Mauricio Ozaeta repasa el Apocalipsis desde el gozo, no desde el miedo

Sabemos que tenemos que pasar antes por la purificación del Anticristo, pero Mauricio nos recuerda las claves para vivir todo este proceso debidamente con la Esperanza y alegría de quien vive entregado al amor de Dios. El Señor nos lo recuerda a continuación en el mensaje del Libro de la Verdad, libro que no es sino la explicación del Apocalipsis, pues Dios no hace nada sin antes revelar su secreto a sus siervos los profetas (Amós 3,7)

«Ríndanse a Mí con amor, esperanza y gozo y Yo quitaré sus miedos y las preocupaciones innecesarias» . Jesús

No escuchéis los clamores exagerados acerca de los Últimos Tiempos

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

8 de enero del 2013

Cuando Yo deseo preparar al mundo para Mi Segunda Venida, debo pedir que todos Mis seguidores confíen en Mí completamente. Los amo. Yo siempre responderé a sus oraciones, con el fin de mitigar los actos malvados, que están siendo planeados en el mundo por los enemigos de Dios. 

Yo los protejo a ustedes, Mis seguidores. Yo nunca podría esconderles la Verdad. Debo advertirles contra las profecías incorrectas, que están siendo enviadas por falsos profetas en el mundo en este momento y que crean terror en los corazones de las almas.

La Mano de Mi Padre, como les he dicho antes, caerá sobre aquellas almas perversas, cuando traten de llevarse a los hijos de Dios de la Tierra, antes de que sean aptos de entrar a Mi Reino.

Nunca deben permitir que el miedo destruya la esperanza o que el terror destruya el amor. El amor destruirá al mal. El amor crecerá en el mundo y será esparcido por la Gracia de Dios, en respuesta a las oraciones de Sus hijos. 

¡No escuchen clamores exagerados, que puedan oír acerca de los Últimos Tiempos! No permitan que esos cuentos, muchos de los cuales equivalen a ficción, los molesten o asusten. 

Yo, Jesucristo, en Mi Misericordia, destruiré el mal, ya que nunca Me daré por vencido de las almas. Dios es Amor. El Poder de Dios es Todopoderoso. 

Dios es Misericordioso, ¡nunca lo olviden! 

Recen, recen, recen, porque ustedes no deben permitir que sus corazones estén preocupados, cuando la oración puede mitigar mucho del mal en el mundo. Ríndanse a Mí con amor, esperanza y gozo y Yo quitaré sus miedos y las preocupaciones innecesarias.

Cuando ustedes se están preparando para una gran celebración, siempre están alegres y emocionados. Y, aunque muchas interrupciones y contratiempos difíciles puedan ocurrir antes del gran día, todo será olvidado cuando el sol se levante al amanecer, en el tan esperado día. 

Así es como deben contemplar Mi Segunda Venida. Mientras que el mal, que van a presenciar por delante, los asustará y les disgustará, será de corta duración, porque pronto todo quedará olvidado. 

Estén en paz. Nunca pierdan la esperanza en Mi Gran Misericordia. Yo nunca abandonaré a aquellos que Me aman. 

Su Jesús

A %d blogueros les gusta esto: