Las barbaridades que dijo Lutero

En cualquier caso, Vd. será el que juzgue… dejemos que Lutero hable por sí mismo.

¬ŅPor qu√© la escasez de los escritos de Lutero en las librer√≠as protestantes? No lo s√© de primera mano. Pero si se leen los pasajes a continuaci√≥n, se concluir√≠a (as√≠ lo creo) que Lutero ha sido silenciado debido a que su verdadera teolog√≠a es una verg√ľenza para sus seguidores. Ellos han preferido propagar la imagen de benevolencia y grandilocuencia, del apasionado l√≠der, la del iluminado patriota. Porque si la gente realmente conociera lo que Lutero pensaba y ense√Īaba, estar√≠an horrorizados. Puedo deducir que los seguidores de Lutero del siglo XX {y XXI} han tenido √©xito en donde la Iglesia del siglo XVI no lo tuvo, en silenciar a Mart√≠n Lutero. Del hecho que el trabajo de Lutero se extiende m√°s all√° de los cincuenta vol√ļmenes, no hemos tratado de ofrecer una revisi√≥n aqu√≠, hemos seleccionado sus ideas m√°s sorprendentes, y s√≠, las m√°s incendiarias. Debido a que la resistencia de una cadena est√° determinada por sus eslabones m√°s d√©biles. Ahora, una objeci√≥n de aquellos que no han le√≠do los escritos de Lutero de primera fuente, podr√≠a ser, que argumenten que est√°n fuera de contexto, y por lo tanto, no son confiables como una exacta representaci√≥n del pensamiento de Lutero. Sin embargo, he referido la fuente bibliogr√°fica en cada extracto. Para que se consulte la fuente y se vea por s√≠ mismo. Se encontrar√° que ninguno de estos pasajes significa algo diferente de lo que aqu√≠ se expone; por supuesto, reto a cualquiera a que imagine cualquier contexto que pueda cambiar el sentido de estas palabras. La intenci√≥n de Lutero es muy clara. Una segunda objeci√≥n podr√≠a ser que estos escritos pueden ser refutados por otros del mismo autor. Responderemos entonces, que la contradicci√≥n no hace a un individuo m√°s confiable, sino al contrario. En cualquier caso, ud. ser√° el que juzgue… dejemos que Lutero hable por s√≠ mismo.

Lutero critica La Biblia. Afirmó:

La historia de Jon√°s es tan monstruosa que es absolutamente incre√≠ble. Fuente bibliogr√°fica: “Los hechos acerca de Lutero”, O’Hare, TAN Books, 1987, p. 202]
El libro de Ester lo lanzar√≠a al Elba (r√≠o que corre a trav√©s de Alemania). Soy tan contrario al libro de Ester que desear√≠a que no existiera, debido a que judaiza en extremo y contiene un gran n√ļmero de tonter√≠as paganas. Fuente bibliogr√°fica: (Ibid.)]

De muy poco valor es el libro de Baruc, quien sea que el valioso Baruc pudo ser. Fuente bibliogr√°fica: (Ibid.)[… la ep√≠stola de Santiago es un escrito lleno de paja, ya que no contiene nada evang√©lico. Fuente bibliogr√°fica: “Prefacio al Nuevo Testamento”, ed. Dillenberger, p. 19.]

Si los disparates son dichos por doquier, este es el lugar principal. Mi indiferencia es por el hecho de que muchos han sostenido, con mucha probabilidad, que esta ep√≠stola no ha sido escrita por el ap√≥stol Santiago, y no es digna del esp√≠ritu del ap√≥stol. Fuente bibliogr√°fica: “Servidumbre pagana de la Iglesia”, ed. Dillenberger, p. 352.]

Leyendo estas palabras de Lutero es dif√≠cil imaginar que es el mismo hombre que a menudo clamaba que consideraba a la Biblia “como si Dios mismo hablara desde ah√≠ dentro”. ¬ŅC√≥mo pudo √©l haber afirmado creer en la inspirada Palabra de Dios como la m√°xima autoridad en asuntos religiosos, si √©l se situaba como juez de la Escritura?¬†Haciendo eso, era bastante claro que √©l se colocaba como juez, por encima de Dios mismo.

Y se quej√≥ del¬†Libro del Apocalipsis:¬†“considero que no porta las se√Īales apost√≥licas o prof√©ticas… Cualquiera puede formarse su propio juicio acerca de este libro;¬†en lo personal, siento aversi√≥n hacia √©ste, y para mi, es raz√≥n suficiente para desecharlo”

Finalmente,¬†Lutero admiti√≥ haber a√Īadido la palabra¬†“√ļnicamente”¬†a Romanos 3, 28, por propia iniciativa (Romanos 3, 28:¬†pues sostenemos que el hombre es justificado por la fe sin obras de la Ley):¬†“Si los papistas se irritan con la palabra (“√ļnicamente”), d√≠ganles inmediatamente, el Dr. Mart√≠n Lutero lo permitir√°: los papistas y los asnos son uno y la misma cosa. A quienquiera que no acepte mi traducci√≥n, ofr√©zcanle un desaire: el demonio agradecer√° a quien lo censure sin mi consentimiento y conocimiento”. Lutero lo permitir√°, y √©l es doctor sobre todos los doctores del Papado. Fuente bibliogr√°fica: Amic. Discussion, 1, 127, “Los hechos acerca de Lutero”, O’Hare, TAN Books, 1987, p. 201.]

Nota complementaria: Para Lutero, el Nuevo Testamento estaba constituido principalmente por el Evangelio de San Juan y por las cartas de San Pablo y San Pedro, en cambio, los tres evangelios sin√≥pticos no le merec√≠an mucho aprecio. En el pr√≥logo de una de sus ediciones del Nuevo Testamento escribe:¬†‚ÄúHay que distinguir entre libros y libros. Los mejores son el evangelio de S. Juan y las ep√≠stolas de S. Pablo, especialmente la de los Romanos, los G√°latas y los Efesios, y la 1¬™ ep√≠stola de S. Pedro, estos son los libros que te manifiestan a Cristo y te ense√Īan todo lo que necesitas para la salvaci√≥n; aunque no conozcas ning√ļn otro libro. Por otra parte, niega que la ep√≠stola de los Hebreos pertenezca a S. Pablo; y de la ep√≠stola de S. Judas, dice que es un extracto de la de S. Pedro, y que, por lo tanto, es innecesaria. Respecto al Apocalipsis, expresar√° su rechazo, pues le disgusta que Cristo act√ļe como un severo Juez: ‚ÄúYo no encuentro en este libro nada que sea apost√≥lico ni prof√©tico‚ÄĚ. En cuanto a los libros del Antiguo Testamento, utilizar√° el mismo procedimiento arbitrariamente selectivo de aceptarlos o rechazarlos, seg√ļn coincidan o no, con sus propias interpretaciones teol√≥gicas. Del Antiguo Testamento rechazar√° como libros ap√≥crifos el de Judit, la Sabidur√≠a de Salom√≥n, el de Tob√≠as, el Eclesi√°stico, Baruc, el primero y segundo libro de los Macabeos Tomado de: Lutero y la Biblia, de Llu√≠s Pifarr√©.]

Aqu√≠,¬†√©l se condena por su propia boca. Puesto que Juan, en el Apocalipsis 22, 18-19, declara un anatema a cualquiera que se atreva a cambiar incluso una sola palabra de la Escritura:¬†“Yo atestiguo a todo el que escucha mis palabras de la profec√≠a de este libro que, si alguno a√Īade a estas cosas, Dios a√Īadir√° sobre √©l las plagas escritas en este libro; y si alguno quita de las palabras del libro de esta profec√≠a, quitar√° Dios su parte del √°rbol de la vida y de la ciudad santa, que est√°n escritos en este libro”.¬†Lutero, por supuesto, no solo quito o aument√≥ simples palabras, sino pasajes enteros y libros.

Lutero dijo: “S√© un pecador”

“S√© un pecador, y peca fuertemente, pero deja tu confianza a√ļn m√°s fuerte en Cristo, y regoc√≠jate en √Čl, quien ha triunfado sobre el pecado, la muerte y el mundo. Cometeremos pecados mientras estemos aqu√≠, debido a que este no es el lugar en donde la justicia reside… Ning√ļn pecado puede separarnos de √Čl, incluso si cometemos asesinato o adulterio miles de veces cada d√≠a.‚ÄĚ Fuente bibliogr√°fica: “Que tus pecados sean graves, del proyecto de Wittenberg”. Traducido por E. F., de la obra del Dr. Martin Lutero, “Saemmtliche Schriften”, Carta no. 99, 1 agosto de 1521.
Lutero realmente est√° diciendo que nuestras acciones, incluso las m√°s pecaminosas imaginables, ¬°no importan! Est√° diciendo que podemos cometer todos los pecados que deseemos, deliberadamente, presuntuosamente, a prop√≥sito, ¬°y que no nos separaremos por esto de Dios! Despu√©s de todo, √ļnicamente requerimos nada m√°s que la fe para ser salvos. Todo lo que hacemos es incidental (de poca importancia). Por supuesto cualquiera que est√© familiarizado con la Biblia, podr√° notar que no es una ense√Īanza cristiana. Por medio de las Escrituras podemos decir que el pecado nos separa de Dios, recordemos como ser√°n separadas las ovejas de los cabritos (San Mateo 25, 32). Y el trigo de la ciza√Īa (San Mateo 13, 30). Y los √°rboles f√©rtiles de los est√©riles (San Mateo 3, 10) La Biblia en Hebreos es clara: Seremos juzgados por como vivimos nuestra fe. Y el pecado nos asegurar√° un juicio severo. Hebreos 10, 26-29: Porque si pec√°remos voluntariamente despu√©s de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado, Sino una horrenda esperanza de juicio, y hervor de fuego que ha de devorar √° los adversarios. El que menospreciare la ley de Mois√©s, por el testimonio de dos √≥ de tres testigos muere sin ninguna misericordia: ¬ŅCu√°nto pens√°is que ser√° m√°s digno de mayor castigo, el que hollare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del testamento, en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Esp√≠ritu de gracia?
La redenci√≥n que Jes√ļs gan√≥ para nosotros, gratuitamente, no se impone a quien no est√° en la disposici√≥n de recibirla. Debemos elegirla voluntariamente, abrazarla y muy frecuentemente sufrir por ella. “Cualquiera que desee seguirme, ni√©guese a s√≠ mismo, tome su cruz y s√≠game” (San Mateo 16, 24).

Lutero dijo: Hacer el bien es m√°s peligroso que pecar.

“Aquellas piadosas almas que hacen el bien para ganar el reino de los cielos, no solo nunca tendr√°n √©xito, sino que deben incluso ser reconocidas entre los imp√≠os. Y es m√°s importante que omitan las buenas obras que el pecado. Fuente bibliogr√°fica: Wittemberg, VI, 160, citado por O’Hare en “Los hechos acerca de Lutero”. Libros TAN, 1987, p 122
Ud. deber√° estar pensando, ¬ŅPudo √©l haber escrito lo que he le√≠do? “Es m√°s importante que se cuiden de las buenas obras que del pecado”. L√©alo de nuevo, s√≥lo para asegurarse. ¬ŅLo ve? Ud. ley√≥ bien la primera vez. Lutero nos advierte en contra de las buenas y justas obras. Nos dice, no se preocupen del pecado, Jes√ļs se ocupar√° de √©ste. Pero hacer el bien, es algo que no tienes que observar. Especialmente si se piensa ser bondadoso, generoso y amoroso, esto afectar√° negativamente el resultado del juicio final. En su arrogancia, Lutero ignora verso tras verso de la Escritura, Nuevo y Antiguo Testamentos, en donde nos es dicho que el modo que vivimos nuestra fe, ser√° el criterio bajo el cual seremos juzgados. Como San Pablo lo hace eminentemente claro en Romanos 2, 5-11… el justo juicio de Dios, pagar√° a cada uno respecto a sus obras. Y nuevamente en 2 Corintios 5, 10 puesto que todos hemos de comparecer ante el tribunal de Cristo para que reciba cada uno seg√ļn lo que hubiere hecho por el cuerpo, bueno o malo.

Lutero estuvo absoluta y totalmente en el error por todos los tiempos. ¬ŅD√≥nde dice en la Escritura que podemos, sin provocaci√≥n alguna, causar estragos en nuestros hermanos y hermanas y c√≠nicamente asesinar a miles de personas cada d√≠a y esperar ser salvos? En ninguna parte, por supuesto. √önicamente el arrepentimiento sincero puede curar la ruptura que el pecado crea entre el individuo y Dios, el tipo de arrepentimiento sincero que uno evidencia cuando encara sus propios pecados honrada y justamente y dici√©ndolos de viva voz en el sacramento de la Confesi√≥n… Y¬†Lutero nunca menciona el arrepentimiento en sus pasajes, ni siquiera estando cerca la muerte.

Lutero dijo: La poligamia es lícita

Confieso que no puedo prohibir a una persona a que tome varias mujeres por esposas, ya que esto no contradice las Escrituras. Si un hombre desea tomar a m√°s de una mujer por esposa, deber√≠a preguntarse si lo hace con la complacencia de su conciencia de manera que pueda hacerlo de acuerdo a la palabra de Dios. En tal caso, la autoridad civil no tiene injerencia en el asunto. Fuente bibliogr√°fica: De Wette II, 459, ibid., pp. 329-330]
‘Sola scriptura’ tiene sus consecuencias.

Lutero dijo: No existe el libre albedr√≠o…. 

Con respecto a Dios, y todo lo concerniente a la salvaci√≥n y condenaci√≥n, el hombre no tiene libre albedr√≠o, sino que es un esclavo, prisionero o cautivo, o de la voluntad de Dios o de la de Satan√°s. Fuente bibliogr√°fica: Del Ensayo, “Esclavitud de la Voluntad”, “Mart√≠n Lutero: Selecciones de sus escritos”, ed. Dillenberger, Anchor Books, 1962, p 190.]… actuamos por necesidad (como sin√≥nimo de inevitable), y no por libre albedr√≠o.¬†La facultad del libre albedr√≠o es nula…Fuente bibliogr√°fica: Del Ensayo, “Esclavitud de la Voluntad”, “Mart√≠n Lutero: Selecciones de sus escritos”, ed. Dillenberger, Anchor Books, 1962, p 188. El hombre es como un caballo. ¬ŅSaltar√° Dios sobre la montura? Entonces el caballo es obediente y se acomoda √©l mismo a cada movimiento del jinete y se dirige ad√≥nde √©ste lo conduzca. ¬ŅSoltar√° Dios las riendas?. Entonces Satan√°s se lanzar√° al lomo del animal, y lo doblegar√°, y lo someter√° con las espuelas al capricho de su nuevo jinete… Por tanto, la necesidad (como sin√≥nimo de inevitable), no el libre albedr√≠o, es el principio que controla nuestra conducta.¬†Dios es el autor de todo lo malo y lo bueno y, as√≠ como √Čl concede la felicidad a aquellos que no lo merecen, as√≠ tambi√©n condena a otros que no deseaban ese destino. Fuente bibliogr√°fica: “De Servo Arbitrio”, 7, 113 seq., citado por O’Hare en “Los hechos acerca de Lutero”, Libros TAN, 1987, pp 266-267
Todos estos pasajes pertenecen a un panfleto que Lutero escribi√≥, titulado, “De Servo Arbitrio” o “La esclavitud de la voluntad”, en los cuales, “el gran reformador” trabaja arduamente para presentar el caso en el que el libre albedr√≠o no existe. La Escritura discrepa de √©l en palabra como de esp√≠ritu.¬†En Eclesi√°stico 15, 11-20, encontramos:¬†“No digas: Mi pecado viene de Dios, que no hace √Čl lo que detesta. No digas que √Čl te empuj√≥ al pecado, pues no necesita de gente mala… Dios hizo al hombre desde el principio y le dej√≥ en manos de su albedr√≠o. Si t√ļ quieres, puedes guardar sus mandamientos y es de sabios hacer su voluntad. Ante ti puso fuego y el agua; a lo que tu quieras tender√° la mano.”

Como se puede observar, la Escritura es bastante clara en esta cuesti√≥n: Dios hizo al hombre desde el principio y le dej√≥ en manos de su albedr√≠o. Al Eclesi√°stico Lutero lo descart√≥, cuestionando su canonicidad. Y sin extra√Īarnos, respondemos, considerando c√≥mo directamente refuta sus ense√Īanzas… Pero tambi√©n podemos indicar Deuteronomio 30, 19-20: Yo invoco hoy por testigos a los cielos y a la tierra de que os he propuesto la vida y la muerte, la bendici√≥n y la maldici√≥n. Escoge la vida para que vivas, t√ļ y tu descendencia, amando a Yahv√©, tu Dios, obedeciendo su voz y adhiri√©ndote a √Čl

…As√≠, vemos que el hombre es m√°s que simplemente libre de decidir, est√° obligado a decidir.Y m√°s temprano todav√≠a, en G√©nesis 4, 7:¬†¬ŅNo es verdad que, si obraras bien, andar√≠as erguido, mientras que, si no obras bien, estar√° el pecado a la puerta como fiera acurrucada, acech√°ndote ansiosamente, a la que t√ļ debes dominar? Cesa, que √©l siente apego a ti, y tu debes dominarle a √©l.

Y, finalmente en Juan 15, 15:¬†Ya no os llamar√© siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su se√Īor: mas os he llamado amigos, porque todas las cosas que o√≠ de mi Padre, os he hecho notorias.

Nuestro Se√Īor expresa su amor por nosotros, sus seguidores. Dif√≠cilmente suena como un jinete sobre su caballo. Como de costumbre, San Pablo tiene la √ļltima palabra: G√°latas 2, 17:¬†Y si buscando nosotros ser justificados en Cristo, tambi√©n nosotros somos hallados pecadores, ¬Ņes por eso Cristo ministro de pecado? En ninguna manera. Una directa contradicci√≥n a la declaraci√≥n de Lutero:¬†“Dios es el autor de lo bueno y lo malo”.¬†Dif√≠cil de imaginar. La posici√≥n de Lutero no implica responsabilidad. Sin responsabilidad, no hay sentido en aprender o en buscar la perfecci√≥n en el curso de nuestras vidas. No hay dignidad incluso. S√≥lo la m√°s desolada y la m√°s opresiva coacci√≥n que le quita a la vida humana absolutamente cualquier significado. Lo que se haga en la vida, incluso el amor al pr√≥jimo, no significa nada, de acuerdo a Lutero. Las dificultades, los sufrimientos y la perseverancia, significa nada. La voluntad ni siquiera est√° en las propias manos.

Lutero dijo: El individuo cristiano no est√° sujeto a la autoridad…. 

Cada cristiano es, debido a su fe, exaltado sobre todas las cosas, por virtud de un poder espiritual, el es se√Īor de todas las cosas sin excepci√≥n, as√≠, nada puede da√Īarle. De hecho, todas las cosas son hechas sujetas a √©l y son obligadas a servirle para obtener su salvaci√≥n. Fuente bibliogr√°fica: “Libertad de un Cristiano”, “Mart√≠n Lutero: Selecciones de sus escritos”, ed. Dillenberger, Libros Anchor, 1962, p 63
La injusticia es hecha por estas palabras, sacerdote, cl√©rigo, espiritual, eclesi√°stico, cuando √©stas son transferidas de los cristianos a esos pocos quienes ahora por un malicioso uso son llamados eclesi√°sticos. Fuente bibliogr√°fica: “Libertad de un Cristiano”, “Mart√≠n Lutero: Selecciones de sus escritos”, ed. Dillenberger, Libros Anchor, 1962, p 65

Lutero ense√Īa que no necesitamos a nadie entre nosotros, la comunidad de creyentes, y nuestro Salvador. As√≠, √©l objeta la autoridad eclesial y a la jerarqu√≠a que la ejercita.¬†Dios es con toda la congregaci√≥n, dice, as√≠ que ¬Ņpor qu√© nos preocupamos por un sacerdote? Suena maravilloso. Hasta que uno se da cuenta que¬†esta posici√≥n hace eco a la de la hermana de Mois√©s, la profetiza Miriam, quien se manifiesta as√≠, en N√ļmeros 12:¬†Dec√≠an: ¬ŅAcaso s√≥lo con Mois√©s habla Yahv√©?¬ŅNo nos ha hablado tambi√©n a nosotros? Por su rebeli√≥n en contra de la autoridad establecida por Dios, ella contrajo lepra.¬†Gracias a la intercesi√≥n de la oraci√≥n de Mois√©s, ella es sanada. Y a ella le sigue, unos cap√≠tulos despu√©s, Cor√©.¬†√Čste incita al pueblo en contra de Mois√©s y Aar√≥n, haciendo uso de un discurso muy perturbador. Ellos le dijeron, ¬°Tenemos suficiente de ti!. La comunidad entera, todos ellos, son santos; el Se√Īor est√° en medio de ellos. ¬ŅPor qu√©, pues, os levant√°is vosotros sobre la congregaci√≥n del Se√Īor? Despu√©s de lo cual, Cor√© y sus seguidores fueron consumidos por el fuego enviado por el Se√Īor.¬†(N√ļmeros 16).

Lutero dijo: Los campesinos desean un trato severo.

Como las mulas que no se mueven a menos que se les azote continuamente con la vara, de la misma manera el poder civil manejar√° al pueblo com√ļn, fustig√°ndolo, sofoc√°ndolo, ahorc√°ndolo, QUEM√ĀNDOLO, decapit√°ndolo y TORTUR√ĀNDOLO, as√≠ podr√°n aprender a temer al poder. Fuente bibliogr√°fica: El. ed. 15, 276, citado por O’Hare, en “Los hechos acerca de Lutero”, TAN Books, 1987, p. 235. Un campesino es un cerdo, debido a que cuando un cerdo es sacrificado, muere, de la misma manera el campesino no piensa en la vida por venir, de lo contrario, se comportar√≠an de manera muy diferente. Fuente bibliogr√°fica: ‘Schlaginhaufen,’ ‘Aufzeichnungen,’ p. 118, citado ibid., p. 241]

Quiz√°s, la hora m√°s oscura de Lutero fu√© cuando traicion√≥ a los muy maltratados vasallos, durante la guerra de los campesinos de Thomas M√ľnzer en 1525. Primero, Lutero ingenuamente foment√≥ su descontento publicando panfletos como “Sobre la autoridad”, en el cual conden√≥ a las clases nobiliarias con vituperios como¬†“el pueblo no puede y no contribuir√° con su tiran√≠a y capricho por m√°s tiempo” (Ibid., p. 223.)¬†Y,¬†“… el miserable, animado y molesto por el da√Īo que ha sufrido en sus bienes, en su cuerpo y en su alma, ha sido duramente puesto a prueba y vejado por ellos (los pr√≠ncipes) m√°s all√° del l√≠mite, en la forma m√°s alevosa. De ahora en adelante no contribuir√° con este estado de las cosas, y adem√°s, tiene muchas razones para prorrumpir con su mayal (arma medieval) y su garrote, como Karsthans (el campesino que “defiende la propagaci√≥n del Evangelio”) lo desea. Fuente bibliogr√°fica: (Ibid., p. 225.)] “En contra de las rapaces hordas homicidas de campesinos”, en el cual urg√≠a a los se√Īores a “acuchillarlos secreta o abiertamente, como pudieran, como si mataran a un perro rabioso”. Fuente bibliogr√°fica: (Ibid., p. 235.]

Un hecho que subraya la frialdad de éste hombre, es, que Lutero se casó con Catalina von Bora inmediatamente después de la trágica masacre resultante. Erasmo, su contemporáneo, estimo que cien mil campesinos perdieron su vida en el enfrentamiento. Fuente bibliográfica: (Ibid., p. 237.)]

Lutero dijo: Persigue al pueblo judío.

Los jud√≠os son demonios menores condenados al infierno. Fuente bibliogr√°fica: “Trabajos de Lutero”, Pelikan, Vol. XX, pp. 2230.] Quema sus sinagogas. Proh√≠banles todo lo que he mencionado antes. F√≥rcenlos a trabajar y tr√°tenlos con toda clase de severidades, como Mois√©s lo hizo en el desierto y mat√≥ a tres mil… Si eso no sirve, debemos echarles como a perros rabiosos, de manera que no seamos part√≠cipes de su abominable blasfemia y de sus vicios, y con el fin de que no merezcamos la ira de Dios y su maldici√≥n, junto con ellos. Yo he hecho mi parte. Observen todos como se hace. Estoy justificado” Fuente bibliogr√°fica: “Acerca de los jud√≠os y sus mentiras”, citado por O’Hare, en “Los hechos acerca de Lutero”, TAN Books, 1987, p. 290.]
Es muy perturbador contemplar el posible fruto que nace de la semilla del odio sembrada por este hombre. Si es guiado por alg√ļn esp√≠ritu, claramente no fue uno santo.

Conclusión
¬ŅC√≥mo es que tanta gente ha seguido al autor de esta oscuridad, de estas ense√Īanzas sombr√≠as? Hay una sola explicaci√≥n: No saben que Lutero, el verdadero Lutero, realmente ense√Ī√≥ eso. Si lo supieran, podr√≠an entender que muchas ideas del padre de la Reforma van en contra, tanto de las Escrituras, como del buen sentido com√ļn. Sospecho que, desde el seminario, los ministros protestantes se concentran m√°s en concientizarse de las faltas del Catolicismo que el del examinar los escritos de sus propios fundadores,

Si se duda de estos pasajes, les ruego que vayan a las fuentes,

Religión, La Voz Lribre

Cuando trat√°is de reescribir la Palabra de Dios, sois culpables de blasfemia

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

30 de diciembre de 2013

Cuando cuestion√°is Mi Autoridad, est√°is negando la Verdad. Cuando Mi Palabra, que est√° grabada en piedra, es desafiada por vosotros, entonces no est√°is aceptando la Verdad. Cuando trat√°is de reescribir la Palabra de Dios, sois culpables de blasfemia. El mundo fue prevenido de que nadie ‚Äď ning√ļn siervo consagrado, ni alma elegida, ni profeta ‚Äď podr√≠a jam√°s a√Īadir o quitar nada de la Palabra establecida en el Libro de Mi Padre. Pues bien, eso es exactamente lo que va a suceder cuando aquellos que proclaman ser l√≠deres elegidos en Mi Iglesia en la Tierra manipulen indebidamente la Verdad. Ese d√≠a est√° muy cerca. Ese es el d√≠a, del cual fuisteis advertidosPara cualquiera que ose falsificar la Palabra ser√° como decir que √©l est√° por encima de Dios. Aqu√©l que reclame estar por encima de Dios, por sus actos o escrituras, no puede ser nunca representante M√≠o.

Debido a que la fe del hombre es tan fr√°gil y a que existe poco conocimiento del Nuevo Testamento, muchos ser√©is enga√Īados a aceptar herej√≠as como si fuera la Verdad. √Čsto ser√° vuestra perdici√≥n.

Mi intervenci√≥n ser√° a trav√©s de la efusi√≥n del Esp√≠ritu Santo, para iluminar a los que permanecen leales a M√≠. Ahora, esa prueba ser√° como sigue: Si vosotros realmente cre√©is en Mi Existencia, en Mi Misi√≥n, en Mi Crucifixi√≥n, en Mi Resurrecci√≥n de los muertos y en la Promesa de Salvaci√≥n, entonces vosotros nunca desafiar√©is Mi Palabra, dada a vosotros en la Santa Biblia. Si cre√©is por un minuto que yo bendecir√≠a cualquier nueva interpretaci√≥n de Mis Evangelios, de los Mandamientos de Dios y de todo lo que fue ense√Īado por Mi, a fin de satisfacer a la sociedad moderna, entonces est√°is muy equivocados.

El d√≠a cuando el l√≠der, que afirma liderar Mi Iglesia en la Tierra, os diga que ciertos pecados no importan ya, √©se ser√° el d√≠a del Principio del Fin. Porque √©ste ser√° el d√≠a del que deb√©is estar atentos. √Čste ser√° el d√≠a en el que Mi Iglesia entrar√° en la era de las tinieblas. A partir de √©se d√≠a, deb√©is no dejaros tentar para negarme ‚Äď negando la Verdad. Las mentiras nunca pueden reemplazar a la Verdad.

Vuestro Jesus

Leer m√°s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a30-dic-2013-cuando-tratais-de-reescribir-la-palabra-de-dios-sois-culpables-de-blasfemia/

A %d blogueros les gusta esto: