La tormenta que se acerca

Globalistas no estarán satisfechos hasta que no fomenten la agitación social generalizada -o la guerra civil global de facto- Lo que necesitamos es una campaña mundial organizada de desobediencia civil clásica y no violenta.

Por CJ. Hopkins

Así que parece que GloboCap no estará satisfecho hasta que no fomente la agitación social generalizada -o la guerra civil global de facto- que necesita como pretexto para encerrar el nuevo totalitarismo patológico y convertir lo que queda de la sociedad en un estado policial global pseudomedicalizado, o esto parece ser la dirección en la que nos dirigimos actualmente. Parece que nos dirigimos hacia allí a una velocidad vertiginosa.

No tengo una bola de cristal ni nada por el estilo, pero espero que las cosas se pongan bastante feas este otoño, y probablemente aún más feas en el futuro cercano.

Sí, amigos míos, una tormenta se ha estado preparando durante los últimos 16 meses. Y GloboCap se dirige directamente hacia ella.

Yo, y otros muchos como yo, hemos seguido su implacable avance como un Centro Internacional patologizado-totalitario de Huracanes (ya sabes, como el de Miami, excepto que todos los meteorólogos son “teóricos de la conspiración”). Hemos documentado toda la propaganda, las mentiras, la manipulación estadística, la derogación de los derechos constitucionales, los escuadrones de la Nueva Normalidad, la censura de las empresas y todo el resto del despliegue de la nueva ideología oficial y las medidas totalitarias desplegadas para hacerla cumplir.

Nuestros esfuerzos no han sido en vano, pero no han sido lo suficientemente exitosos como para cambiar el curso de los acontecimientos que ahora están tomando… un curso de los acontecimientos que siempre ha sido claro, un curso que todo movimiento totalitario debe tomar para llegar a donde va. No se pueden convertir sociedades enteras en sistemas casi totalitarios sin que se produzcan disturbios civiles, caos, revueltas, guerras u otros cataclismos.

El lavado de cerebro a las masas está muy bien, pero en algún momento tienes que empujar a la gente que se resiste a tu nueva “realidad” totalitaria a convertirse en insumisos, para poder reprimirlos y convertirlos en enemigos oficiales, que es lo que parece estar ocurriendo ahora.

GloboCap está intensificando el totalitarismo, y nos lo están echando en cara.

Aquí, en la Alemania de la nueva normalidad, destacados responsables de la salud ladran abiertamente consignas goebbelianas como “NO HAY LIBERTAD PARA LOS NO VACUNADOS” y “LOS NO VACUNADOS SON UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD”.

En toda Europa, incluido el Reino Unido, donde se acerca el “Día de la Libertad“, se están implantando sistemas pseudo-médicos de segregación social.

En Francia, Grecia y muchos otros países, a las personas que se niegan a ser “vacunadas” se les quita el trabajo y se les castiga de otras maneras.

En Estados Unidos, donde los no vacunados también están siendo segregados, las brigadas de matones de la Nueva Normalidad van de puerta en puerta, intimidando a las familias reticentes para que se amolden a la nueva ideología oficial.

Y así sucesivamente… Estoy cansado de citar hechos. No hacen ninguna diferencia para la gran mayoría de los Nuevos Normales de todos modos.. Como he señalado en varias columnas anteriores, esta gente ha renunciado a su racionalidad y han sido engullidas por un movimiento totalitarioque se ha convertido en su “realidad” perceptiva y social, ahora su “salud mental” depende de defender esa realidad, por lo que los hechos no significan absolutamente nada para ellos.

Y usted ya conoce los hechos.

Sí, tú. Nosotros. Los otros. Los no vacunados. Los “negadores de Covid”. No crees que los Nuevos Normales más convencidos han leído esta columna hasta el final, ¿verdad? No, no lo han hecho. Si se topan con ella en Internet  y accidentalmente comienzan a leerla, sus cerebros se apagarán después del primer párrafo… literalmente, se apagan neurológicamente.

La reconocieron como una amenaza para su “realidad” y la borraron instantáneamente de su conciencia, o la denunciaron a las autoridades competentes, quizás el FBI, el Bundesnachrichtendienst, o Facebook, o cualquier otra organización mundial.

A esto es a lo que se ha llegado… personas que denuncian los “delitos de pensamiento” de otros a las corporaciones mundiales y a las fuerzas del orden de los gobiernos “democráticos” con la esperanza de destruir o dañar sus vidas o, como mínimo, hacer que sean censuradas o borradas de la vista del público.

Como ya señalé en mi anterior crónica, nuestras sociedades se han desgarrado. Vivimos en dos “realidades” mutuamente hostiles, un estado que no puede durar indefinidamente. El problema para nosotros (es decir, los no vacunados) es que probablemente somos el 20-25% de la población, y por lo tanto somos superados masivamente por los Nuevos Normales. El problema para los Nuevos Normales es que probablemente somos un 20-25% de la población, lo que representa demasiada gente para encarcelar o apartar de la sociedad.

Así que su plan es hacernos la vida lo más miserable posible, segregarnos, estigmatizarnos, demonizarnos, intimidarnos, acosarnos y presionarnos para que nos amoldemos en todo momento.

No nos van a meter en trenes hacia los campos. GloboCap no son los nazis. Necesitan mantener la simulación de la democracia.

Así que necesitan transformarnos en una subclase de “teóricos de la conspiración antisocial”, de “desinformadores antivacunas”, de “supremacistas blancos que niegan los resultados de las elecciones”, “extremistas domésticos potencialmente violentos” y cualquier otro epíteto que se les ocurra, para poder retratarnos como lunáticos peligrosamente desequilibrados y excluidos de la sociedad de una forma que haga parecer que nos hemos excluido a nosotros mismos.

Este proceso ya está en marcha y no hará más que intensificarse, conduciendo inevitablemente a la agitación social. Los no vacunados firmes no se van a quedar de brazos cruzados. De nuevo, esto no es la Alemania nazi. Ya somos demasiados los que nos resistimos. Pueden aislarnos, prohibirnos viajar, censurar nuestras manifestaciones, retirarnos de las plataformas, cancelar nuestras cuentas bancarias y acosarnos, pero no pueden hacernos desaparecer por la fuerza.

Así que seguirán acosándonos hasta que perdamos el equilibrio. Hemos sido increíblemente disciplinados hasta ahora, pero vamos a perder la paciencia. La cosa se va a poner fea. Habrá gente que saldrá herida.

Lo cual, por supuesto, es exactamente lo que quiere GloboCap. Nada les hará más felices que si nos convertimos en “extremistas violentos”, como han estado haciendo durante los últimos cinco años. Necesitan desesperadamente que nos convirtamos en estos “extremistas” antes de que envalentonemos a demasiados otras personas con nuestra “desinformación”, nuestras “vacilaciones en cuanto a las vacunas”, nuestra “negación de los resultados electorales” y nuestro disgusto general por el conjunto del programa  ideológico global-capitalista.

Por desgracia, su deseo probablemente se hará realidad.

Lo que necesitamos es una campaña mundial organizada de desobediencia civil clásica y no violenta, pero no nos darán tiempo para organizarla. Mantendrán la presión, aumentaran el ritmo, la propaganda oficial, las insensateces, la confusión, las normas siempre cambiantes, la histeria de masas y las mentiras flagrantes, hasta que empecemos a indignarnos en los restaurantes, los pubs, las escuelas y los transportes públicos, y los establecimientos segregados de la Nueva Normalidad empiecen a ser vandalizados por la noche, o algo peor, y que otras formas de “acción directa” sean adoptadas.

En ese momento, el juego habrá terminado, porque habrán ganado. Seremos los “extremistas” de los que desconfiaban, y podrán hacer lo que quieran con nosotros, y nuestros antiguos amigos (ahora Nuevos Normales) aplaudirán, o mirarán hacia otro lado en silencio.

O… no sé, tal vez me equivoque. Tal vez algunos de los Nuevos Normales todavía estén leyendo este ensayo, y todavía puedan, a estas alturas, entrar en razón. Quizá aún podamos evitar la tormenta y la plena implantación de la “Nueva Realidad Normal”. Lo sé, probablemente soy un idealista sin remedio, pero déjame contarte una pequeña anécdota antes de dejarte ir.

He estado presionando, o regañando educadamente, a Glenn Greenwald, a quien respeto, y siempre he respetado, para que tenga un  un par y al menos hable en contra de las características totalitarias del movimiento New Normal. Glenn está completamente de acuerdo con la narrativa oficial de Covid, y ha dejado claro que no tiene ningún interés en utilizar sus habilidades de periodismo de investigación para investigar esa narrativa oficial.

A pesar de ello, he seguido presionándole, pinchándole amablemente y animándole a publicar algunas palabras críticas o a plantear algunas preguntas de periodismo de investigación sobre la campaña de propaganda oficial más descarada de la historia de las campañas de propaganda oficial y de las acciones totalitarias descaradas de los gobiernos de todo el mundo.

Por ejemplo, hace poco publiqué esto en Twitter.

Quince meses después del comienzo de la Nueva Normalidad, mientras los responsables gubernamentales ladran abiertamente eslóganes goebbelsianos como “NO HAY LIBERTAD PARA LOS NO VACUNADOS” y “LOS NO VACUNADOS SON UN PELIGRO PARA LA SOCIEDAD”, el silencio en algunos sectores es ensordecedor.

Poco después -y estoy seguro de que fue sólo una coincidencia, ya que Glenn no sigue a Consent Factory- tuiteó este mensaje blasfemo sobre la Nueva Normalidad:

El Reino Unido es uno de los países más vacunados del mundo. El 70% tiene al menos una dosis.

Más de la mitad tienen ambas. Los CDC dicen que las personas vacunadas no necesitan llevar máscaras.

¿Por qué los expertos que siguen insistiendo en que la vacuna es eficaz piden a la gente que actúe como si no fuera. Â¿Por qué ignorar los consejos del CDC?

Así que, aparentemente, todavía es posible que las personas que creen en la narrativa oficial de Covid como si fuera la palabra de Dios se manifiesten en contra de algunos de sus aspectos, o simplemente cuestionen educadamente su lógica, o dejen de comportarse como un grupo de “buenos alemanes” que obedecen ciegamente a una nueva iteración del totalitarismo que se desarrolla ante sus ojos.

Sí, lo sé. Me aferro a cualquier cosa, pero tengo una fe loca en la gente. Además, me estoy haciendo mayor, así que no tengo tantas ganas de ver peleas callejeras como hace 30 o 40 años.

Ah, y, casi lo olvido, a todos mis amigos del Reino Unido de la Nueva Normalidad… ¡Feliz Día de la Libertad!

https://off-guardian.org

Traducido por Verdad y Paciencia

Agitaciones en el mundo causadas por la falta de amor a Mí

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

9 de Agosto de 2011


Ha llegado el tiempo de las agitaciones en el mundo, en donde el hombre se levanta contra el hombre, el hermano contra el hermano y el vecino contra el vecino, como se ha predicho. Los sucesos se desencadenarán ahora, uno detrás de otro. Muchos países experimentarán esto. Hay en el mundo mucha ira, decepción y miedo entre Mis hijos. Diles que estos sucesos los enciende Satanás y que se producirán más agitaciones y se intensificarán antes de El Aviso.

Esto, hija Mía, ha sido predicho como solo una de las señales que la humanidad experimentará durante el año 2011, el año de la Purificación.

Mis hijos presenciarán conmocionados el mal que existe en el mundo, en las almas de aquellos que se mueven por el puro odio y la ira entre unos y otros. Hija mía, no hay vencedores en esta batalla que continuará desencadenándose. Estas atrocidades son llevadas a cabo por la mano del hombre. Esto es por causa de su falta de amor a Mí y a Mi Padre Eterno, que se volverán cómplices serviciales de Satanás.

Recen, hijos Míos, por todos aquellos que sufrirán a causa de los disturbios en el mundo, pues solo unos pocos países escaparán a estos estallidos de furia y destrucción. Esta guerra del odio se podrá ver en el interior de distintos países y pueblos. Confusión, terror y aflicción serán sentidos por muchos.
Por favor, hijos, confíen en Mi Padre, Dios el Padre Eterno, para que Su Mano ayude a detener estas calamidades. Permanezcan firmes, alertas y fieles a Mí, su amado Salvador. Todo mejorará en su mundo cuando se den cuenta de la importancia del amor en su vida y de la importancia de la armonía y de solidarizarse por su prójimo. La oración ayudará a reducir el impacto de los disturbios malignos.

Recuerden que la guerra, la violencia y el crimen no vienen de Dios.

Son creados por Satanás. Su enojo ha alcanzado actualmente a un grado sin precedentes y su cólera se descarga sobre Mis hijos, infiltrándose en aquellos que son débiles de espíritu y no tienen amor en sus corazones.

Escúchenme ahora: ámense unos a otros como Yo los amo. Rechacen ahora a Satanás y a sus secuaces y marionetas. Recen al Arcángel San Miguel, para que proteja su comunidad. Récenme para que los guíe.

Recen para invocar que el Espíritu Santo descienda sobre sus países.

Su Misericordioso Salvador
Jesucristo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a09-ago-2011/

A %d blogueros les gusta esto: