Hombres que se sienten mujeres -Juan Manuel de Prada

Una ley que permite negar la realidad biológica mediante un acto puramente volitivo es una ley radicalmente injusta. Y contra las leyes injustas es plenamente lícito revolverse.


Por Juan Manuel de Prada

Apenas promulgada la ley de sopicaldo penevulvar, surgen los primeros casos de truhanes o meros espabilados que, repentinamente, ‘se sienten mujeres’ para obtener beneficios legales: los presidiarios que desean disfrutar de un trato carcelario m√°s benigno o de un nutrido gineceo, el opositor que quiere obtener mejor calificaci√≥n en una prueba f√≠sica, etc√©tera. En las pr√≥ximas semanas, tales casos no har√°n sino multiplicarse. Pero hemos de preguntarnos si estos ‘hombres que se sienten mujeres’ para aprovecharse de los beneficios de una ley desquiciada no est√°n siendo parad√≥jicamente heroicos. Pues, como nos ense√Īaba Chesterton , all√° donde se han subvertido por completo las categor√≠as, quien las infringe no hace sino salvar el sentido com√ļn.

Nadie nos ha explicado mejor lo que es una ley injusta que Cicer√≥n en su tratado ‘De legibus’ (II, 13): ¬ę¬ŅQu√© diremos cuando en los pueblos son decretadas muchas cosas perniciosas, incluso pest√≠feras, las cuales no merecen m√°s el nombre de ley que si unos ladrones sancionaren algunas cosas con su consenso? No pueden considerarse recetas de m√©dico las prescripciones que hagan m√©dicos ignorantes e imperitos, produciendo la muerte; y tampoco puede considerarse ley, aunque el pueblo la acepte, la que tiene efectos perniciosos.

La ley es la distinci√≥n de las cosas justas e injustas, expresada con arreglo a aquella antiqu√≠sima y primera naturaleza de todas las cosas¬Ľ. Una ley que permite negar la realidad biol√≥gica mediante un acto puramente volitivo es una ley radicalmente injusta. Y contra las leyes injustas es plenamente l√≠cito revolverse, siempre que al hacerlo no desencadenemos un mal mayor al que pretendemos combatir. As√≠ lo consideran pensadores tan diversos como Tom√°s de Aquino o Thoreau.

El primero llega a justificar en estos casos el tiranicidio; el segundo la llamada desobediencia civil, pues considera que cumplir tales leyes es ¬ęotro tipo de esclavitud¬Ľ que nos obliga a ¬ęrendir los derechos inalienables de la raz√≥n y de la conciencia¬Ľ.

Una desobediencia civil que, a diferencia de la m√°s cobardona objeci√≥n de conciencia (que no pretende la modificaci√≥n de una norma, sino la salvaci√≥n personal), tiene una intenci√≥n claramente pol√≠tica. Thoreau nos exhorta a infringir la ley, de tal modo que ¬ęnuestra vida sirva para descoyuntar la m√°quina¬Ľ. Pero la ley de sopicaldo penevulvar es tan aberrante, tan contraria a la raz√≥n, que ni siquiera exige su infracci√≥n para que se produzca el descoyuntamiento de la m√°quina. Basta con que millones de hombres acudan al registro, declarando que ‘se sienten’ mujeres, para inutilizada.

En realidad, el opositor p√≠caro que dice ‘sentirse’ mujer para beneficiarse en la calificaci√≥n de una prueba f√≠sica, como los presidiarios que ‘se sienten’ mujeres para disfrutar de un nutrido gineceo o de un trato m√°s benigno, son pioneros que nos indican el camino. Pero ya alguien dijo que las prostitutas nos preceder√°n en el reino de los cielos.

ABC 26/03/2023

Tan f√°cilmente la gente acepta nuevas leyes, que afirman ser buenas

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

10 de julio de 2013

Mi ni√Īa, tus oraciones est√°n siendo respondidas y mi Hijo intervendr√° por tu intenci√≥n especial. Debes rezar por todos aquellos en el mundo que est√°n siendo enga√Īados en creer que el mal es bueno. Esta telara√Īa de enga√Īo ha cubierto a la humanidad a tal extensi√≥n, que muchos ya no pueden diferenciar entre las Leyes de Dios y la maldad del maligno, cuando √©l se manifiesta entre vosotros.

Tan f√°cilmente la gente acepta nuevas leyes, que afirman ser buenas – para el bien de todos – cuando, de hecho, disfrazan el pecado mortal a los Ojos de Dios.

La batalla persiste entre aquellos quienes defienden las Leyes de Dios y aquellos que las profanan. Aquellos que p√ļblicamente defienden las Leyes de Dios son satanizados y declarados ser crueles y malvados.¬†El enga√Īo y las mentiras,¬†que¬†llenan a aquellos que dicen que aman a la humanidad, son vistos claramente cuando p√ļblicamente justifican el pecado mortal.¬†Cu√°n astuto es el maligno.¬† Tan pocos entienden su influencia en sus vidas o c√≥mo les tuerce su razonamiento.

Sed consolados, queridos hijos, en el conocimiento de que yo, la Madre de la Salvación, puedo derrotar al maligno en medio de entre vosotros. Debéis recurrir a mí cada vez que os sintáis agobiados por el poder que él ejerce en vuestras naciones. Yo destruiré su influencia, cuando pongáis vuestra petición ante mí.

Por favor recitad esta Cruzada de Oración (113) Para vencer el mal en nuestra tierra

“Oh Madre de la Salvación, ven en medio de nosotros y cubre nuestra tierra con tu protección.

Aplasta la cabeza de la bestia y acaba con su perversa influencia entre nosotros.

Ayuda a tus pobres hijos perdidos a levantarse y hablar la Verdad, cuando estamos rodeados de mentiras.

Por favor, Oh Madre de Dios, protege nuestra tierra y mantennos firmes, para que podamos permanecer leales a tu Hijo en nuestro tiempo de persecuci√≥n. Am√©n.‚ÄĚ

Nunca debéis aceptar argumentos que permitan que leyes malvadas sean  creadas, las cuales dictan cómo vivír vuestras vidas, de acuerdo a la Palabra de Dios. Cuando las leyes infiltran vuestras tierras, destruyen almas.

Confiad en mí, la Madre de la Salvación, para ayudar a rescatar las almas de aquellos que vosotros amáis y de aquellos entre los que trabajáis. Recurrid a mí y yo prometo que cubriré vuestra nación con mi Santísimo Manto.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación

Leer m√°s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a10-jul-2013-madre-de-la-salvacion-tan-facilmente-la-gente-acepta-nuevas-leyes-que-afirman-ser-buenas/

A %d blogueros les gusta esto: