Las redes y los 7 pecados capitales

Nos convertimos en islas a las que s贸lo se puede llegar cuando alguien pulsa el bot贸n de 芦enviar禄. Cuando recibimos una notificaci贸n que nos dice que hemos recibido un mensaje,


El correo electr贸nico y los mensajes de texto han provocado que nos volvamos m谩s orgullosos en nuestra forma de interactuar con los dem谩s. Nos convertimos en islas a las que s贸lo se puede llegar cuando alguien pulsa el bot贸n de 芦enviar禄. Cuando recibimos una notificaci贸n que nos dice que hemos recibido un mensaje, miramos hacia dentro y nos decimos 芦puedo ignorar esto禄 o 芦puedo responder cuando est茅 bien y listo禄. Esta forma de pensar nos lleva a creer que hemos ganado total independencia de nuestros semejantes. Ya no necesitamos estar relegados a la antigua forma de comunicarnos en tiempo y espacio reales: el hombre moderno s贸lo tiene que leer y responder en sus t茅rminos, cuando quiera. Esta forma de pensar hacia adentro es el primer fruto de la soberbia.

La codicia en el juego

Durante la pandemia, las restricciones a los viajes y los protocolos de mitigaci贸n provocaron que menos personas entraran en los casinos. Sin embargo, como todos sabemos, la casa siempre gana.

Incluso cuando la estabilidad econ贸mica de muchos se tambaleaba, los casinos lanzaron un sinf铆n de exitosas estrategias de marketing para no s贸lo mantener enganchada a su clientela habitual, sino para atraer a煤n m谩s usuarios al mundo del juego digital. Un estudio reciente sobre las estad铆sticas del juego en l铆nea mostr贸 un aumento de los jugadores que se lanzaron a la red para tentar la suerte

La lujuria en la pornograf铆a

Todo con la esperanza de sacar provecho de nuestra codicia.

El porno es probablemente el arma m谩s poderosa del maligno. Se inserta sutilmente (y no tan sutilmente) en todos los aspectos de nuestra vida online. Las influencers de Instagram consiguen m谩s likes cuanto m谩s cuerpo muestran. Los hombres semidesnudos con f铆sicos musculosos tienden a vender m谩s ropa interior. Netflix, Hulu, HBO, YouTube, incluso las pel铆culas y series de cable b谩sico est谩n sexualizando a sus personajes m谩s que en cualquier 茅poca anterior. Incluso los instructores de ejercicio en l铆nea que nos gu铆an en los entrenamientos se visten escasamente para vender su producto.

Lo m谩s triste de este particular veneno es que la gente que est谩 expuesta al porno es cada vez m谩s joven. Sin saberlo, los padres permiten a sus hijos un acceso ilimitado a im谩genes de desnudos de ambos sexos siempre que permiten un tiempo de pantalla sin restricciones. Es s贸lo cuesti贸n de tiempo antes de que su curiosidad les lleve a hacer clic m谩s profundo en la adicci贸n al porno.

Envidia en las redes sociales

Facebook, Twitter, Instagram, TikTok, YouTube y Snapchat: si tienes una cuenta en alguna de ellas (o en la nueva plataforma que est茅 de moda), seguro que te das cuenta de las enormes cantidades de arrogancia y vanidad que hay en cada publicaci贸n. Tu mejor amigo est谩 de vacaciones en Canc煤n. Tu primo tercero presume de su almuerzo de sushi. Alguna persona de la que te hiciste amigo hace a帽os y que ni siquiera conoces comparte la buena noticia de su compromiso con su alma gemela con una foto ampliada del anillo.

No es ning煤n secreto que los que publican contenido en las redes sociales normalmente s贸lo publican las partes m谩s bonitas y perfectas de sus vidas. Rara vez se ve una cuenta que publique las partes buenas y malas de su vida. Si publicaran los momentos m谩s oscuros de sus vidas, ser铆an pocos los que los seguir铆an. Los selfies en la playa suelen atraer a m谩s 芦amigos禄 que los selfies de ti mismo en la cama cuando est谩s enfermo.

La raz贸n de que esto sea as铆 es que nos desplazamos por nuestros feeds de las redes sociales para sentir m谩s envidia de los dem谩s. Nos atrae lo que creemos que es 芦bueno禄, 芦verdadero禄 y 芦bello禄, y cuando vemos algo que percibimos como bueno, verdadero o bello, instintivamente comparamos nuestra propia bondad, verdad y belleza con la de los dem谩s. Inevitablemente, cuando nuestra t铆a abuela Sally ha hecho su s茅ptimo viaje a las Islas Caim谩n (y nosotros ninguno), empezamos a cuestionar nuestras decisiones vitales bas谩ndonos en la calidad de vida de la t铆a Sally.

La gula en las compras on line

Cuando crec铆a, sol铆a ahorrar mi paga y caminar hasta la tienda de dulces, con mi cartera improvisada en la mano, y comprar tantos M&Ms como pudiera. (鈥)Uno de mis alumnos dijo: 芦Sr. Burdick, le voy a regalar unos M&Ms al final del curso禄.

Yo respond铆: 芦隆Qu茅 amable eres! 驴D贸nde piensas conseguirlos?禄.

芦En Amazon禄, respondi贸 con toda naturalidad.

En un mundo donde existen Amazon, Shipt, DoorDash y Facebook Marketplace, 驴por qu茅 salir de casa? Multiplica el vicio del aislamiento orgulloso al poder adquisitivo casi ilimitado de las tarjetas de cr茅dito en una sociedad materialista (que puede permitirse aparatos caros) y tienes la receta perfecta para la gula.

Ira en los comentarios

Cuando uno da el gran salto de publicar su opini贸n sobre cualquier asunto en el mundo digital, habr谩 decenas, cientos, incluso miles de personas que no comparten esa misma opini贸n.

Encontrar谩n tu post.

Comentar谩n tu post.

Esos comentarios rara vez ser谩n civiles.

驴Por qu茅? Porque el entorno digital da a las personas una confianza aut贸noma que no tendr铆an si respondieran a tu opini贸n cara a cara. Se vuelven m谩s audaces en la defensa de su opini贸n porque hay cero riesgo para ellos, especialmente si su cuenta es an贸nima.

La pereza en el juego

Por 煤ltimo, y ciertamente no menos importante, el siempre presente entretenimiento de los juegos se ha apoderado del tiempo libre de muchas almas. De nuevo, jugar no es malo en s铆 mismo. El mismo Santo Tom谩s de Aquino escribi贸 en una ocasi贸n que 芦…las palabras o acciones semejantes en las que no se busca m谩s que el deleite del alma, se llaman l煤dicas o humor铆sticas. De ah铆 que sea necesario a veces hacer uso de ellas, para dar descanso, por as铆 decirlo, al alma禄 (ST II-II Q 168 A 2).

El problema viene cuando se juega en lugar de las responsabilidades primarias de la vida, es decir, trabajar, servir y amar. Cuando el juego toma el lugar de estas actividades (y no es simplemente para dar descanso al alma), entonces se considera pereza.

El sentido de todo esto

La definici贸n original de la palabra 芦dispositivo禄 significaba deseo o intenci贸n. Est谩 claro que los vicios mencionados se integran en nuestras experiencias digitales para enamorar nuestros deseos e intenciones.

Pero si damos un paso m谩s, encontramos que la ra铆z etimol贸gica m谩s profunda de la palabra latina dividere es divis, que significa dividido.

De esta misma ra铆z, obtenemos la palabra diablo.

Satan谩s divide. Ese es su objetivo principal: quiere separarte de Dios.

En este momento, su arma m谩s poderosa es el tel茅fono al que est谩s atado, el ordenador con el que trabajas, la televisi贸n que est谩 encendida incluso cuando nadie est谩 mirando, incluso el smartwatch que est谩 encadenado a tu mu帽eca.

El diablo se separa con los dispositivos.

驴Quiz谩s deber铆amos considerar lo f谩cil que se lo ponemos?

trad por religionlavozlibre de CatholicExchange

Narcisismo, una epidemia maligna presente en el mundo de hoy

Mensaje del Libro de la Verdad馃徆

7 de julio de 2011

Quiero que el mundo sepa que Mi amor por ellos, llena Mi Ser entero, mientras me preparo para el Gran Aviso. Estoy lleno de alegr铆a porque s茅 que Mis hijos, especialmente aquellos que no me conocen, finalmente aceptar谩n que Yo Existo, durante Mi Gran Acto de Misericordia.

Uno de los rasgos m谩s inquietantes que han infestado a Mis hijos, es ese del narcisismo, el amor a uno mismo, en este mundo. Esta maligna epidemia est谩 prevalente en cada nivel de la sociedad y es uno de los ataques favoritos de Satan谩s, ya que sus demonios entran en las almas de Mis hijos por todas partes. Pueden ser vistos acical谩ndose y anunci谩ndose para que otros les adoren. Su amor en primer lugar es solo para ellos mismos y luego, cuando eso no es suficiente, anhelan la atenci贸n de aquellos a su alrededor, para alentarles abiertamente a que los adoren.

Hoy d铆a la infestaci贸n de Satan谩s es tan grande, en la manera en que estas pobres almas se presentan ellas mismas, que es muy dif铆cil de ignorar. Su obsesi贸n de c贸mo se ven, significa que incluso ir谩n tan lejos como para da帽ar sus cuerpos y hacer lo que sea necesario para satisfacer su amor por s铆 mismos.

Cuando Satan谩s est谩 presente en tales almas, es f谩cil de reconocer. Esta gente estar谩 llena de vanidad y tender谩n a ser vistos en lugares de influencia. El pecado de narcisismo se intensificar谩 durante los Tiempos del Fin, donde muchos se asegurar谩n que su aspecto, su bienestar y ego铆smo ser谩n a expensas de sus amigos e incluso de sus propias familias. El amor propio es considerado un rasgo admirable, en el mundo de hoy. Esta b煤squeda de autoganancia nunca puede ser satisfecha, porque Satan谩s se asegurar谩 de que estas personas se esfuercen por m谩s y m谩s.

Hijos, el pecado de orgullo es uno que se est谩 intensificando en el mundo, ahora. No acepten esta forma de comportamiento, como parte de su vida, d铆a a d铆a. Much铆simos j贸venes utilizan estos personajes de la as铆 llamada perfecci贸n f铆sica, como una meta a la cual proponerse. Sin embargo su comportamiento es digno de compasi贸n, si ustedes abren los ojos y lo ven por lo que es. Esto es una violaci贸n del Primer Mandamiento y si estas personas persisten en este camino, ser谩n arrastrados por el enga帽ador, dentro de una mayor confusi贸n.

El narcisismo es visto en todas las 谩reas de la vida, incluyendo la pol铆tica, moda, los medios de comunicaci贸n, el cine e incluso dentro de Mi propia Iglesia. La humildad no puede ser alcanzada si ustedes sufren de narcisismo. Sin humildad no pueden entrar al Reino de Mi Padre.

Su amoroso Salvador

Jesucristo

Leer m谩s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a07-jul-2011/

A %d blogueros les gusta esto: