Monseñor Viganò: Las vacunas hechas con tejido fetal son un ‘sacrificio humano de víctimas inocentes ofrecidas a Satanás’

No podemos dejar de ver cuán instrumental es la vacuna, precisamente en su valor “místico”, para la aceptación colectiva del sacrificio humano como algo normal y de hecho necesario: la criatura más inocente e indefensa, el bebé en el útero en el tercer mes de gestación, es sacrificado y desmembrado para extraer tejido de su cuerpo todavía palpitante con el que producir una no cura, una no vacuna.

El arzobispo Carlo Maria Viganò, en un prólogo de un libro sobre el problema de la vacuna contra el coronavirus, denuncia la naturaleza satánica de esta vacuna que utiliza tejido de bebés abortados en su producción y prueba. Para este prelado italiano, la vacuna es una herramienta de la ideología globalista que es “antihumana, antirreligiosa y anticristica”.

Viganò ve que “el aborto es propuesto por los satanistas como un rito religioso verdadero y apropiado”, argumentando que en esta cosmovisión satánica, a través de una vacuna contaminada con el aborto, uno se convierte en miembro de la anti-iglesia satánica. Escribe que Satanás afirma, “a través de las compañías farmacéuticas que utilizan tejido fetal de abortos para fabricar una supuesta vacuna que se presenta en el delirio del Covid-19 como sacramento de salvación por el cual uno se incorpora al ‘cuerpo místico’ de Satanás, la anti-iglesia globalista ”.

Mors Tua Vita Mea (Tu muerte es mi vida) es el título del libro italiano sobre las vacunas contra el coronavirus contaminadas con el aborto al que el arzobispo Viganò ha contribuido con un prólogo (ver extractos en la traducción al inglés a continuación). Editado por el profesor Massimo Viglione, el libro contiene ensayos también del obispo Athanasius Schneider y del editor en jefe de LifeSite, John-Henry Westen. Su subtítulo es: “El fin no justifica los medios”.

Para el arzobispo Viganò, no hay duda de que las vacunas contra el coronavirus nunca pueden justificar la matanza de los bebés por nacer. Por el contrario, esta vacuna parece usarse como un medio para acostumbrarnos cada vez más a la matanza de bebés por el bien de la humanidad. Él afirma:

… no podemos dejar de ver cuán instrumental es [la vacuna], precisamente en su valor “místico”, para la aceptación colectiva del sacrificio humano como algo normal y de hecho necesario: la criatura más inocente e indefensa, el bebé en el útero en el tercer mes de gestación, es sacrificado y desmembrado para extraer tejido de su cuerpo todavía palpitante con el que producir una no cura, una no vacuna, que no solo no cura del virus, sino que con toda probabilidad causa un mayor porcentaje de muerte que el propio Covid, especialmente en ancianos o enfermos.

A continuación se muestra el extracto del prólogo del arzobispo Viganò del libro Mors Tua Vita Mea , publicado con la amable autorización del profesor Massimo Viglione:

Aures habent, et no audient.
Sal 113

La barbarie en la que se encuentra nuestra sociedad es ahora evidente: sus valores se han ido borrando paulatinamente como vestigios odiosos de un mundo extinto, en beneficio de los delirios de la ideología globalista, que se muestra cada vez más antihumana, antirreligiosa. y anticristica. El principio más antitético de esta barbarie infernal con respecto a la civilización cristiana es el infanticidio, el sacrificio humano de víctimas inocentes ofrecido a Satanás; ya pesar del horror de verlo admitido descaradamente, no podemos sorprendernos si los satanistas proponen el aborto como un verdadero y propio rito religioso, al que hay que proteger en nombre de la libertad de culto. Los antiguos rituales paganos – omnes dii gentium demonia, dice el Salmo – vive de nuevo hoy en la ofrenda de sacrificio que las madres desafortunadas creen que se puede reclamar como un derecho.

Si el primogénito de Israel pertenece al Señor, la simia Dei exige mucho más de los primogénitos e incluso los reclama a través de las empresas farmacéuticas que utilizan tejido fetal procedente de abortos para fabricar una llamada vacuna que se presenta en el delirio del Covid-19 como sacramento de salvación por el cual uno se incorpora al “ cuerpo místico ”de Satanás, la anti-iglesia globalista. Por otro lado, la connotación “litúrgica” de la pandemia se hace eco intencionalmente de signos y símbolos propios de la Religión Verdadera de tal manera que engañan incluso a los simples y los empujan a conformarse a un culto colectivo que los exime de tomar decisiones de manera independiente y los ata a una obediencia acrítica. No podemos olvidar las procesiones fúnebres de camiones militares, la actitud contradictoria e intolerante de los sacerdotes Covid , el magisterio de la salud de los “expertos”, la inquisición contra los “herejes” negacionistas, y la adherencia fideísta a las supersticiones más grotescas pasadas por ciencia por brujos virólogos y vestales televisivas.

El suero genético que se denomina vacuna, como muy bien han demostrado científicos y especialistas y como admiten sus propios productores, no garantiza la inmunidad; no descarta efectos secundarios graves a corto y largo plazo; no es eficaz contra ciertas variantes de Covid; no elimina la necesidad de máscaras y distanciamiento social; en la mayoría de los casos aumenta el número de pruebas positivas, por lo que también aumenta el terrorismo mediático y el endurecimiento de las medidas de contención. Propuesta como panacea, la llamada “vacuna” ha resultado ser solo la fuente de enormes y escandalosos beneficios para las grandes farmacéuticas y, al mismo tiempo, sirve de pretexto para imponer pasaportes sanitarios y otros sistemas de control de masas. y limitación de las libertades naturales. 

Pero junto a esta evidente inutilidad de la “vacuna”, una inutilidad que cualquier médico no subordinado al sistema habría considerado desde el principio, ya que los virus Corona son susceptibles de mutación, no podemos dejar de ver cuán instrumental es, precisamente en su Valor “místico”, a la aceptación colectiva del sacrificio humano como algo normal y de hecho necesario: la criatura más inocente e indefensa, el bebé en el útero en el tercer mes de gestación, es sacrificado y desmembrado para extraer tejido de su todavía palpitante cuerpo con el que producir una no cura, una no vacuna, que no solo no se cura del virus, sino que con toda probabilidad causa un porcentaje de muerte mayor que el propio Covid, especialmente en los ancianos o enfermos.

Pero, ¿quiénes son las madres que, negando su propia naturaleza, acceden a matar a su propio hijo? La mayoría de ellas son mujeres en su primer embarazo, inconscientes del horror que están a punto de cometer y del remordimiento que las acompañará para siempre. Aquí están los primogénitos consagrados a Satanás: los hijos de madres desafortunadas y niñas malcriadas, que descubren lo que significa ser madres precisamente en no querer serlo, pervirtiendo su feminidad reduciéndola a moneda de cambio o instrumento de goce efímero, en nombre de derechos que reclaman para sí mismos pero que se permiten negar a las criaturas que llevan en su seno. El non serviam se repite inexorablemente cada vez que la obediencia del Fiat se rechaza y se rebela contra la voluntad del Todopoderoso.

En el aborto, Satanás logra el mayor daño a Dios: lo ofende como Creador, convirtiendo a la madre en la asesina de su propio hijo; lo ofende como Señor, usurpando el derecho a la vida y la muerte sobre criaturas inocentes y reclamando el derecho a violar el Quinto Mandamiento con impunidad; lo ofende como Redentor, anulando los frutos de la Pasión de Cristo por las criaturas muertas sin la gracia del Bautismo; lo ofende como Padre, al mismo tiempo que difama la Sagrada Maternidad de la Santísima Virgen.

En esta dolorosa fase de la historia de la Iglesia reina una gran confusión: la inacción o el abuso de la autoridad de la Jerarquía, junto con la traición de tantos falsos pastores y mercenarios, no ayuda a disipar la confusión de los fieles, y ciertamente los Pastores incluso alimentan la confusión con direcciones parciales, discordantes y contradictorias. En esto también podemos darnos cuenta de la gravedad de la situación, y hasta qué punto la deserción de los pastores es una premisa necesaria para el establecimiento del reino del Anticristo. Si el Papa y los obispos tuvieran un mínimo de temor a Dios, no intentarían justificar con un sofisma indigno una vacuna que para ser producida requiere de células madre obtenidas de fetos abortados voluntariamente. El pretium sanguinis. Bastaría para que ni siquiera lo tuvieran en cuenta, pero quizás entre los beneficiarios de ese pretium también haya Prelados que se preocupan más por la hipócrita alabanza de los enemigos de Cristo que por el heroico testimonio de la Fe. […]

LifeSiteNews

Vuestro futuro ha sido sellado por la promesa que habéis hecho a la bestia

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

29 de mayo de 2013

Soy el Principio y el Fin. Soy el Creador de todo lo que es y lo que será. Soy el Amo de la vida y de la muerte. Nadie tiene la autoridad de intervenir en la vida o en la muerte, ya que solo Yo, vuestro Padre Todopoderoso, puedo intervenir en cualquiera de las dos.

Cuando el hombre comienza a creer que es tan bueno, si no más poderoso que Yo, tratará de imitarme. Cuando el hombre quiere tomar control sobre Mi creación, él está siendo tentado por Satanás para pecar. Cuando el pecado del orgullo infesta el alma a tal extremo, el hombre me desafiará destruyendo la vida en la Tierra.

¿Por qué querría el hombre hacer esto? El quiere obtener poder sobre lo que ha sido dado libremente por Mí, cuando el hombre toma la vida de un niño en el vientre. Cuando quiera controlar la población, destruirá la vida antes del nacimiento y matará a aquellos que él siente que ya no deben mantener la vida.

Hay un plan, hija Mía, por un grupo para destruir el crecimiento de la población mundial. Y eso es a través del terrible mal que es promulgado a través del aborto. El aumento en el aborto y la rápida introducción de éste por todo el mundo, no es accidente. Está siendo propagado a través de cada nación. Aquellas naciones que se oponen al aborto, serán empujadas a un lado por la bestia con los diez cuernos y forzadas a introducir esta abominación.

Por Mi Mano, arrojaré un castigo severo sobre aquellas naciones que han introducido el aborto. Lo veréis suceder tan pronto como esas leyes sean introducidas y por el castigo que infligiré. Sabréis que es Mi Mano, la que ha sido arrojada sobre tal perversidad. Aquellos de vosotros que pensáis que tenéis el derecho de tomar una vida, sabed que este derecho no existe. Tomad una vida y no tendréis vida. Ninguna Vida Eterna será vuestra, si ayudáis en cualquier acto, que traiga tales leyes perversas a la existencia. El mismo castigo será infligido sobre aquellos de vosotros que os atreváis a justificar la eutanasia.

Mi Misericordia es abundante y perdonaré a aquellos que no comprenden la diferencia entre lo correcto y lo incorrecto. Pero cuando deliberadamente tomáis parte en el plan mundial para destruir la vida, como parte de un grupo satánico, estáis condenados. Vuestro futuro ha sido sellado por la promesa que habéis hecho a la bestia, y en breve, vuestra alianza con el Anticristo.

Al tomar la vida del inocente y forzar tales leyes a la existencia, estáis abiertamente desafiando uno de Mis más importantes Mandamientos -no matarás. Cuando vosotros planeáis tal genocidio a semejante nivel mundial, estáis llevando a cabo la obra del diablo y por esto, os destruiré.

Os estoy dando primero avisos y luego, si estas perversas leyes no son restringidas, no Me dejáis alternativa. La Tierra se sacudirá con tal fuerza que os tragará. Golpearé a cada nación de acuerdo a la extensión del número de inocentes que hayais asesinado Si no intervengo, muy pronto vuestras naciones serán devoradas por la bestia y no quedará nadie. Necesito que sepáis que el pecado ha infestado la Tierra a tal extensión, que solo queda un titileo de Luz. Esa luz es la Luz de Dios y está presente en Mi Hijo y en Su Cuerpo Místico. Vuestros pecados continúan flagelándolo y esto se intensificará hasta la etapa cuando Su Iglesia sea crucificada. Cuando esto suceda, la oscuridad descenderá y entonces vendrá el fin.

Mi ira ha alcanzado su límite. Vuestras oraciones ayudarán a mitigar algo del castigo, que arrojaré sobre este mundo ingrato y sobre esos pecadores impíos, pero no todos, porque estos castigos deben llevarse a cabo, para que Yo pueda detener estos planes para que no os destruyan. Si no trato de detener la propagación de tales abominaciones, no habría remordimiento, Ni vergüenza, ni conocimiento del hecho de que Yo, Dios Altísimo, creé la vida y la quito de acuerdo a Mi Voluntad. Nadie más tiene el poder de hacerlo del mismo modo.

Mi enojo se ha mostrado a Mis hijos a través de los siglos, pero hasta ahora, habéis resistido los castigos, que derramaré ahora sobre aquellos que son culpables de introducir el acto del aborto.

Vuestro Padre,

Dios Altísimo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a29-may-2013-dios-padre-golpeare-a-cada-nacion-de-acuerdo-a-la-extension-del-numero-de-inocentes-que-hayais-asesinado/

A %d blogueros les gusta esto: