Las familias no nos escuchan: «Todos seréis odiados por mi causa»

Estamos viendo una profunda división en las familias porque hay disparidad de criterios y todos nos quejamos de que no nos escuchan, tanto en el ámbito de la fe, de la Iglesia, como en cuestiones sanitarias que nos están afectando a todos. Pretender seguir a Cristo y ser amado por el mundo es una contradicción.Sigue leyendo «Las familias no nos escuchan: «Todos seréis odiados por mi causa»»