la que Francisco sí recuerda la realidad y gravedad del infierno. Es cuando denuncia a la mafia. Entonces recuerda de repente el catecismo de su juventud y les dice a esos criminales: “Todavía estáis a tiempo de evitar acabar en el infierno. Eso es lo que os espera si seguís por este camino”.

Es curioso cómo funciona.

trad por/religionlavozlibre de NovusOrdoWatch

Muchos creen que el infierno es, simplemente, un lugar de Folklore

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

11 de Febrero, 2013 

El deseo de Mi Corazón es salvar a las personas, que cometen pecado terrible, de las torturas del infierno.

Por cada pecado mortal cometido, el dolor del fuego rasgará el alma en piezas como si estuviera hecha de carne. Los gritos de angustia y de terror, de esas almas, ya que sean llevadas a las profundidades del infierno, romperán Mi Sagrado Corazón.

Mi corazón se parte y el dolor terrible que siento es a causa de estas pobres almas. Muchas personas vivas en la tierra, en este momento, están en grave peligro. Esto se debe a que muchos creen que el pecado mortal no es más que una falta menor y, en consecuencia, se justifica. Y, entonces, continúan por un camino de auto-destrucción. A menos que puedan ver los graves errores que están haciendo, sufrirán la condenación, donde arderán en agonía, por la eternidad.

Tan poca gente cree en la existencia del infierno. Muchos creen que el infierno es, simplemente, un lugar de folklore. Así que muchos no creen que Dios permitiría que un lugar así exista, y que todos los pecados, no importa cuán malos, son perdonados. Yo veo la culpa de esto en los errores cometidos por aquellos siervos sagrados, que, a lo largo de las décadas, han sucumbido a las presiones de un mundo secular. Este engaño ha significado la pérdida de miles de millones y miles de millones de almas. Y, aunque es demasiado tarde para estas almas, todavía hay tiempo para aquéllos que están marcados con la mancha del pecado mortal, hoy, para ser salvados.

Debéis rezar para que estas personas sean protegidas de la fascinación al mal de Satanás, quien se regocija ante la posibilidad del destino de ellos. Mi Luz será y sólo podrá ser vertida sobre ellos cuando abran sus ojos a la verdad del pecado. A pesar de que me atormentan con su maldad, no hay uno de ellos que no sienta incomodidad, o desesperación, a causa de sus pecados. Aunque muchos conocen la causa de tal intranquilidad, no harán nada al respecto, ya que siguen aceptando y justificando sus pecados. Algunos hacen esto porque están rodeados por la oscuridad de las mentiras, que están incrustadas en su cultura. Tales mentiras promueven la aceptación del pecado.

Ayudadme a salvarlos con esta Letanía:

Letanía de Jesús a la Humanidad (5) para la salvación de aquéllos en pecado mortal

“Jesús, salva a todos los pecadores del fuego del infierno.

Perdona a las almas ennegrecidas.

Ayúdales a que te vean.

Sácales de la oscuridad.

Abre sus ojos.

Abre sus corazones.

Muéstrales la Verdad.

Sálvalos.

Ayúdalos a que escuchen.

Deshazlos del orgullo, la lujuria y la envidia.

Protégelos del mal.

Escucha sus peticiones de ayuda.

Agarra sus manos.

Atraelos hacia ti.

Líbralos del engaño de Satanás. Amén”.

Ayudadles, seguidores Míos, pedidme, a diario, que los perdone, por los terribles insultos terribles que arrojan sobre Mí.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a11-feb-2013-muchos-creen-que-el-infierno-es-simplemente-un-lugar-de-folklor/

A %d blogueros les gusta esto: