Padre James Martin sobre la homosexualidad: ‘Los cristianos no deberían hacer todo lo que’ la Biblia ‘manda’

El sacerdote jesuita herético y respaldado por Bergoglio, ha publicado una ‘guía’ de divulgación sobre la homosexualidad que solo sirve para ignorar y oscurecer las Escrituras.

 – El sacerdote jesuita disidente, y nombrado por Bergoglio secretario para la comunicación, el padre James Martin, ha afirmado que los cristianos “no deberían hacer todo lo que” la Biblia “manda” en su nueva “Guía de divulgación de la Biblia y la homosexualidad”.

Martin intenta mostrar cómo una defensa explícita del comportamiento homosexual puede reconciliarse con el cristianismo en su “guía”, citando a eruditos bíblicos que supuestamente ayudan a interpretar pasajes bíblicos sobre la homosexualidad. Sin embargo, el consejo de Martin y de los eruditos se reduce a esto: incluso los cristianos pueden ignorar las prohibiciones bíblicas sobre el comportamiento homosexual.

Martin lamenta que tales versículos bíblicos “se usen contra las personas LGBTQ una y otra vez”, y continúa advirtiendo que “una respuesta” a estos versículos “es verlos en su contexto histórico y recordar que incluso los cristianos devotos no deberían hacer todo que el Antiguo Testamento manda. Lo mismo para las Epístolas en el Nuevo Testamento.”

Su rechazo selectivo de los pasajes de las Escrituras del Nuevo Testamento está en desacuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica (CCC), según el cual los autores de las Escrituras están inspirados por el Espíritu Santo, y por lo tanto, “debemos reconocer que los libros de las Escrituras firmemente, enseñad fielmente y sin error aquella verdad que Dios, por nuestra salvación, quiso ver confiada a las Sagradas Escrituras”.

El rechazo de Martin de los pasajes de las Escrituras que condenan el comportamiento homosexual también parece inconsistente con su sugerencia de que lo que la Biblia tiene que decir sobre la homosexualidad es importante. En su introducción a su guía, escribe: “Las preguntas, sin embargo, permanecen: ¿Cómo podemos entender mejor lo que dice la Biblia sobre la homosexualidad? ¿Qué significaban estos pasajes entonces y qué significan hoy?

Los escritores que cita el jesuita disidente hacen poco por aclarar la cuestión. Walter Brueggemann, a quien Martin se refiere como un “gigante en el campo de la erudición bíblica”, afirma que la intención de San Pablo en su pasaje que condena la homosexualidad “no está del todo clara“.

San Pablo escribe: “Por eso Dios los entregó a pasiones degradantes. Sus mujeres cambiaron el coito natural por el no natural, y de la misma manera también los hombres, dejando el coito natural con las mujeres, se consumieron en pasión los unos por los otros. Los hombres cometieron actos desvergonzados con los hombres y recibieron en sus propias personas la debida pena por su error”. (Romanos 1:23-27)

Brueggemann luego concede que “es imposible explicar” este texto, así como una clara prohibición de la homosexualidad en Levítico (“No te acostarás con varón como con mujer; es una abominación” (Lev. 18:22) .

El erudito sugiere que debido a que las Escrituras expresan la bienvenida de Dios, en una aparente autocontradicción, a aquellos que no guardan los “códigos de pureza” (en este caso, los eunucos, a quienes se les prohíbe la entrada a la comunidad de Dios según Deuteronomio 23:1) , que aquellos que no se abstienen de la conducta homosexual son igualmente considerados parte de la familia del pacto de Dios, como si la ley moral fuera equivalente a la ley ceremonial judía temporal.

Brueggemann no aborda esta distinción entre ley moral y ceremonial, mientras que el apologista católico Trent Horn ha señalado que los actos homosexuales caen directamente dentro del dominio moral, considerando que su pena según el Antiguo Testamento es la muerte, algo que solo se asigna a pecados como la idolatría, el asesinato , y el adulterio, no a la violación de las leyes ceremoniales. Horn también ha señalado que la mención del pecado homosexual está “en medio de leyes morales y no ceremoniales”.

El mismo pasaje que cita Brueggemann, de hecho, indica que los eunucos pueden ser considerados parte de la familia de Dios si “se aferran” a Su pacto, lo que significa guardar la ley moral de Dios y evitar el pecado grave: “Porque así dice el Señor: A los eunucos a los que guardan mis días de reposo, a los que escogen lo que me agrada y se aferran a mi pacto, les daré en mi casa y dentro de mis muros un monumento y un nombre mejor que el de hijos e hijas”. (Isaías 56:4-5)

Brueggemann concluye ambiguamente que “la plena aceptación y aceptación de las personas LGBTQ sigue como un claro mandato del Evangelio en nuestro tiempo”. Es cierto que, según el CCC, quienes sienten atracción por el mismo sexo “deben ser aceptados con respeto, compasión y sensibilidad”. Sin embargo, también afirma que “los actos homosexuales… son contrarios a la ley natural, que “cierran el acto sexual al don de la vida”, y que “bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados”.

Ninguno de los otros eruditos citados por Martin puede refutar la clara prohibición de las Escrituras sobre los actos homosexuales, sino que afirman que puede haber lagunas o, como Brueggemann, sugieren que debido a que estamos llamados a “dar la bienvenida a todos”, los homosexuales activos deben ser incluidos en el Cuerpo de Cristo también.

Padre Martin es conocido por su promoción abierta y herética de los estilos de vida homosexuales y su celebración de la homosexualidad como un gran “regalo” para la Iglesia. Sus tuits en los que afirmaba que el homosexual Pete Buttigieg estaba “casado” provocaron una fuerte condena de numerosos obispos y sacerdotes , y un sacerdote español lo denunció por “hablar en las redes sociales de manera escandalosa contra la fe católica”.

Martin tiene un largo historial de promoción de la ideología LGBT en desacuerdo con la enseñanza católica. Entre sus acciones más notorias, Martin ha promovido una imagen extraída de una serie de obras blasfemas y homoeróticas que muestran a Cristo como homosexual, promovió las uniones civiles entre personas del mismo sexo y ha descrito ver a Dios como un hombre como “perjudicial”.

Acompañando a la comunidad LGTBI al infierno eterno:

LifeSiteNews

Cuando tratáis de reescribir la Palabra de Dios, sois culpables de blasfemia

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

30 de diciembre de 2013

Cuando cuestionáis Mi Autoridad, estáis negando la Verdad. Cuando Mi Palabra, que está grabada en piedra es desafiada por vosotros, entonces no estáis aceptando la Verdad. Cuando tratáis de reescribir la Palabra de Dios, sois culpables de blasfemia. El mundo fue prevenido de que nadie – ningún siervo consagrado, ni alma elegida, ni profeta – podría jamás añadir o quitar nada de la Palabra establecida en el Libro de Mi Padre. Pues bien, eso es exactamente lo que va a suceder cuando aquellos que proclaman ser líderes elegidos en Mi Iglesia en la Tierra manipulen indebidamente la Verdad. Ese día está muy cerca. Ese es el día, del cual fuisteis avisados. Para cualquiera que ose falsificar la Palabra será como decir que él está por encima de Dios. Aquél que reclame estar por encima de Dios, por sus actos o escrituras, no puede ser nunca representante Mío.

Debido a que la fe del hombre es tan frágil y a que existe poco conocimiento del Nuevo Testamento, muchos seréis engañados a aceptar herejías como si fuera la Verdad. Ésto será vuestra perdición.

Mi intervención será a través de la efusión del Espíritu Santo, para iluminar a los que permanecen leales a Mí. Ahora, esa prueba será como sigue: Si vosotros realmente creéis en Mi Existencia, en Mi Misión, en Mi Crucifixión, en Mi Resurrección de los muertos y en la Promesa de Salvación, entonces vosotros nunca desafiaréis Mi Palabra, dada a vosotros en la Santa Biblia. Si creéis por un minuto que yo bendeciría cualquier nueva interpretación de Mis Evangelios, de los Mandamientos de Dios y de todo lo que fue enseñado por Mi, a fin de satisfacer a la sociedad moderna, entonces estáis muy equivocados.

El día cuando el líder, que afirma liderar Mi Iglesia en la Tierra, os diga que ciertos pecados no importan ya, ése será el día del Principio del Fin. Porque éste será el día del que debéis estar atentos. Éste será el día en el que Mi Iglesia entrará en la era de las tinieblas. A partir de ése día, debéis no dejaros tentar para negarme – negando la Verdad. Las mentiras nunca pueden reemplazar a la Verdad.

Vuestro Jesus

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a30-dic-2013-cuando-tratais-de-reescribir-la-palabra-de-dios-sois-culpables-de-blasfemia/

A %d blogueros les gusta esto: