El Adviento

‚ÄúNo se sabe cu√°ndo ser√° el fin del mundo, pero el tiempo de Adviento ha llegado‚ÄĚ, expresaba esta ma√Īana el p√°rroco de un pueblo cualquiera de la Espa√Īa olvidada.

Y a partir de ahí yo cerraba los ojos. Para sentir. Y para seguir sintiendo. En la mano una Cruz de San Benito que minutos después, tras la eucaristía, bendeciría ese mismo sacerdote. Y la palabra de Dios, como cada domingo, se hacía presente. Su calor sobre la Cruz, su hálito en todo el templo y su voz en lo más profundo de donde brota la llama del amor, en el corazón.

La mascarilla tapaba las l√°grimas, los ojos cerrados escond√≠an el torrente de emociones, agua y sal en esas l√°grimas de j√ļbilo, esperanza de escuchar una vez m√°s la palabra de Dios. En su casa, en el templo, en la Iglesia.

Y mientras el buen cura preparaba sobre la mesa la comuni√≥n, ah√≠ estaba √Čl abraz√°ndolo, agradeci√©ndole su fe, y acompa√Ī√°ndolo ante los ojos invisibles de todos. O de casi todos. El Hijo de Dios recorri√≥ los primeros bancos donde ni√Īos y ni√Īas asist√≠an a la misa dominical preparatoria de las Comuniones de primavera. Y √Čl, regando de amor sus corazones y sembrando la semilla de la esperanza, volv√≠a a estar, como siempre ha estado a lo largo de los siglos.

Comienza el tiempo de Adviento. Nos preparamos para recibirlo, como cada a√Īo, pero quiz√° ahora con un misterio divino que nos hace m√°s f√°cil sentir su propia mano ungiendo nuestro esp√≠ritu.

Aleluya

Ayudadme a preparar al mundo para Mi Segunda Venida

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

22 de abril de 2012

La Humanidad debe saber que el tiempo para que Yo Me presente a un mundo incr√©dulo, no est√° lejos.

Todos los hijos de Dios que sois devotos creyentes, deb√©is ahora, por vuestra lealtad a M√≠, vuestro bienamado Jesus, ayudarme a preparar el mundo para Mi Segunda Venida.

Demasiado tiempo ha sido ya concedido para atraer a las almas de regreso a Mi Sagrado Corazón.

Esto fue importante porque, sin este tiempo, muy pocas almas serían capaces de entrar a Mi Nuevo Paraíso.

Insto a todos aquellos, en Mi Santo Nombre, que me permit√°is guiaros para ayudaros a proclamar la verdad de Mis ense√Īanzas, en cada rinc√≥n del mundo.

Predicad primero Mis ense√Īanzas sencillas.

El amor al prójimo, es esperado de todos aquellos que dicen que son seguidores Míos.

Hablad solo de Mi Segunda Venida.

A cualquiera que os acuse, recordadle que Mi promesa de venir otra vez en Gloria a juzgar a los vivos y a los muertos, est√° por ser cumplida durante la vida de esta generaci√≥n.

Mi Espíritu Santo, inundará las almas de aquellos a quienes vosotros impartáis Mi Santa Palabra.

Pero primero, deb√©is pedirme a M√≠, esta Gracia especial. Antes de que Yo os autorice a hacer esta sagrad√≠sima obra, os hago una llamada para pedirme por estas gracias a trav√©s del rezo de la Cruzada de Oraci√≥n (48).

Cruzada de Oraci√≥n (48) Oraci√≥n para pedir por la gracia para Proclamar la Segunda Venida de Cristo:

‚ÄúOh Jes√ļs m√≠o, conc√©deme la Gracia de proclamar Tu Santa Palabra a toda la humanidad,

para que las almas puedan ser salvadas.

Derrama Tu Santo Espíritu sobre mí,

Tu humilde siervo,

para que así Tu Santa Palabra pueda ser escuchada y aceptada,

especialmente por aquellas almas que m√°s necesitan Tu Misericordia.

Ay√ļdame a honrar Tu Santa Voluntad en todo momento y a nunca  ofender o condenar a aquellos que rechazan la Mano de Tu Misericordia.

Am√©n‚ÄĚ

Id ahora, Mi ejército, porque os ha sido dada la armadura que necesitáis para convertir a la humanidad.

Seréis ridiculizados en vuestra misión, insultados y desafiados.

Sabed que cuando ésto suceda, vosotros seréis verdaderamente hijos de Dios.

No temáis, porque Yo os daré la fuerza para superar tales obstáculos.

Yo os guiaré durante todo el camino. Id en paz y amor.

Vuestro bienamado Jes√ļs

Leer m√°s: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a2012-abr-22-ayudadme-a-preparar-al-mundo-para-mi-segunda-venida/

A %d blogueros les gusta esto: