Los Crucíferos de los Últimos Tiempos -Ezquioga

Por la Exaltación de la Santa Cruz me vino a la memoria la Orden religiosa militar de los Crucíferos de los Últimos Tiempos. Está profetizada por santos como San Francisco de Paula y en el caso que nos ocupa por las revelaciones Ezquioga: «España está en el ataúd; pues reina en ella la falsa libertad, y mandan los impíos, tiranos, herejes y malos cristianos; pero otra vez volverá la paz perdida, la paz antigua, y en toda ella florecerá la Religión por medio de los Crucíferos escogidos del Altísimo, quienes sembrarán la semilla.»

Las revelaciones de Ezquioga ―publicadas en un libro― la Virgen hizo unas predicciones sumamente inquietantes referidas al mundo en general, en la misma línea apocalíptica de otras revelaciones recientes, pero con la particularidad de que detalla esas predicciones para España, hasta el punto de que los sucesos que vaticinaba para nuestra Patria constituyen un episodio fundamental del futuro Armageddón, aunque tendrán lugar dentro de un marco más amplio, de escenografía apocalíptica.

La Virgen y el Señor transmitieron en Ezquioga revelaciones centradas en el futuro de España, tanto del inmediato ―alertando de  una futura guerra en España, que fue la Guerra Civil de 1936-1939―, como del más lejano, alertando sobre una amenaza comunista en un futuro más lejano. Ése que ya tenemos precisamente aquí.

La Santísima Virgen María, en estas apariciones de Ezquioga, se apareció, generalmente, bajo la advocación de Nuestra Señora de los Dolores.

Nos fijamos exclusivamente en una de las videntes; la niña Benita Aguirre, entonces de once años. Sus mensajes hablan de tres años de hambre, surgimiento del reino del Anticristo, persecuciones a cristianos, guerra mundial, peste, huracanes, tres días de oscuridad. Los videntes de Ezquioga se hicieron famosos por afirmar que la Virgen les comunicó que en unos años ocurriría una guerra civil en España (1936-1939) y que dicha guerra, la ganaría el bando nacional. Pero sus mensajes proféticos van más allá.

27 Julio 1933. “Afirmó que Dios está preparando al Gran Monarca, el cual tendrá que reinar con humillaciones y sacrificios; que el Gran Monarca fue malo en su juventud, pero ahora, hace mucho bien y dominará al mundo entero, el cual se verá obligado a obedecer y a adorar al Dios verdadero, y que luego, irá al África a convertir a la gente, y los que no quieran convertirse llevarán gran castigo.”


28 Julio 1933. “Afirmó que el Gran Monarca tendrá otro compañero muy bueno, que le ayudará a difundir la Religión, y por defender a ésta, morirá crucificado; que cuando estemos en el desierto, conoceremos al gran Monarca, y antes de que los demás hayan vuelto del desierto, él vendrá a España a recoger a todos los que quedarán destrozados por los castigos; que Dios, luego de poco tiempo de que aquél haya vuelto del desierto, le cogerá de su mano, y le pondrá en el trono; y que mientras él esté en el trono, reinará Jesús.”


29 Julio 1933. “Me participó que Jesús está preparando a muchas almas para que esparzan la Religión; que el demonio trabaja mucho y enredará a otras almas, que la  gente tiene por varones espirituales, habiendo enredado ya a muchas, las cuales no volverán a buen camino; que Jesús tiene muchas víctimas que se han ofrecido por los pecadores las cuales han sido aceptadas, pues necesita sangre inocente; y que muchos ven que corremos malos tiempos, pero que no quieren dejar sus costumbres escandalosas; quieren amar a Dios, pero sin sacrificios, lo cual no quiere Jesús.”

31 Julio 1933. “Me enseñó que sólo mientras reine Jesús tendremos paz los buenos, no obstante que los malvados tendrán que sufrir mucho; que después de este Reinado, tomarán fuerza otra vez los malos; y entonces será cuando  el  Anticristo vendrá a turbar la paz de los buenos; que tendremos que huir a los desiertos los que queramos servir a Dios, pues que los hombres no se entenderán; y que después de  esta  persecución  vendrá muy pronto el Juicio.”


1 Agosto 1933. “Me repitió que ha habido muchas desgracias, pues adelantan los tiempos en el mal. Que pronto se verán confundidos los que no  aman de veras  a Jesús,  ya que vendrá muy pronto una persecución muy grande contra los católicos, y los que no le aman de veras, le negarán por librarse de los castigos que impondrán a los que no le nieguen; que muchos de los que son tenidos por varones espirituales, cuando llegue la hora de dar la vida por Cristo, le negarán, pues el demonio trabaja mucho con  ellos; y  que a causa de los castigos que Dios nos mandará, muchos se revolverán contra Él; y entonces será cuando Jesús descargará mayores penas para que se humillen, pero ellos antes de hacerlo, se suicidarán.”


2 Agosto 1933. “De nuevo me dijo que los malos se están preparando para la guerra, pero que Dios ayudará a los buenos; que muchos  de estos tendrán que dar su vida por Él, quien les recompensará; que tal guerra será mundial y no podrán hacer lo que quieran, ya que Dios está por encima de todos: Se declarará primeramente en Italia y después entrará en España; y durante ella, hará Dios muchos milagros para salvar a los buenos, convirtiéndose alguno de los malos.”

4 Agosto 1933. “Me dijo que las olas de ternura infinita están encerradas en Jesús y quiere derramarlas; mas que encuentra pocos corazones que quieran  recibirlas,  por estar encogidos por el egoísmo, cerrados por el orgullo, replegados sobre sí mismos y faltos de fe en su amor; y por eso, descargará Jesús su justicia sobre los hombres, pues  hay muy pocos corazones que le amen de veras. Que pronto la luz se apagará completamente, y el río pasará sin luz, pero presto, sus olas se enredarán e irán de cabeza abajo.”


5 Agosto 1933. “Añadió que Jesús se cansa de esperar; que nuestro amor a Jesús ha de ser de reconocimiento, unión, conformidad, intimidad y preferencia, no cansándonos de amarle cada vez más, pues que Él nos ama muy de veras. Este amor nos transformará en su bondad y nos hará vivir de su vida, irradiando misericordiosa caridad; que Jesús no pone su gracia donde le place, sino donde ve que le aman de veras; y que nos recojamos en su divina presencia, mirándole a Él y suplicándole humildemente.”


Los Crucíferos. El Gran Monarca. El Anticristo. Consejos


6 Agosto de 1933. “Afirmó que, luego que hayan pasado los castigos, habrá una sola religión (Orden) llamada de los Crucíferos, que salvará al mundo entero, predicando la verdadera fe y conquistando a ella a las almas. El jefe de los dichos Crucíferos será un hombre muy santo, quien después de su apostolado, morirá crucificado en las puertas de Belén. En los últimos tiempos todo el mundo hablará un mismo idioma.”

7 Agosto 1933. “Me encareció seamos humildes. Nada perderemos por practicar actos de humildad y obediencia; por el contrario lo ganaremos  todo, ya que ganaremos su corazón, y así aceleraremos su hora. Se admiran algunos de que Yo escoja siempre a  los más pobres, los más desprovistos de medios humanos para levantar mi Obra; pero esto es normal, a fin de que no se  engañe nadie, cargando a su propia cuenta la que es un don divino.”
Luego, apareciendo el Niño Jesús, me dijo: “Venid a Mí. Yo soy infinitamente bueno. No quiero más que el bien. ¿Quién temerá venir a Mí y hacer mi voluntad? El diablo únicamente es quien intenta apartaros de Mí y hacer mi voluntad.”

8 Agosto 1933. De nuevo, se me apareció el Niño Jesús y me dijo: “Quisiera levantar una gran cruzada cristiana, bien comprendida y bien vivida. Quiero haceros vivir de mi Evangelio y atraeros a mi amor. Si no hacéis más es porque no me amáis bastante ni os transformáis en mi bondad; pero si no me amáis, cuanto debéis y podéis, es porque no  me conocéis de verdad. Querer comprenderme es muy sencillo: Nada hago de nuevo más que repetir lo que ya sabéis, lo que debéis hacer, lo que en mi Evangelio os he declarado, lo que os enseña mi Iglesia. No quiero otra cosa sino haceros verdaderos de mi Padre celestial.”


9 Agosto 1933. Añadió: “Yo soy el infinitamente bueno, sabio y omnipotente. Os amo, siendo vuestro Salvador, vuestro Señor, vuestro Dios. Para mi gloria os he creado, y desde toda la eternidad os he amado con una caridad incomparable, y por eso os he atraído con misericordia. Nunca tendréis exceso de confianza en vuestro Dios tan bueno y misericordioso, porque la verdadera confianza está fundada en la verdad, y esta verdad eterna es que soy infinitamente bueno. Si vivís de mi Evangelio mis enseñanzas darán fruto en vosotros, y comprenderéis que si habéis sido favorecidos más que otros muchos, habiendo sido atraídos por mi amor, debéis esforzaros más también por darme y suplir por los que conocen el don de Dios.”


10 Agosto 1933. Nuestra Señora dijo, “que ahora empiezan las señales de los castigos y que ya casi estamos en ellos”. Luego añadió Jesús: “Lo que más me lastima el corazón es que los niños se aparten de Mí, y quiero que me conduzcáis a los pequeños, pues me agrada mucho la inocencia, principalmente los enfermos. Estos son los que tienen más necesidad de conocerme en mi Bondad. Yo quiero ayudarles, consolarles como lo hice en mi vida mortal. Lo propio de Mi Corazón es hacer bien, consolar al que sufre, endulzar sus hieles amargas y mostrarme generoso con los que me aman mediante el sufrimiento. No hay consuelo comparable al que sostiene el alma y reanima a sufrir cristianamente con fe y amor. Ayudadme vosotros a llegar a estos que tanto amo, dejadles como fruto de mi paso palabras que les dará valor en los sufrimientos”.

11 Agosto 1933. Me dijo Nuestro Señor: “Haced mucha oración. Las oraciones de mi Iglesia son bellas y profundas; pero muchas veces no las hacéis más que de una manera superficial. Mediante mi Iglesia y sus oraciones os predico e ilumino. Yo he preparado el pan de los hijos, lo que no impide que cada uno se asimile lo que convenga según su necesidad. Tened el corazón grande y bueno. Quiero hablaros a vuestras almas y haceros comprender cuán dulce y bueno soy en mi misericordia. Si eres pecador, te espera, te perdona, se ofrece por ti, y dice al Padre celestial: Perdónale porque no te conocía, porque ignoraba cuán bueno eres. Y vosotros, amadísimos míos, hijos de mi ternura: Mirad cómo la caridad me tiene preso en el Altar. Allí me ofrezco por vosotros. Por vosotros renuevo la ofrenda del Calvario, con todo el amor del Padre, que es también el Mío, el cual en vosotros he puesto por mi Espíritu Santo. Abrid vuestros senos a estas olas de ternura infinita, en que quiero sumergir a vuestras almas. Sed buenos, sed santos, como Yo soy bueno y santo”.

12 Agosto 1933. Me dijo Jesús: “Mi amor hacia mis pequeñas criaturas es un amor lleno de ternura. ¿No veis que me inclino  con  preferencia hacia los más pequeñitos? Así lo ha cantado María, amor tierno y fuerte, y tanto más tierno cuanto más fuerte. Tal es el amor que Yo quiero comunicaros. Cuanto más fuerte sea vuestro amor hacia Mí y las almas, tanto más tierno será y verdadero, sin temor a flaqueza. Habéis comprendido Mi divina lección, que por sí misma rechaza toda objeción. ¿Quién, después de esto, alegará que esta ternura es sinónima de debilidad, habiendo dicho Yo que no reconoceré esta ternura que viene de Mí, donde no se encuentre también la fortaleza? El amor es fuerte como la muerte, y su misma ternura es la que induce a todos los heroísmos  y  sacrificios”.

16 Agosto 1933. La Madre me manifestó: “Muy pronto vendrán los castigos; decidlo al público para que se prepare, aunque a la mayor parte no les haga provecho”. Jesús continuó: “Vosotros, hijos míos, los que creéis en las Apariciones de vuestra Madre, habéis de dar ejemplo, habéis de sobresalir en obediencia y humildad, pues sobre vosotros tengo designios muy grandes. Los malos pretenden arrojarme de todas partes y pasarse sin Mí, Vosotros, los míos, ponedme siempre el primero. También quieren una falsa libertad y dominar a los demás para ponerlos en mayor esclavitud; pero vosotros, los míos, manteneos súbditos de vuestro Cristo y seréis libres de la esclavitud de vicios y pasiones, y os aseguro que tendréis el valor de vuestras opiniones. Quiero daros cruz, pues sin cruz no os quiero; y vosotros demostrad con vuestra conducta que mi yugo es suave y mi carga ligera. Servidme con pasión, alegría, santidad y amor”.

17 Agosto 1933. Jesús me dijo: “Quiero que seáis pequeñas siervas de Cristo-Rey. Profunda y llena es la significación de “pequeños siervos”. Comprende la abnegación de sí mismo para no hacer más que Mi divina voluntad. Dichoso aquél que oye la palabra de Dios y la pone en práctica. Os prometo que derramaré mi bendición allí donde la imagen de Mi Corazón esté expuesta y honrada. Cuánto más os acerquéis al estado de inocencia por la pureza de vuestra vida y unión mía, tanto más participaréis de la verdadera vida que es todo caridad”.

18 Agosto 1933. Nuestra Señora me declaró: “Han empezado castigos por el extranjero y también por España, aunque nadie se da cuenta. Preparaos, pues pronto vendrá el hambre”. Jesús continuó: “Quiero muchos corazones vacíos por la humildad y ensanchados por la caridad. Quiero corazones que palpiten sólo para Mí, que lleven mi cruz. Y estos corazones, ¿sabes para qué los quiero? Por más que digas no acertarás. Los quiero para guardar en ellos mis tesoros; quiero depositar en ellos mis alhajas. ¿Y sabes qué son esas alhajas? Pues son todas esas gracias que Yo quiero derramar sobre la tierra, y encuentro pocos corazones que Me acepten y me sirvo de éstos para depositarlos”.

19 Agosto 1933. Me manifestó la Madre: “Después de una sequía grande,  que vendrá pronto, habrá hambre”. Jesús continuó: “Las olas de la revolución braman enfurecidas en torno de la desmantelada nave doctrinaria, que sólo lleva a bordo, como defensa, la discordia, agrupadas debajo de enseñanzas rasgadas, donde se lee como un recuerdo que sirvió de grito de combate. Y las olas, que se enfurecen y avanzan, que han traído sobre sus espumas la revolución a España, acerca de cuyo apellido guardan silencio sus partidarios, como única manera de encontrar en la mudez el acuerdo, no es más que una la que avanza, porque la empujan otras más grandes y enrojecidas que vienen detrás. No habrá extendido el velo de sus espumas sobre la playa y las rocas que hayan recogido los restos desechos de la nave doctrinaria,  sin que una  cordillera movible de aguas encrespadas la envuelvan, y otra aún más grande avasalle a  la  anterior. Y lanzando bramidos aterradores, se desborde hundiendo toda la llanura”.

20 Agosto 1933. En estas siguientes visiones, hasta que se avise, me habla primero la Virgen conceptos particulares, para continuar Jesús y dar, al fin, la bendición. Dice así: “La Italia, regada con la sangre de tantos mártires, es la esclava de una demagogia diabólica, que ha llegado a constituirse en consejera del Poder; y la pobre España, que palmo a palmo ha sido conquistada por la Cruz, se ha convertido en pueblo de ilotas, que corre al precipicio y lucha por romper sus tradiciones, su historia y su propia manera de ser. ¡Oh, santos Crucíferos!, vosotros destruiréis la maldita secta mahometana; vosotros pondréis fin a toda suerte de herejes y sectas del mundo, y seréis el acabamiento de todos los tiranos; vosotros pondréis silencio con perpetua paz por todo el universo mundo; vosotros haréis santos a todos los hombres por fuerza o voluntad. ¡Oh, gente santa, oh gente bendita de la Santísima Trinidad! Será el jefe fundador gran capitán de gente santa, llamada los Santos Crucíferos de Jesucristo. Obtendrán el dominio de todo el mundo, tanto temporal como espiritual. Estos siervos de Dios limpiarán el mundo con la muerte de un número infinito de rebeldes. El Jefe y Fundador de esta milicia será el gran Reformador de la Iglesia de Dios”.

21 Agosto 1933. “¡Ay de ti, España! Naciones se reunirán en ti, y tus hijos más ilustres serán dispersados. Es seducida España por el mal gobierno. Aquí los pájaros han hecho su nido. La monarquía está llena de engaños y asechanzas. Las noblezas se han deshecho en vanas palabras. Sólo habrá paz en España mientras Yo reine por medio del Gran Monarca, el Rey de todo el mundo, el Rey escogido por Mí. Privarán a la Iglesia de toda libertad de obrar; no la permitirán enseñar la verdad ni condenar el error, ni formar a sus ministros ni resguardar a sus discípulos, ni rechazar los tiros de sus adversarios. Harán cruda guerra a las Congregaciones pías, y sobre todo a las Órdenes Religiosas, queriendo borrar hasta el último vestigio de ellas. Dirigirán sus tiros principalmente al Corazón de Jesús y al de la Iglesia, metiendo cizaña entre los fieles para ahogar la caridad”.

22 Agosto 1933. “Habrá tan grandes y diversas desgracias que, desde el principio del mundo no ha tenido lugar semejante turbación, y nunca males tan numerosos y terribles habrán afligido a la tierra. Yo aventaré mi trigo por medio de crueles y sangrientas guerras, pestes, hambres, y otros males horribles. La Iglesia será afligida por muchas herejías y malos cristianos. Di que esperen grandes y terribles castigos los malvados. Todo esto será permitido por mi justo juicio a causa de haberme llenado la medida con vuestros pecados. Pronto se levantarán pueblos contra pueblos, naciones contra naciones, tan pronto unidas como divididas, para combatir a favor o en contra del mismo partido, hasta que se llenará la tierra de mortandad y carnicería”.

23 Agosto 1933. La Santísima Virgen añadió: “La perversidad del mundo es tan  grande que Yo no puedo detener el brazo de mi Hijo ultrajado, sobre todo por la blasfemia, la profanación de los días santos, la impureza, el abandono o negligencia de la oración y el olvido de Dios. Por tantos crímenes, y para ayudarme a contener el brazo de mi Hijo, os tocará sufrir bastante a los míos.” Después Jesús continuó: “¡Oh, ingratísimos!”, me ofendéis sin cesar y Yo obtengo de Mi Padre el perdón,  pero ha llegado ya el tiempo de no concederos misericordia.  Doy a todos  misericordiosamente luz suficiente para que conozcan la gran  eternidad, pero les arredra la penitencia.  ¡Ay,  ay! … de los que no hagan penitencia”.

24 Agosto 1933. Jesús me dijo: “Serán señales precursoras de la guerra, la tibieza religiosa y la corrupción de costumbres, el vicio tenido por virtud y la virtud por vicio, los creyentes tenidos por locos y los incrédulos por iluminados. No se han acabado los disturbios de la Iglesia; sucederá uno muy grande, aunque no muy duradero, después de lo cual se sentarán las cosas. Vendrá un tiempo en que mi fe declinará de tal modo que pocos la conservarán. Tan grande será la persecución de los malos contra los justos que éstos tendrán que, padecer un verdadero martirio. Las cosas llegarán al colmo, pero cuando la mano del hombre no pueda más y todo parezca perdido, Yo pondré mi mano y arreglaré las cosas.”

25 Agosto 1933. “Sabed que un Rey, (el Gran Monarca), reinará con justicia, y sus magistrados reinarán con rectitud. Y este varón será como un lugar de refugio para guardarse del viento y guarecerse de las tempestades. Y será como arroyo de frescas aguas en tiempo de la sequía, y como la sombra de una alta peña en medio de un páramo. Mujeres opulentas, levantaos y escuchad mi voz. Hijas que os perdéis confiadas en las riquezas, prestad oído a mis palabras, porque, después de días y de años, vosotras que vivís tan confiadas, os hallareis en turbación, pues ya no habrá más vendimias, ni más recolección de frutos. ¡Pasmaos, vosotras que estáis tan confiadas en  las  riquezas!…”

26 Agosto 1933. “Los hombres se han negado a recibir a un Dios bueno y misericordioso, y verán cómo descargará sobre ellos la cólera de un Dios justamente irritado; verán que no se insulta a Dios en vano y reconocerán, aunque tarde, que soy Omnipotente. Antes que llegue la paz a España, el afán de riquezas llevará a los hombres a negar la fe, y muchos ministros de la Iglesia, llevados de la voluptuosidad carnal y de la belleza y lascivia de las mujeres, abandonarán el celibato y por donde quiera irá el demonio libre entre ellos”.

27 Agosto 1933. “Los Crucíferos, fidelísimos escogidos del Altísimo, no pudiendo vencer con la escritura a los herejes, se moverán impetuosamente contra ellos con las armas. Ya se acerca la hora en que Yo visitaré al mundo con la nueva Religión de los Crucíferos, con el Crucifijo levantado en el más alto estandarte y de mayor lugar. Estandarte admirable a los ojos de todos los justos, el cual al principio, escarnecerán los incrédulos, malos cristianos y paganos; más, después que vean las maravillosas victorias contra los tiranos, herejes e infieles, sus burlas se convertirán en lágrimas. ¡Oh, santos Crucíferos, escogidos del Altísimo, cuán gratos sois a Dios! Reformará el Fundador la Iglesia de Dios, con sus secuaces, los cuales serán los mejores hombres del mundo en santidad, en armas, en letras y en todas las otras virtudes, que tal es la voluntad del Altísimo”.

28 Agosto 1933. Me habló la Santísima Virgen: “Es tan pesado el brazo de mi  Hijo que, sola, no puedo sostenerlo más. Quiero que todas las obras buenas que hagáis, las ofrezcáis para poder sostenerle el brazo a Mi Hijo  ultrajado”. Después Jesús continuó: “Ah, España, España, ciega nación, escucha la voz del Señor que te destina para ejecutar en ti sus grandes justicias; ¿no ves en el fondo de esa tenebrosa atmósfera que rodea un iris de paz, una aurora de alegría? Quita tu voluntaria ceguera; mira que vendrá un  día, no lejano, Aquél que te juzgará. Ay de ti, gobernador inicuo… Preparaos, preparaos, vienen tiempos aterradores. ¡Oh qué ingratos son los hombres!, ¡cuán poco me corresponden!… Pronto te llevarán las rojizas olas con bramidos aterradores a la ola impía que reposa en España, y mis apóstoles ingratísimos están sentados sobre ella…”

29 Agosto 1933. Me dijo Jesús: “La tierra está cubierta de crímenes, y la infracción de los tres primeros mandamientos de mi Ley ha irritado a mi Padre, y Mi Santísimo Nombre blasfemado, y el domingo profanado, han colmado la medida de las iniquidades. Estos pecados han subido hasta el Trono de Mi Padre, provocando su cólera, que se derramará, si no se aplaca su justicia. En ningún tiempo han subido tal alto los crímenes…”

30 Agosto 1933. “Los primeros que pertenezcan a la orden de los Crucíferos serán de la ciudad de Sevilla, en la cual abunda mucho la iniquidad, los vicios y los pecados. Se trocarán los de esta ciudad de mal en bien, de rebeldes a Dios, en siervos suyos fidelísimos y fervorosísimos. Será tal ciudad amada de Mi Sagrado Corazón y del Gran Monarca, ¡Escuchad, oh pueblos que habitáis la España… tiempo vendrá en que gozaréis de la verdadera y antigua libertad; pues destruida será la libertad falsa de que se están sirviendo estos impíos! El gobierno tiránico será aniquilado, a pesar de sus terribles esfuerzos, y la verdadera religión florecerá en toda España”.

31 Agosto 1933. “Dios suscitará un héroe, que será el libertador de la Patria oprimida. Antes de que en ella florezca la verdadera libertad, será purgada con azotes terribles, y los buenos tendréis que sufrir por los malos. El Gran Monarca será en España como el sol entre los astros. Los astros serán los Crucíferos, quienes irán por el mundo convirtiendo a la gente, y estos astros, algunos serán opacos, y recibirán la luz del sol, o sea, del Gran Monarca para poder seguir su carrera”.

1º Setiembre 1933. “Quiero caridad, mucha caridad, verdadera caridad de hermanos, ¿no veis que la caridad me tiene en el Sagrario encerrado? Pues aprended de Mí. Cuando veis que una persona es mala, ya no la queréis: esto no es verdadera caridad; a todos debéis de querer como si fueran hermanos. Pues fijaos bien: todos sois hijos de un mismo Padre, que soy Yo. Caridad, caridad quiero, humildad, obediencia, sacrificio y oración. Diversos males afligirán la tierra al final de todos los castigos. Casi todas las familias tendrán que llevar luto, pues muchísimos morirán, y muchos que se hayan salvado, se figurarán que es el único superviviente, pues los castigos serán terribilísimos, como nadie puede imaginar. Y esto, porque los hombres me obligan a ello.”

2 Septiembre 1933. “España está en el ataúd; pues reina en ella la falsa libertad, y mandan los impíos, tiranos, herejes y malos cristianos; pero otra vez volverá la paz perdida, la paz antigua, y en toda ella florecerá la Religión por medio de los Crucíferos escogidos del Altísimo, quienes sembrarán la semilla. Todavía tenéis que sufrir mucho más de parte de los malos, pero… ¡ay de los que no sepan vencerles… ay de aquellos que por no dar su vida niegan la Religión! Y muchas personas consagradas, aún la negarán por no dar su vida; pero no habrán vuelto la espalda cuando Yo descargue sobre ellos mi justicia justamente irritada”.

3 Septiembre 1933. “Pronto veréis todas las iglesias cerradas, que parecerán más bien cuevas de vividores; los ministros, sin hábito se acobardarán hasta tanto que la mayor parte huirá de la Iglesia, y muchos me negarán. Quiero que roguéis por ellos, pues van saliendo de mi camino. Si no se enmiendan, Yo les mandaré terribles castigos. No les tengo compasión, porque no miran más que al mundo, no buscan más que placeres, siempre tienen el pensamiento en el mundo… ¡Ay, si no se enmiendan!…”

4 Septiembre 1933. “¡Ah, ingratísimos! Mis enemigos se alegran;  pero su alegría será seguida de muchas angustias. Levantan trofeos contra Mí, más sobre los trofeos de su victoria, estableceré yo su ruina. La medida está ya llena, y pronto llegará a su colmo. Los malos darán decretos contra mi Iglesia; pero perecerán con sus decretos y leyes sacrílegas… Con mi poderoso brazo los precipitaré, como el rayo al fondo del abismo, y caerá con la misma prontitud y violencia que Lucifer y sus secuaces: esta suerte les espera”.

5 Septiembre 1933. “La Iglesia será cruelmente perseguida. Los ministros de la Religión martirizados. Mi altar profanado por los apóstatas; la secta, llamada Filosofía, seducirá de tal modo los pueblos, cuya juventud será corrompida por el materialismo y la irreligión, que no querrán obedecer ni a pontífices ni a soberanos, haciendo la Religión despreciable. Pronto la tierra será cruelmente azotada. Este azote se hará sentir por todo el mundo, y será tan terrible, que cada uno de los que sobrevivieren se imaginará ser el único que habrá sido libre del castigo. Este castigo será muy corto pero terrible”.

6 Septiembre 1933. “España y todo el mundo está en un desorden terrible; más todavía llegará a estar mucho peor, y cuando lleguen las cosas al colmo, Yo, con mi propia mano, lo arreglaré todo. Estos gobernadores y traidores de la Patria serán muertos y totalmente arruinados, y entonces en España, reinara la paz”.

7 Septiembre 1933. “Esta República impía, que reposa en España, cuya aparición ha sido señal de los castigos venideros, pronto será totalmente arruinada; más aún vendrán peores tiempos. Los comunistas se apoderarán de España y sacarán fuera de ella a los buenos; y mientras los buenos estéis fuera, castigaré cruelmente a toda España, sin temor a nada. Los buenos tendréis que huir al desierto; más os declaro que no sufriréis hambre, pues Yo os alimentaré. Después en los desiertos, donde estéis, se harán casas y se poblará. Allí en el desierto, conoceréis al que después tiene que reinar (o sea, el Gran Monarca). Después que paséis tres años y medio en el desierto podréis venir otra vez a España, pues habrán pasado para entonces los castigos. Y es en este tiempo que vendrá el reinado del Sagrado Corazón de Jesús, pero este reinado será interior”.

8 Septiembre 1933. “Después de que yo reine interiormente, vendrá el Anticristo.  En este tiempo habrá también algunos castigos terribles; habrá una persecución grande contra los buenos, y éstos, la mayor parte serán martirizados. Habrá muchos más mártires que los que ha habido y el cielo se llenará de palmas. Después vendrá el día del juicio, y vivirán otros mil años los justos que bajarán del cielo con Jesús. Los primeros,  que bajarán con él, serán algunos mártires. En este tiempo no se podrá pecar, de modo que será como una especie de Paraíso en la tierra”.

9 Septiembre 1933. “Estos gobernadores impíos pronto serán totalmente arruinados, después vendrán peores, los cuales durarán muy pocos días, y en estos pocos días España quedará completamente arruinada. En los tres años y  medio  que estéis en el desierto, antes de que los demás vengan, saldrá un hombre del desierto que vendrá a enterrar a los malos que habrán sido muertos por los  castigos.  Este hombre  será como la paloma del arca de Noé, que traerá entre los buenos, la rama verde de la paz. Y entonces saldréis todos del desierto, y vendréis a España, donde algún tiempo gozaréis de la verdadera paz; más esta paz se terminará con la venida del Anticristo”.

2 Octubre 1933. “Ya no encuentro manera alguna de avisar a estos que andan por donde se les antoja, pues no me quieren escuchar; se apartan de Mí creyendo que de Mí les va a venir mucho mal, ¡pobrecitos, no saben lo que pierden! ¡Ah, si me conocieran cómo correrían  a mi alrededor!; pero no quieren conocerme. ¡Si supieras, niña, cómo me lastima el corazón! Muchos son los que quieren ser buenos, pero cuando ven que a  los míos les quiero regalar Mi Cruz…, todos escapan”.

3 Octubre 1933. “Quiero que hagáis mucha oración y penitencia, penitencia, penitencia, ¡ay de los que no hagan penitencia. El castigo será tan terrible que, cada uno de los que quede, se imaginará ser el único que sobrevive. Será todo tan terrible… pero a los Míos no os importe nada, pues siempre saldréis triunfantes con vuestro Jesús”.

13 Octubre 1933. “Mi Corazón, siempre abierto para recibir a los pecadores, se va cerrando, y a medida que se vaya cerrando, se terminará la misericordia, porque Mi Padre Celestial así lo quiere; más no temáis, no se cierra para vosotros, no; seguid adelante con vuestras cruces, poniendo todo lo que está de vuestra parte para subir la cuesta trabajosa; así podréis llegar al final”.

26 Octubre 1933. “Crucíferos Santos, oh benditos Crucíferos escogidos del Altísimo, ¡cuán grande es vuestra misión, cuán agradables sois al buen Dios, cuán bien os sabré pagar! Vuestra alma será la Cruz, donde escrita llevaréis: / Venceréis con esta Cruz / y seréis como leones / si pedís con oraciones / al buen Dios que os dé su luz/. Levantad, Crucíferos Santos, levantad vuestra cabeza, no os acobardéis por más que el viento silbe y aúllen los perros, pues os acompañaré siempre; ningún instante os dejaré solos. ¿Qué temeréis conmigo? Y tú, Jefe, gran reformador de la Iglesia, ¿quieres que te dé hombres santos? Te doy, tómalos; es lo mejor de mi viña; cuídalos bien; riégalos de cuando en cuando, que lo demás se secarían. No dejes que ningún gusano entre y les coma la raíz, y haz lo que puedas para afirmarles. Trabajad, hombres fuertes, trabajad hasta que Yo os llame a mi patria celestial, en donde os meceré en mi falda y dormiréis con eterna paz junto al pecho del Salvador”.

1º Noviembre de 1933. “En España los pájaros traidores han hecho su nido y los buenos se han acobardado. ¡Ah! Por esto Mi Padre Celestial descargará  sobre  esta  nación tan grandes y horribles castigos, pues los buenos, por sus intereses, obedecen a los malos. Antes que a Dios ponen al dinero. Hay muchos  que  no contradicen a la Iglesia, pero es porque les conviene, pues por Mí no hacen nada;  sólo  hay  algunos  pocos, que se pueden contar, que son mis preciosas flores, las flores de mi escogido jardín. Estos son los que consuelan a Mi afligido Corazón; ellos son los ladrones de mis gracias. Para ellos brota de mi Corazón un manantial continuo de gracias”.

29 Diciembre 1933. “¡Oh!, con mis Crucíferos hago lo que quiero, con ellos puedo andar a mis anchas, ellos me abren las puertas de su corazón de par en par.  Son azucenas, pero entre espinas muy punzantes. Hace algún tiempo aprieto las espinas de sus alrededores a fin de que les pinchen. Algunos de los corderos se enfrían, pero que no se turben, pues Yo les prometo guardar a todos dentro de Mi Corazón”.

“Mis perlas preciosas que son los Crucíferos, llevan cruces sobre sus pechos. En esas cruces estoy Yo. Esta Religión será la única que después habrá en el mundo. ¡Cuánto me gusta que estés entre ellos! Yo continuamente estoy velando por ellos, pues ellos ni un instante se apartan de Mí; siempre son obedientes a Mi llamamiento. Casi son los únicos que me aman mucho; ¡qué contento estoy en sus corazones…! A cada latido de sus corazones sale una sonrisa de mis labios”.

Yo elevaré, dentro de Mi Iglesia, a un hombre que se levantará y proclamará la Verdad

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

10 de mayo de 2014

Mi muy querida bienamada hija, no es para que tú lo entiendas ahora, pero sabe que Yo elevaré, dentro de Mi Iglesia, a un hombre que se levantará y proclamará la Verdad. Él hará esto en un momento cuando ningún otro Cardenal, Obispo, sacerdote o cualquier siervo consagrado Mío tendrá el coraje de hacerlo. Cuando la nueva doctrina falsa envuelva a la Iglesia, muchos, dentro de ella, sabrán en su corazón cuán imperfecta ésta será. Estarán alarmados, pero demasiado asustados para alzar sus voces. Ellos serán tan superados en número, por aquellos cuya fe es tan débil, que aceptarán fácilmente cualquier herejía que se coloque delante de los hijos de Dios, en Mi Santo Nombre.

El hombre que elevaré es un alma valiente y muchos se sentirán aliviados cuando él hable en voz alta. Cuando él haga esto, muchos más se levantarán y hablarán, salvando así a muchas almas. Cuando él sea elevado, tengo otros planes para reunir a todas aquellas religiones, que no me aceptan, a Mí Jesucristo, como el Hijo de Dios. Todos estos Planes Divinos han sido predichos y millones y millones de personas de todo el mundo entonces se darán cuenta de la Verdad. A continuación, ellos incrementarán y serán bendecidos por Mí, para que puedan congregar todos los credos en conjunto, con el único fin de asegurar que la Verdadera Palabra de Dios sea proclamada. La Fe entonces se esparcirá, de ese modo Mi Palabra, que figura en los Santos Evangelios, será predicada por hombres, mujeres y sus hijos e hijas, en todas las cuatro esquinas del mundo. Ellos profetizarán, revelando al mundo estos Mensajes Divinos, y Mi Presencia les cubrirá, para darles la fuerza y el coraje que ellos van a necesitar.

Así de poderosa será esta generación Mía, en la difusión de la Verdad, que muchos de los que estaban equivocados y que fueron conducidos por un camino de gran error, se volverán y vendrán corriendo de nuevo a Mí. Ellos se extenderán tan rápidamente, que por cada herejía cometida contra Mí, millones de almas serán convertidas. Atraeré a los paganos primero, porque no se les ha dado la Verdad, y así el mundo no tendrá ninguna duda de lo poderosa que será Mi intervención. Después, atraeré a todas las demás religiones juntas y se les mostrará, claramente, que hay solamente un camino hacia Mi Padre, y que solo puede ser a través de Mí. Y, mientras yo atraeré a millones de almas hacia Mí, y a la Verdad de Quien Soy Yo, millones de otras almas serán arrastradas a una religión hecha por el hombre, diseñada y creada por el espíritu del mal.

El gran plan del maligno es tan elaborado como simple y eso es para traer condenación a tantas almas como sea posible, al destruir su fe en Mí, Jesucristo. Ellos harán esto negando la Verdad. Aunque la nueva religión devorará almas, a través de mentiras, Yo recuperaré tres veces esa cantidad,  asegurando que los hijos de Dios no olviden la Verdad.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a010-may-2014-yo-elevare-dentro-de-mi-iglesia-a-un-hombre-que-se-levantara-y-proclamara-la-verdad/

A %d blogueros les gusta esto: