España, la nación que más ha venerado a María

Santa María del Pilar, Patrona de la Hispanidad

Dio humildes gracias nuestro Apóstol a María santísima y la pidió el amparo de este reino de España con especial protección, y mucho más de aquel lugar consagrado a su devoción y nombre.

Ciudad de Dios. Sor María de Agreda

LIBRO VII. CAPÍTULO 17.

Manifestósele a Santiago la Reina del cielo desde la nube y trono donde estaba rodeada de los coros de los Ángeles, todos con admirable hermosura y refulgencia, aunque la gran Señora los excedía en todo a todos. El dichoso Apóstol se postró en tierra y con profunda reverencia adoró a la Madre de su Criador y Redentor y vio juntamente la Imagen y columna o pilar en mano de algunos Ángeles. 

La piadosa Reina le dio la bendición en nombre de su Hijo santísimo y le dijo: Jacobo [Santiago Mayor], siervo del Altísimo, bendito seáis en su diestra; Él os salve y manifieste la alegría de su divino rostro.— Y todos los Ángeles respondieron: Amén.—Prosiguió la Reina del cielo y dijo: Hijo mío Jacobo [Santiago Mayor], este lugar ha señalado y destinado el altísimo y todopoderoso Dios del cielo, para que en la tierra le consagréis y dediquéis en un Templo y casa de oración, de donde debajo del título de mi nombre quiere que el suyo sea ensalzado y engrandecido y que los tesoros de su divina diestra se comuniquen, franqueando liberalmente sus antiguas misericordias con todos los fieles y que por mi intercesión las alcancen, si las pidieren con verdadera fe y piadosa devoción. Yo en nombre del Todopoderoso les prometo grandes favores y bendiciones de dulzura y mi verdadera protección y amparo, porque éste ha de ser Templo y casa mía y mi propia herencia y posesión. Y en testimonio de esta verdad y promesa quedará aquí esta columna y colocada mi propia imagen, que en este lugar donde edificaréis mi templo perseverará y durará con la santa fe hasta el fin del mundo. Daréis luego principio a esta casa del Señor, y habiéndole hecho este servicio partiréis a Jerusalén, donde mi Hijo santísimo quiere que le ofrezcáis el sacrificio de vuestra vida en el mismo lugar en que dio la suya para la Redención humana.

La Virgen con el Manto de Capitán General de los Ejércitos


Dio fin la gran Reina a su razonamiento, mandando a los Ángeles que colocasen la columna y sobre ella la santa Imagen en el mismo lugar y puesto que hoy están, y así lo ejecutaron en un momento. Luego que se erigió la columna y se asentó en ella la sagrada Imagen, los mismos Ángeles, y también el Santo Apóstol, reconocieron aquel lugar y título por casa de Dios, puerta del cielo y tierra santa y consagrada en templo para gloria del Altísimo e invocación de su beatísima Madre. Y en fe de esto dieron culto, adoración y reverencia a la divinidad, y Santiago se postró en tierra, y los Ángeles con nuevos cánticos celebraron los primeros con el mismo Apóstol la nueva y primera dedicación de Templo que se instituyó en el orbe después de la Redención humana y en nombre de la gran Señora del cielo y tierra. Este fue el origen felicísimo del santuario de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania], que con justa razón se llama cámara angelical, casa propia de Dios y de su Madre purísima, y digna de la veneración de todo el orbe y fiador seguro y abonado de los beneficios y favores del cielo, que no desmerecieron nuestros pecados.(…)
Sucedió este milagroso aparecimiento de María santísima en Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania], entrando el año del nacimiento de su Hijo nuestro Salvador de cuarenta, la segunda noche de dos de enero. (…) La gran Reina de los Ángeles, cuando se le apareció en Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania], tenía de edad cincuenta y cuatro años, tres meses y veinte y cuatro días; y luego que volvió a Jerusalén partió a Efeso, como diré en el libro y capítulo siguiente; al cuarto día se partió. De manera que se le dedicó este templo muchos años antes de su glorioso tránsito, como se entenderá cuando al fin de esta Historia (Cf. infra n. 742) de la gran Señora declare su edad y el año en que murió, que desde este aparecimiento pasaron más de los que de ordinario se dice. Y en todos estos años ya en España era venerada con culto público y tenía templos, porque a imitación de Zaragoza [Caesaraugusta in Hispania] se le edificaron luego otros, donde se le levantaron aras con solemne veneración.

España Mariana: 15 de Agosto:
«Si un día se perdiera
el mapa de este pueblo,
si la historia borrara el nombre de todas sus ciudades,
podría reescribirse rastreando santuarios.
Porque allí donde hubo un grupo de españoles
tuvo un templo María.
Allí donde latió un corazón, latió por Ella,
por Ella y por su Hijo,
en un único amor y diez mil nombres,
en un solo cariño y cien advocaciones.»
J.L. Martín
¡Feliz día de la Virgen!


Esta excelencia y maravilla es la que sin contradicción engrandece a España sobre cuanto de ella se puede predicar, pues ganó la palma a todas las naciones y reinos del orbe en la veneración, culto y devoción pública de la gran Reina y Señora del cielo María santísima, y viviendo en carne mortal se señaló con ella en venerarla [con culto de hiperdulía] e invocarla más que otras naciones lo han hecho después que murió y subió a los cielos para no volver al mundo. En retorno de esta antigua y general piedad y devoción de España con María santísima, tengo entendido que la piadosa Madre ha enriquecido tanto a estos reinos en lo público, con tantas imágenes suyas aparecidas y santuarios como hay en ellos, dedicados a su santo nombre, más que en otros reinos del mundo. Con estos singularísimos favores ha querido la divina Madre hacerse más familiar en este reino, ofreciéndole su amparo con tantos templos y santuarios como tiene, saliéndonos al encuentro en todas partes y provincias, para que la reconozcamos por nuestra Madre y Patrona, y también para que entendamos la obligación de esta nación en la defensa de su honor y la dilatación de su gloria por todo el orbe.

Dio humildes gracias nuestro Apóstol a María santísima y la pidió el amparo de este reino de España con especial protección, y mucho más de aquel lugar consagrado a su devoción y nombre. Y todo se lo ofreció la divina Madre, y dándole de nuevo su bendición, la volvieron los Ángeles a Jerusalén con el mismo orden que la habían traído. Pero antes, a petición suya, ordenó el Altísimo que para guardar aquel santuario y defenderle quedase en él un Ángel Santo encargado de su custodia, y desde aquel día hasta ahora persevera en este ministerio y le continuará cuanto allí durare y permaneciere la Imagen sagrada y la columna. De aquí ha resultado la maravilla que todos los fieles y católicos reconocen de haberse conservado aquel santuario ileso y tan intacto por mil seiscientos [dos mil] años entre la perfidia de los enemigos de la santa fe, la idolatría de los romanos, la herejía de los arríanos y la bárbara furia de los moros y paganos [y modernos comunistas]; y fuera mayor la admiración de los cristianos, si en particular tuvieran noticia de los arbitrios y medios que todo el infierno ha fabricado en diversos tiempos para destruir este santuario por mano de todos estos infieles y naciones. No me detengo en referir estos sucesos, porque no es necesario y tampoco pertenecen a mi intento. Basta decir que por todos estos enemigos de Dios lo ha intentado Lucifer muchas veces, y todas lo ha defendido el Ángel Santo que guarda aquel sagrario.
Pero advierto dos cosas que se me han manifestado para que aquí las escriba. La una, que las promesas aquí referidas, así de Cristo nuestro Salvador como de su Madre santísima, para conservar aquel templo y lugar suyo, aunque parecen absolutas, tienen implícita o encerrada la condición, como sucede en otras muchas promesas de la Escritura Sagrada, que tocan a particulares beneficios de la divina gracia. Y la condición es, que de nuestra parte obremos de manera que no desobliguemos a Dios para que nos prive del favor y misericordia que nos promete y ofrece. 

🛡️Ejército Remanente

Sólo con el Amor de Dios en vuestras almas podéis difundir la Palabra de Dios

Santuario de Nuestra Señora del Pilar

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

8 de julio de 2014

Mis dulces hijos, ¿No sabéis que ha sido por el Amor de Dios todos vosotros que Él me permitió anunciar Su Santísima Palabra en cada aparición mía, la Madre de Dios, que tuvo lugar en el mundo? 

Era el deseo de mi bienamado Hijo, Jesucristo, que me diera a conocer, para que la conversión a la Verdad pudiera suceder. Y así será en todos mis santos santuarios, en el mundo entero, que Dios dará a conocer la Verdad hasta que el Gran Día del Señor amanezca. Todos vosotros debéis uniros para dar gloria a Dios en todos mis santuarios, para que Él, en Su Misericordia, derrame grandes Gracias incluso sobre las almas menos merecedoras, porque ellas son las que Él más busca.

No solo son los bien educados en materia de los Santos Evangelios que Él, mi Hijo, quiere que vengan a mí. No, son los que sienten un vacío dentro de su corazón, donde sin importar lo mucho que busquen la paz interior, son incapaces de encontrarla. Muchas personas buscan felicidad, paz y gozo en esta vida y rara vez los encuentran. Ellas nunca pueden encontrar la paz verdadera si no pueden  encontrar el amor. Solo el amor por los demás puede traeros cerca de Dios, porque sin amor nunca encontréis a Dios Presente.

Yo os pido, queridos hijos, que vengáis a mí, la Madre de la Salvación, y me pidáis que ore, para que Dios os llene con Su Amor. Cuando vosotros recitéis esta oración yo le rogaré a mi Hijo, para que responda a vuestro llamado. Buscad el amor y mostrad lo que tenéis de amor en vuestros corazones  por los demás y compartidlo. Cuando lo hagáis, mi Hijo os llenará de tanto amor, que después estaréis dispuestos para compartirlo entre vosotros. El amor erradicará el odio. Si sentís algún tipo de odio hacia otro ser humano, entonces debéis suplicar a mi Hijo, Jesucristo, para que os libre de esta infestación.

Cruzada de Oración (159) Súplica por el Amor de Dios:

Oh, Madre de la Salvación, te pido que intercedas por mí mientras yo suplico por el Amor de Dios.

Llena mi alma, un recipiente vacío, con el Amor de Dios, para que cuando se esté desbordando, se derrame sobre las almas por las que lucho para mostrarles compasión. 

Por el Poder de Dios, pido que yo sea liberado de cualquier sentimiento de odio que pueda albergar por aquellos que traicionan a tu Hijo. 

Hazme humilde de espíritu, y lléname con generosidad del alma para que yo pueda seguir las Enseñanzas de Cristo y pueda extender Su Amor en cada parte de mi vida. Amén

Del amor se habla, como si fuera fácil de sentir, pero para muchos esto requiere  gran humildad desprovista de todo ego. Si no os humilláis ante Dios, no sentiréis Su Amor. Y sin el Amor de Dios, no podéis prosperar. Solo con el Amor de Dios en vuestras almas podéis difundir la Palabra de Dios. 

Sin Su Amor, las palabras que habláis en Su Nombre, serán estériles y carentes de vida. 

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a8-jul-2014-madre-de-la-salvacion-solo-con-el-amor-de-dios-en-vuestras-almas-podeis-difundir-la-palabra-de-dios/

A %d blogueros les gusta esto: