Un Ángel en la Tierra

Cuenta la leyenda que un angelito estaba en el cielo, cuando Dios, lo llamó y le encomendó una misión, con dulce voz le dijo, tendrás que ir a la tierra y nacer como los humanos, serás un pequeño niño y crecerás hasta llegar a ser un hombre.

Espantado el angelito, preguntó, pero Señor, ¿cómo haré para vivir tan pequeño e indefenso, quien me cuidará?

– Entre muchos ángeles escogí uno para ti que te está esperando y te cuidará.

– Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso me basta para ser feliz…

– No te preocupes, tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

– ¿Cómo entenderé lo que la gente habla si no conozco el idioma de los hombres?

– Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y con cariño te enseñará a hablar.

– ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

– Tu ángel juntará tus manitas y te enseñará a orar y podrás hablarme…

– He oído que en la tierra hay hombres malos, ¿quien me defenderá?

– Tu ángel te defenderá a costa de su propia vida. 

– Pero estaré triste ya que no te veré más.

– Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado durante todo el tiempo que estés entre los hombres.

El angelito ya empieza a escuchar las voces que venían de la Tierra y atemorizado y con lágrimas en los ojos, dijo…

Dios mío, dime por lo menos el nombre de ese ángel que me cuidará,…

“Su nombre no importa tú, le llamarás MAMÁ”

El papel de la Madre:

“Una mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Su valor es más que el de las piedras preciosas (…). Engañosa es la gracia, y vana es la hermosura; pero la mujer que teme a Dios, ésa sí que será ensalzada” (Prov. 31).

 ¿Y cuál es el papel de la madre cristiana?

“Engendrar hijos para el cielo”.

Las vacas tienen crías, los perros y las liebres también, pero mientras estos animales de Dios crían hijos para la tierra, la madre cristiana debe hacerlo para el cielo. Porque antes que saciar el cuerpo, hay que pensar en saciar el alma. Antes de pensar con qué se vestirán los hijos, hay que pensar si están revestidos de la gracia. Por eso el papel de la madre es fundamental, tanto que Nuestro Señor vivió sin padre carnal, pero no sin madre.

“Engendrar hijos para el cielo…”. Practicando las virtudes, ante todo; de allí que el Cura de Ars dijese que “las virtudes pasan suavemente de las madres a los hijos”.

De la madre uno aprenderá la primera oración o el primer insulto.

De la madre el hijo sabrá primeramente distinguir lo bueno de lo malo, de allí que sea tan nefasta esa corriente ideológica que dice que “no hay que poner límites”, “no hay que corregir”, “nunca hay que levantar la mano”.

“¿Tienes hijos? Adoctrínalos, doblega su cabeza desde su juventud” (Eclesiástico, VII, 23) pues “un caballo no domado, sale indócil, y un hijo consentido, sale rebelde» (Eclesiástico, XXX, 8).

La obligación de la madre católica es llevar a sus hijos al cielo. Y si a pesar de una buena formación el hijo se desvía, siempre queda el recurso de la oración constante por él. A Santa Mónica, que insistentemente oraba por su hijo pecador, le dijo un obispo: «No se condenará un hijo de tantas lágrimas». Y ese hijo llegó a ser un gran santo: San Agustín.

Catolicidad

Responsabilidad de los padres en el mundo de hoy

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

19 de mayo de 2011

El mundo ha sucumbido ahora a las profundidades de absoluta desesperación por su falta de fe en la Existencia de Dios Padre Todopoderoso. Incluso los niños pequeños ahora alegremente niegan Su Existencia. Aquellas almas vacías y endurecidas insultan no solo a Mi Padre Eterno, sino que me ocasionan profunda angustia.

Tan lejos han caído, hijos, que han descartado completamente todo sentido de espiritualidad con el cual nacieron. ¿Qué tan lejos piensan que su amor por el mundo y su materialismo los llevará? Aquellos de ustedes absortos en las riquezas y en la comodidad de todas las atracciones mundanas, deberían saber que pronto les serán quitadas como parte de la purificación que viene.

Responsabilidad de los padres

¿Por qué enseñan a sus niños la importancia del materialismo hecho por el hombre a expensas de sus pobres almitas? El primer propósito de ustedes es enseñar a sus hijos la importancia de crear y construir riqueza. Rara vez les enseñan la moral que necesitan para equiparlos con las responsabilidades de la edad adulta, en relación a cómo deberían mostrar respeto a los demás, a comprender la importancia de la honestidad y la necesidad de mostrar comprensión hacia sus hermanos y hermanas. Desafortunadamente Mis hijos han perdido completamente su camino en el sendero espiritual que se les requiere para alcanzar el último destino. ¿No tienen vergüenza? ¿Cuándo aprenderán que su obsesivo amor por el dinero y todo lo que este ofrece terminará en desastre? Será solo cuando estén totalmente desnudos de estas comodidades que ambicionan, cuando se den cuenta de cuán solos están.

Escúchenme ahora mientras puedan. Pongan las necesidades de su familia primero, porque eso es bueno. Provean para ellos. Pero por favor no alienten a sus hijos a volverse esclavos de la riqueza y del deseo de la fama, porque los estarán empujando a los brazos de Satanás. Sus hijos nacieron y ustedes les dieron la vida físicamente; pero fueron creados por Dios, el Padre Eterno, cuando se les dieron sus almas. Por supuesto muestren responsabilidad como padres proveyendo las necesidades físicas de sus hijos. Pero recuerden que sus almas necesitan alimentación. Enséñenles la Verdad de Mis Enseñanzas y la importancia de cuidar sus almas. Solo entonces ustedes les estarán dando a sus hijos la verdadera alimentación de cuerpo y mente que necesitan para sobrevivir y por consiguiente puedan disfrutar la vida eterna.

Su amoroso Divino Salvador

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a19-may-2011-responsabilidad-de-los-padres-en-el-mundo-de-hoy/

A %d blogueros les gusta esto: