Curación después del aborto

Para la mamá que eligió matar a su descendencia, Dios puede perdonarla si ella busca Su perdón. Toda mamá debe saber que permanece un vínculo maternal entre madre e hijo, una conexión ininterrumpida entre ella y su descendencia, que no termina con la muerte.

La reconciliación con Dios siempre es posible.

por el padre Paul John Kalchik    

Al contrario de lo que se suele decir, hay vida después del aborto. Para la persona destruida por el aborto, su vida terrenal ha terminado, pero ahora reside con Dios en la eternidad. Para la mamá que eligió matar a su descendencia, Dios puede perdonarla si ella busca Su perdón.

Imagen
Pastillas abortivas

La buena noticia para las mujeres que han abortado a sus hijos es que pueden encontrar el perdón y la sanidad completos en Cristo. Durante las últimas dos décadas de mi sacerdocio, he trabajado con muchas mujeres que han abortado y que han acudido a mí en busca de ayuda para superar su miseria.

Al contrario de lo que promueve Planned Parenthood, otras fábricas de abortos y partidarios del aborto, la mayoría (si no todas) las mujeres que han quitado la vida a su hijo sufren tremendamente. Muchas sufren especialmente una gran ansiedad porque fue su elección matar a su propia carne y sangre.

En general, el primer paso para aceptar haber abortado a un niño es admitir haberle quitado la vida. Muchas mujeres que han abortado juegan consigo mismas sobre este simple hecho, expresando el acto en varios términos vagos.

Podrían decir: «Tomé la píldora del día después» o «No me vino la regla y tenía miedo» o «Todos me dijeron que lo mejor para mí era interrumpir este embarazo».

En la mayoría de los casos, la mujer sabe, en el fondo, que lo que está describiendo es gravemente inmoral. Las preguntas simples de parte de un director espiritual pueden ayudarla a obtener una verdadera comprensión de la naturaleza dolorosa de lo que hizo.

Es posible que le pregunten: «Dijiste que tomaste la píldora del día después para detener un embarazo. ¿Es el embarazo una enfermedad para la que tienes que tomar una píldora?». La mujer puede entonces derrumbarse y comenzar a hablar sobre lo que la atormenta y lo que ha hecho. Ella puede comenzar a derramar toda su culpa y discutir cómo, debido al pecado, no tiene paz.

En este punto, un sacerdote puede comenzar a hablar con sentido común al penitente post-aborto. Una cosa importante y maravillosa que la madre pudo haber pasado por alto es que, si bien terminaron con la vida terrenal de su hijo, no terminaron con la existencia de su hijo. Cualquier persona a la que se le dio vida a la imagen de Dios tiene una relación con Dios para siempre.

Ningún ser humano tiene la capacidad de aniquilar el alma inmortal de una persona. Las almas de los millones que terminaron prematuramente su existencia terrenal en el útero están con Dios, aunque estén fuera de nuestro tiempo y espacio.

Con suerte, la madre puede darse cuenta de que tiene un propósito expreso de vivir una vida buena y santa para que pueda alcanzar la salvación eterna y estar con Dios, quien se preocupa por el bienestar de su hijo. Sabiendo esto, es hora de que la madre del niño se aparte de todos los pecados, incluido el aborto, y busque estar con Dios también. Toda mamá debe saber que permanece un vínculo maternal entre madre e hijo, una conexión ininterrumpida entre ella y su descendencia, que no termina con la muerte.

Imagen
proyecto raquel

Durante muchos años, he trabajado con  Project Rachel , esforzándome por reconciliar a Dios y las mujeres que eligieron el aborto. Recientemente, una mujer que en años pasados había acudido a mí para hacerme una buena confesión, se acercó a mí con la esperanza de finalmente aceptar cómo ella (como madre joven soltera) había abortado a varios niños.

Como me explicó la penitente, ella todavía se aflige por cómo mató a sus hijos y, como resultado, nunca tendrá nietos. Su dolor ahora no es el dolor de los incrédulos, sino simplemente arrepentimiento y tristeza por lo que podría haber sido, en comparación con la desesperación y la amargura. Ahora tiene verdadera esperanza  y el conocimiento que Dios ha provisto para el futuro de su hijo. Sabe también que, si persevera en la fe, tiene la esperanza de ver a sus hijos en la casa del Padre, que está llena de «muchas moradas», como describe Cristo en Juan 14:2 .

Ella sabe que sus hijos están prosperando en la eternidad. Tiene la esperanza de estar con Dios por cómo ha dado un vuelco a su vida, y así algún día ver en la providencia de Dios a aquellas personas que concibió y de las que es madre.

Recientemente me dio la siguiente idea:

Hijos míos, ahora contemplan el rostro santísimo de Dios. Cuando digo mis oraciones diarias, oro para que yo también pueda hacerlo algún día. Que Dios me dé la gracia necesaria para abstenerme de todo pecado. Gracias, padre, por asignarme la penitencia diaria de rezar el rosario todos los días durante un año. Al principio pensé que era duro, pero ahora, todos estos años después, no pensaría en pasar un día sin rezar el rosario. Mi Rosario diario es mi salvavidas. Muchas gracias padre.

Dios puede y perdona todos los pecados, incluso el pecado de matar al propio hijo. Y esto sin duda es una buena noticia.

Church Militant

Incluso el pecado de asesinato puede ser perdonado

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

21 de diciembre de 2011

Mi amadísima hija, Soy Yo.

Esta noche vengo a ofrecer consuelo a los pecadores que creen que no son dignos de estar delante de Mí.

Les llamo a aquellos de vosotros, pobres almas torturadas, que creéis que vuestros pecados son tan repulsivos, que Yo no se los podría perdonar. Cuán equivocados estáis.

¿No sabéis que no hay ningún pecado que Yo no pueda perdonar? ¿Por qué estáis tan temerosos?

¿No sabéis que incluso el pecado gravísimo del asesinato puede ser perdonado? Todos los pecados pueden ser y serán perdonados si verdaderamente mostráis verdadero remordimiento.

Estoy esperando. Abridme vuestros corazones. Confiad en Mí Soy probablemente el único amigo verdadero que tenéis, a quien le podéis decir cualquier cosa y no me sorprenderá.

El pecado es un hecho de la vida. Muy pocas almas, incluyendo a las almas escogidas, pueden permanecer en estado de gracia, durante algún período de tiempo.

Nunca sintáis que no podéis confesar vuestros pecados, independientemente de cuán serios puedan ser.

Si me tenéis miedo y continuáis volviéndome la espalda, os distanciaréis de Mí incluso más.

Muchos de Mis hijos, no se sienten dignos de Mi amor. Sin embargo, Yo amo a todos, incluyendo a los pecadores endurecidos. No apruebo el pecado. Nunca haría eso. Pero amo al pecador.

Fue por el pecado, que fui enviado al mundo como Salvador, para que así vosotros pudiérais ser perdonados.

Para ser perdonados, tenéis que pedir perdón. Cuando busquéis perdón, debéis primero ser humildes, porque sin humildad no hay verdadero remordimiento.

Yo, vuestro Salvador, suplico que os detengáis y reflexionéis acerca de cómo vivís vuestra vida. Vosotros incluso amáis a Dios por sus buenas obras y amáis al prójimo ¿o no?

No tenéis que conocerme para amarme, hijos. Por vuestras obras, vuestro amor del uno hacia el otro, la bondad y la generosidad que mostráis a otros, es como me demostráis vuestro amor por Mí, sin daros cuenta.

Será también por vuestra humildad de corazón, que mostráis verdadero remordimiento por todas las cosas equivocadas en vuestra vida, que demostraréis también vuestro amor por Mí.

¿De qué otra manera pensáis que podéis estar más cerca de Mi Corazón?

Nunca debéis estar temerosos de aproximaros a Mí. Nunca estoy lejos.

Venid a Mí ahora, para que pueda alimentar vuestra alma y daros la paz que anheláis. 

Vuestro Amado Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a21-dic-2011-incluso-el-pecado-de-asesinato-puede-ser-perdonado/

A %d blogueros les gusta esto: