El cuarto mandamiento de la Caballería: Amor a la Patria

Decíamos arriba que el cuarto mandamiento de la caballería es amar la patria en que naciste. ¿Cómo cumple un hombre católico hoy ese mandamiento?

Los diez mandamientos de la caballería

I. Creerás todo lo que la Iglesia enseña y observarás todas sus indicaciones.

II. Tú defenderás a la Iglesia.

tercero Respetarás todas las debilidades y te constituirás en defensor de ellas.

IV. Amarás el país en el que naciste.

V. No retrocederás ante tu enemigo.

Los diez mandamientos de la caballería
Un cruzado no retrocede ante el enemigo, sino que entra por la brecha en el muro durante el asedio de Acre.

VI. Harás la guerra contra el infiel sin cesar y sin piedad.

VIII. Cumplirás escrupulosamente tus deberes feudales, si no son contrarios a las leyes de Dios.

VIII. Nunca mentirás y serás fiel a tu palabra empeñada.

IX. Serás generoso y darás generosidad a todos.

X. Serás en todas partes y siempre el campeón del Derecho y el Bien contra la Injusticia y el Mal.

Los diez mandamientos de la caballería
El Rey San Luis IX, viviendo siempre en la presencia de Dios, el Juez Supremo, fue siempre el campeón del Derecho y el Bien contra la Injusticia y el Mal. Ejerciendo justicia en los juicios que se le presentaban, incluso defendía a su pueblo ante el mismo oficial de la corte que él mismo había designado. Estatua del rey San Luis IX de Francia sosteniendo la corona de espinas, Basilique du Sacré-Coeur, París, Francia

por Raymond de Souza

El cuarto mandamiento de la caballería es amar la patria donde naciste. Esta es la esencia del patriotismo.

El patriotismo es una virtud natural y una consecuencia del Cuarto Mandamiento de la Ley de Dios: Honrarás a tu padre ya tu madre. La virtud de la piedad exige rendir el debido homenaje a Dios, a la patria y a los padres. La palabra «patriota» proviene del latín patria , que significa «patria», que a su vez proviene de pater, «padre». Así como el caballero fue llamado a honrar y amar a sus padres, también fue llamado a honrar y amar al país en el que nació y creció. Así, los caballeros franceses amaban a Francia, los caballeros teutónicos amaban a Alemania, etc.

Imagen
Papa León XIII

Lamentablemente, la imagen de los caballeros se ha visto empañada en los últimos años. Hollywood a menudo retrata a los caballeros como mujeriegos codiciosos, ineficaces e hipócritas (como en Kingdom of Heaven ). Estudiantes universitarios aprenden cómo los caballeros eran supuestamente miembros de una clase opresora que asesinaba, robaba y violaba

Por el contrario, la caballería tenía un alto código de conducta que los compañeros caballeros hacían cumplir estrictamente. Sus principios principales se resumieron en los mandamientos que estamos cubriendo en esta serie, que, para repetir, el historiador francés Leon Gautier compiló a partir de fuentes primarias de la Edad Media.

El Papa León XIII, en su encíclica  Immortale Dei de 1885 , elogió a la cristiandad medieval, el mundo en el que floreció la caballería:

«Hubo un tiempo en que los Estados se regían por la filosofía del Evangelio. Fue entonces cuando el poder y la virtud divina de la sabiduría cristiana se difundieron a través de las leyes, las instituciones y la moral del pueblo, impregnando todos los rangos y relaciones de la sociedad civil. Entonces, también, la religión instituida por Jesucristo, firmemente establecida en la dignidad propia, floreció en todas partes, por el favor de los príncipes y la legítima protección de los magistrados; y la Iglesia y el Estado estaban felizmente unidos en concordia y amistoso intercambio de buenos oficios.«

El Papa agregó que el espíritu de la cristiandad, que sustenta la caballería, transformó a los bárbaros en hombres santos:

La Europa cristiana ha subyugado a las naciones bárbaras y las ha cambiado de una condición salvaje a una civilizada, de la superstición a la adoración verdadera. Hizo retroceder victoriosamente la marea de la conquista mahometana; retuvo la jefatura de la civilización; se destacó en la primera fila como líder y maestro de todos, en todas las ramas de la cultura nacional; otorgó al mundo el don de la libertad verdadera y multifacética; y muy sabiamente fundó muy numerosas instituciones para el consuelo del sufrimiento humano. Y si nos preguntamos cómo pudo producir una condición de cosas tan alterada, la respuesta es, sin duda, en gran medida, a través de la religión, bajo cuyos auspicios se pusieron en marcha tantas grandes empresas, con cuya ayuda se llevaron a cabo y llevado a término.

Decíamos arriba que el cuarto mandamiento de la caballería es amar la patria en que naciste. ¿Cómo cumple un hombre católico hoy ese mandamiento?

Propongo cinco formas de hacerlo:

  • Aprender la enseñanza de la Iglesia relacionada con la civilización cristiana y el patriotismo.
  • Cumplir con los deberes cívicos y políticos
  • Esforzándose por proteger a su país.
  • Uniendo fuerzas con compatriotas de ideas afines para oponerse y luchar contra aquellos que quieren destruir la nación.
  • Orando por su país, por quienes lo gobiernan y por temas de trascendencia como el derecho a la vida de los no nacidos.

Durante la Guerra Civil española de 1936-39, cuando los católicos se enfrentaron a los comunistas, los católicos expresaron su devoción al Sagrado Corazón de Jesús, incluido el lema Regnabo en Hispania , «Yo reinaré en España», atribuyéndole, por así decirlo, la palabras a Nuestro Señor, que significan que Cristo Rey reinará en España. Bien podríamos decir, respecto del mismo Sagrado Corazón de Jesús, Rey de Reyes y Señor de Señores, Regnabo en América , «Yo reinaré en América».

REINARÉ EN ESPAÑA

«Nuestros mártires y héroes pelearon y murieron por hacer realidad la promesa del Corazón de Jesús grabada a sangre y fuego en el Cerro de los Ángeles: “Reinaré en España”. A los que nos encontramos aquí reunidos nos mueve un fortísimo impulso interior, suscitado por el Espíritu Santo, como el que sintieron aquellos hermanos nuestros en la fe, cuando expectantes se reunían por millares en la explanada de Clermont a finales del siglo XI (1095). Cuando escucharon la convocatoria del Papa a la Cruzada le respondieron con un clamor unánime: “¡Dios lo quiere!” y tomando la espada marcharon a la lucha en defensa de la Cruz de Cristo.»

Hace algunos años, en Pentecostés, tuve el privilegio de asistir a una Misa Tradicional en Latín en la Catedral de Chartres en Francia. Contó con toda la pompa y ceremonia de la tradición eclesiástica, con coro, órgano, trompetas y tambores. Más de 10.000 personas, la mayoría jóvenes, llenaron la basílica, muchas de ellas portando banderas de todos los países del mundo. Habían pasado tres días caminando de París a Chartres.

En el momento solemne de la Consagración, sólo se escuchaban las campanas en el majestuoso silencio de la catedral medieval, indicando la celestial realidad de que el Rey de Reyes y Señor de Señores estaba presente en manos del obispo celebrante. Al mismo tiempo, todos los peregrinos bajaron sus banderas ante la elevación de la Sagrada Hostia, indicando la sujeción de cada país a Nuestro Señor Jesucristo. Me impresionó mucho y me conmovió ver a un joven que llevaba una bandera estadounidense modificada con el Sagrado Corazón de Jesús superpuesto sobre las estrellas. No pude evitar exclamar en el silencio de mi corazón y de mi mente: «¡Dios bendiga a Estados Unidos!».

Church Militant

El Aviso a la humanidad para comprender la Verdad

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

7 de diciembre de 2010

Sí, Mi amada hija, estoy de vuelta. Escribe esto. Tú, hija Mía, habiéndome vuelto la espalda al negar la verdad, me ayudarás ahora a conducir a Mi gente de vuelta a la luz, la luz de la Verdad.

A ningún hombre se le negará la oportunidad por Mí de ver la verdad de Dios. Les será mostrada misericordia por el don de la prueba que se les dará de que Yo existo. Les será dado este don cuando, durante El Aviso, finalmente sepan la verdad. Tristemente, no todos se volverán, ni siquiera en ese momento, a Mí o al Reino Eterno de Mi Padre.

Hija Mía, no me he comunicado contigo durante algunos días. Esto ha sido deliberado. El tiempo que se te concedió, fue para permitirte asimilar cuidadosamente el contenido de Mis mensajes.

Sabrás para ahora que estos mensajes provienen de Mí y que todos ellos tratan de asuntos muy importantes. Creo que ahora puedes discernir la verdad de Mis enseñanzas entre aquella de tu imaginación. Hija Mía, ahora puedes ver el dolor y la desesperación que siento cuando presencias, casi a diario, la frustración que Yo, y Mi Padre Eterno, sentimos ante la actitud de este triste, vacío e incrédulo mundo.

No solo los incrédulos te causan dolor sino que a través de los dones y las gracias que te he dado, también ves la confusión que existe incluso en las mentes de Mis seguidores. Ellos tampoco son convencidos fácilmente por la verdad cuando se les da como un regalo de amor Mío mediante Mis profetas.

Qué largo y tortuoso es este camino para Mis hijos cuando se esfuerzan hacia la Verdad y las promesas que les he dado. Mirando a Mis Hijos todos los días, en persona, en la calle, en la televisión, en los medios y entre tus vecinos, los ves ahora a través de Mis ojos. ¿Qué ves? Un total olvido del mundo espiritual y una falta de propósito auténtico en sus vidasun sentido de desesperanza a pesar de los atractivos de los asuntos mundanos.

Mis hijos no se dan cuenta ahora, pero están pasando por una purificación. Esta purificación, durante la cual están experimentando un agudo sentido de vacío debido a la falta de bienes materiales, ha sido permitida por Mí. Sin embargo, todo ha sido causado por la codicia de la humanidad. Al permitirle a la gente el derecho a su propio libre albedrío, entonces ellos, los malignos perpetradores del colapso del sistema bancario en todo el mundo, continuarán con su astuto engaño.

He permitido a Mi gente, las víctimas inocentes, someterse a esta purificación. Es muy importante que lo hagan porque las dificultades que soportarán los ayudarán a limpiar sus almas.

Muy pronto, conforme los bienes materiales se vuelvan menos y más difíciles de conseguir, verán la vida de una manera más profunda. La simplicidad ayudará a abrir sus ojos a la verdad, la verdad de lo que es realmente importante. Sin esta purificación, cuando a Mis hijos se les permita sufrir por el bien de sus almas, no podrán acercarse ni se acercarán más a Mi corazón.

Desprovistos de los bienes materiales por los que tenían tal obsesión idólatra en el pasado, regresarán a la Verdad. Con claridad verán el amor en las almas de cada uno. Así también verán más rápido la maldad en toda su horrorosa gloria, en aquellos que siguen el engaño de la obsesión por sí mismos y de la codicia. Verán ahora a estas personas, a los que se les da credibilidad en los medios de comunicación como siendo aquellos a los que uno debe contemplar y admirar, de la misma forma en que Yo los veo. Esto es, con absoluta desesperación y tristeza.

Ve ahora, hija Mía, y entiende tu tarea con los ojos despejados. Ahora sabes la verdad. Ya no dudas más. Difunde la verdad de la Salvación lo más pronto posible, para darle a la gente la oportunidad de redención antes de El Gran Aviso.

Su amado Salvador Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/products/mensajes-diciembre-del-2010-/

A %d blogueros les gusta esto: