El Adviento

ā€œNo se sabe cuĆ”ndo serĆ” el fin del mundo, pero el tiempo de Adviento ha llegadoā€, expresaba esta maƱana el pĆ”rroco de un pueblo cualquiera de la EspaƱa olvidada. Y a partir de ahĆ­ yo cerraba los ojos. Para sentir. Y para seguir sintiendo. En la mano una Cruz de San Benito que minutos despuĆ©s,Sigue leyendo “El Adviento”