¿Dios te está llamando a ser un “vigilante” para advertir a otros de lo que viene?

Si confías en este sistema actual, junto con sus vacunas, médicos y políticos, para mejorar tu vida y, con suerte, “volver a la normalidad”, vas a sufrir y muchos de ustedes van a morir. ¿Dios te está llamando a ser un centinela hoy?


Recientemente publiqué un comentario sobre el ministerio de Jeremías, un profeta del siglo VI a.C. que fue llamado por Dios para advertir a la gente en la ciudad capital del Imperio Judío, Jerusalén, sobre el juicio pendiente y el desastre que Dios estaba a punto de desencadenar en juicio contra ellos.

Escribí cómo la decadencia moral del Imperio judío reflejaba la decadencia moral de los Estados Unidos de hoy, y que, en todo caso, Estados Unidos es probablemente más malvado hoy que el Imperio judío que fue completamente destruido en el 586 a.C.

¿Qué sucede cuando un Dios santo y justo se enoja? Lecciones de la historia y el profeta Jeremías

Jeremías fue referido como el “profeta llorón”, porque las visiones del futuro que aguardaban a su país y a su gente eran tan horribles que casi lo volvieron loco.

Todos lo abandonaron, incluidos los familiares, y casi le costó la vida entregar el mensaje que Dios le había dado para llevar a los gobernantes y población de su país, porque no era un mensaje de esperanza, que era lo que querían escuchar, sino un mensaje de fatalidad, donde una gran mayoría de la población estaba a punto de morir horriblemente.

Y mientras Jeremías profetizaba desde la capital judía de Jerusalén, había muchas personas que ya habían sido capturadas y llevadas al cautiverio en Babilonia, incluido el entonces rey de Israel y miembros de la familia real que ya no vivían en Jerusalén.

Una de esas personas era un sacerdote llamado Ezequiel, quien, al igual que Jeremías, fue llamado por Dios para advertir a su pueblo que el juicio era inminente y que no había “regreso a la normalidad” como muchos falsos profetas que vivían en Babilonia estaban prediciendo, dando falsa esperanza para las personas que vivían en cautiverio de que pronto podrían regresar a casa y a su antigua forma de vida.

Ezequiel fue llamado por Dios para ser una “atalaya”, porque sabía la verdad, y Dios dejó en claro que si no decía la verdad, incluso frente a la oposición hostil, cuando llegara el juicio y mucha gente muriera de manera horrible, que su sangre también estaría en las manos de Ezequiel si retrocedía de miedo y no advertía a la gente.

Hijo de hombre, te he puesto por centinela de la casa de Israel; así que escucha la palabra que hablo y dales una advertencia de mi parte.

Cuando le digo a un impío: ‘Seguramente morirás’, y no le adviertes ni hablas para disuadirlo de sus malos caminos para salvar su vida, ese impío morirá por su pecado, y yo te haré responsable de su sangre.

Pero si adviertes al impío y no se aparta de su maldad ni de sus malos caminos, morirá por su pecado; pero te habrás salvado.

Una vez más, cuando un justo se aparta de su justicia y hace lo malo, y yo le pongo una piedra de tropiezo, morirá.

Como no le advirtió, morirá por su pecado. Las cosas justas que hizo no serán recordadas, y te haré responsable por su sangre.

Pero si le adviertes al justo que no peque y él no peca, seguramente vivirá porque recibió la advertencia, y tú te habrás salvado a ti mismo. (Ezequiel 3: 17-21)

¿Dios te está llamando a ser un centinela hoy?

Elegí a propósito una imagen de una mujer para este artículo, porque aunque la palabra “vigilante” que se usa aquí es masculina, ciertamente también hubo mujeres profetas durante este tiempo.

Pero parece que la mayoría de ellas no cumplió con sus deberes de advertir del inminente desastre que aguardaba a su gente, y en cambio confiaron en sus “encantos mágicos” y “adivinación practicada” que hoy serían “medicinas y vacunas”.

Dios tuvo algunas palabras muy duras para estas mujeres que supuestamente debían representarlo y advertir a la gente.

Ahora, hijo de hombre, pon tu rostro contra las hijas de tu pueblo que profetizan de su propia imaginación. Profetiza contra ellas y di: ‘Esto es lo que dice el SEÑOR Soberano: ¡Ay de las mujeres que cosen hechizos mágicos en todas sus muñecas y hacen velos de varias longitudes para sus cabezas para atrapar a la gente!

¿Atraparás la vida de mi pueblo pero preservarás la tuya? Me has profanado entre mi pueblo por unos puñados de cebada y trozos de pan. Al mentir a mi pueblo, que escucha mentiras, has matado a los que no deberían haber muerto y has perdonado a los que no deberían vivir “.

Por tanto, esto es lo que dice el Señor Soberano: “Estoy en contra de tus hechizos mágicos con los que atrapas a la gente como pájaros y los arrancaré de tus brazos; Liberaré a la gente que tú atrapas como pájaros.

Rasgaré tus velos y salvaré a mi pueblo de tus manos, y ya no serán presa de tu poder.

Entonces sabrás que yo soy el SEÑOR. Debido a que desanimaste a los justos con tus mentiras, cuando yo no les había traído ningún dolor, y porque alentaste a los impíos a no volverse de sus malos caminos y así salvar sus vidas, por lo tanto, ya no verás visiones falsas ni practicarás la adivinación.

Salvaré a mi pueblo de tus manos. Y entonces sabrás que yo soy el SEÑOR “. (Ezequiel 13: 17-23)

Dios juzgó a su pueblo en Jerusalén por “idolatría”. La gente buscaba en sus “ídolos” cosas como curación, fertilidad y riqueza. Incluía brujería, hechicería y pociones mágicas.

Estos pecados en la porción de la Biblia del Nuevo Testamento a menudo se usan con la palabra griega pharmakeia, el mismo grupo de palabras que usaríamos  para medicinas, drogas y “médicos”.

Estos son ídolos de la cultura moderna, porque la gente mira a estos ídolos por las mismas razones: salud, fertilidad y riqueza; todas las cosas que Dios quiere proporcionar amorosamente a sus hijos él mismo, en lugar de que ellos busquen a los globalistas luciferinos para que las suministren ellos.

Ezequiel fue llamado por Dios para ser una “atalaya” y advertir a la gente sobre lo que vendría, tal como lo hizo Jeremías, quien vivía en Jerusalén, donde todo esto iba a suceder.

¡El fin! El fin ha llegado a los cuatro ángulos de la tierra. El fin está ahora sobre ti y desataré mi ira contra ti.

Te juzgaré según tu conducta y te pagaré todas tus abominaciones. No te miraré con compasión ni te perdonaré; Ciertamente te recompensaré por tu conducta y las prácticas detestables entre ti.

Esto es lo que dice el Señor Soberano: ¡Desastre! Se acerca un desastre inaudito. ¡Ha llegado el fin! ¡Ha llegado el fin! Se ha levantado contra ti. ¡Ha venido!

La violencia se ha convertido en una vara para castigar la maldad; no quedará nadie del pueblo, ninguno de esa multitud; no habrá riqueza, nada de valor. Ha llegado el momento, ha llegado el día. No se regocije el comprador ni se entristezca el vendedor, porque la ira está sobre toda la multitud.

Arrojarán su plata por las calles y su oro será inmundo. Su plata y su oro no podrán salvarlos en el día de la ira del SEÑOR. No saciarán su hambre ni se llenarán el estómago con ella, porque les ha hecho caer en el pecado.
(Ezequiel 7)

Si este no es un mensaje que desea escuchar, y si siente que está “fuera de tema” y que debería limitarme al tema de las “vacunas”, como muchos de ustedes me envían correos electrónicos cada vez que menciono algo registrado en la Biblia, no me importa. No escribo para complacerte. No se me paga nada por escribir y publicar ninguno de los artículos en Health Impact News , por lo que no tiene derecho a decirme lo que debería y no debería publicar aquí.

Pero si confías en este sistema actual, junto con sus vacunas, médicos y políticos, para mejorar tu vida y, con suerte, “volver a la normalidad”, vas a sufrir y muchos de ustedes van a morir .

Pero al menos tu sangre no estará en mis manos, porque te lo he advertido ahora, y de hecho he estado advirtiendo al público y escribiendo artículos como este durante casi 20 años, llamando a la medicina moderna exactamente lo que es: idolatría .

Y si sabes la verdad, pero tienes miedo de decirla porque sabes que te ridiculizarán y se reirán de ti, o peor aún, debes decidir ahora mismo a quién y a qué temes más.

Pero la casa de Israel no está dispuesta a escucharte porque no está dispuesta a escucharme a mí, porque toda la casa de Israel es endurecida y obstinada.

Pero te haré tan inflexible y endurecido como ellos. Haré tu frente como la piedra más dura, más dura que el pedernal. No les tengas miedo ni te aterrorices, aunque son un pueblo rebelde. (Ezequiel 3: 7-9)

Traducido por Ejército Remanente 🏹 de healthimpactnews.com

Tú eres un profeta, el profeta de los últimos tiempos

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

13 de julio de 2012

Mi muy querida bienamada hija, tú debes saber que la función del profeta difiere de la del visionario.

Un profeta siempre será un marginado, odiado, temido y aislado.

Un profeta siempre trabajará solo, como si estuviera arrojado en un desierto. El único fruto dentro del árido desierto será la Voz de Dios. 

Hija Mía, cuando te sientas sola y abandonada, sabe que así es como los profetas se sintieron en el pasado. Muchos profetas sintieron el peso de esta tarea puesta delante de ellos. 

La mayoría de ellos sabían que no eran dignos de impartir la Santa Palabra de Dios pero aceptaron la Llamada Divina de los Cielos porque fueron enviados. 

Debido a que ellos fueron enviados al mundo, ellos sabían, instintivamente, las obligaciones que tenían que cumplir, aunque no era fácil.

Cada palabra que pronunciaron fue arrojada de vuelta a sus caras.

Toda palabra, fué destrozada en las sinagogas y en los templos fundados para adorar a Dios. Muchos fueron expulsados por su propia gente y no pudieron regresar a sus lugares de nacimiento. 

Muchos se volvieron nómadas, y nunca encontraron un lugar donde ellos fuesen bienvenidos como un hijo perdido. Sin embargo, ellos trabajaron, vivieron y permanecieron solos sin nadie a quien recurrir. 

Aun así, ellos sabían, en sus corazones, que estaban siendo guiados por Dios y no sintieron miedo mientras hablaban con Su Voz.

Las gracias que se les dieron, los capacitaron para ser fuertes. Nunca vacilaron en anunciar las advertencias al pueblo de Dios, las profecías y la Palabra de Dios.

No les importaba que se burlaran de ellos, porque sabían que la Verdad de Dios era el alimento de vida. 

Sin la Verdad, los hijos de Dios no hubieran tenido los medios para reconocer las profecías como predichas. Ni hubieran sido capaces de aceptar las Leyes establecidas por Dios para el bien de la humanidad. 

Rechazados, ridiculizados, desterrados y considerados como excéntricos, así como lo fui Yo durante Mi tiempo en la Tierra, ellos todavía anunciaban la Palabra de Dios. Sus palabras viven por siempre. Ellos nunca morirán porque hablaron la Palabra del Señor, Dios el Altísimo.

Y así será contigo. Tú permanecerás sola como una voz en el desierto. 

Tú serás ignorada en muchos sectores de Mi Iglesia en la Tierra. 

La diferencia esta vez es que estas profecías se desarrollarán en vuestro tiempo de vida y la Verdad será demostrada a esta generación.

Entonces ellos creerán cuando la prueba de “el Aviso” sea presenciada.

Las profecías de los Sellos, a medida que Yo los abro y te revelo los contenidos, también probarán que Yo le estoy hablando al mundo a través de ti, el 7° Ángel, el 7° Mensajero. 

Tú serás escuchada, sin embargo te insto a permanecer en silencio y a no comentar a aquellos que te cuestionan o te desafían. 

Tú no entiendes el significado de los mensajes todavía. Con el tiempo lo harás. Entretanto, no tienes la autoridad de defender Mi Palabra. 

Todo intento será hecho para embaucarte a responder en la esperanza de que te enredes a ti misma a través de tu falta de conocimiento. Así que debes permanecer en silencio, aislada y anónima hasta que Yo te dé la instrucción. 

Así que ahora deberías entender por qué tú eres diferente a los visionarios. Es porque tú eres un profeta, el profeta de los últimos tiempos. 

Esta misión está protegida por los Cielos y no puede ser destruida. 

Ve en paz y en entendimiento, hija Mía.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a13-jul-2012-ahora-deberias-entender-por-que-tu-eres-diferente-a-los-visionarios-es-porque-tu-eres-un-profeta-el-profeta-de-los-ultimos-tiempos/

A %d blogueros les gusta esto: