Nos han engañado —Viganó

Aquí está el magnífico discurso completo de Mons. Carlo Maria Viganò: «Resistid. Resistite fortes in fide,»

por el Arzobispo Carlo Maria Viganò 

ESTIMADOS HERMANOS Y HERMANAS, hoy la ciudad de Roma os acoge para dar voz a vuestra manifestación de protesta contra la crisis económica y energética, tras dos años de emergencia pandémica. Muchos de vosotros ya habéis salido a la calle, con manifestaciones similares, en el momento de los encierros y toques de queda, por los que dos gobiernos esclavizados al régimen globalista iniciaron una verdadera persecución contra sus propios ciudadanos, exactamente como ocurrió en todos los demás estados, siguiendo un único guión bajo una única dirección.

Entre vosotros hay empresarios, comerciantes, restauradores, artesanos, agricultores, pescadores, estudiantes, familias. Todos atrapados indiscriminadamente en una crisis que ninguno quería, que no era en absoluto inevitable, pero de la que todos estáis pagando las consecuencias. Pienso con gran aprehensión en la angustia con la que se desenvuelve su vida cotidiana, en la dificultad de hacer frente a los gastos y a las facturas que han aumentado desproporcionadamente, en la perspectiva de tener que suspender la producción o cerrar su empresa, dejando a sus empleados en casa, con sus familias, sus hijos, sus esperanzas y sus planes. Muchos a diferencia de las grandes multinacionales, no consideran a quienes trabajan en su empresa como empleados, sino casi como miembros de la familia. Imagino la angustia de tener que decirle a un padre de familia honesto y profesional: ‘Lo siento, no puedo seguir pagando tu sueldo’.

Todo el mundo se siente abrumado por unos acontecimientos que no puede comprender, incrédulo ante la aparente ineptitud de los gobernantes para hacer frente a estas «crisis», para remediar estas «emergencias». «¿Cómo es posible», nos preguntamos, «que después de dos años de paros forzosos completamente inútiles para contener la llamada pandemia, el Gobierno no se dé cuenta de que la economía y todo el tejido social de la nación son incapaces de soportar nuevas y devastadoras crisis energéticas? ¿En qué planeta viven estas personas, para quienes la realidad cotidiana con la que cada uno de nosotros lucha viene después de enviar armas a Ucrania y obedecer los dictados de Davos? ¿Con qué insensibilidad pueden estos políticos, estos ministros, estos economistas contemplar la destrucción de Italia, pensando en el jus scholæ o en la igualdad de género mientras las familias no tienen medios para vivir, para pagar sus facturas y para alimentar a sus hijos? ¿Cómo pueden seguir alabando los fracasos de la moneda única como si fueran éxitos, mientras la inflación es galopante en la propia Europa?»

Hemos sido engañados. Y este engaño comenzó cuando se nos hizo creer que la privatización de las empresas estatales y de los servicios públicos conduciría a una mayor eficiencia y racionalización del gasto. Desde principios de los años 90 se decidió vender el país para enriquecer a los potentados financieros internacionales y empobrecer a los italianos. En aquella época, Italia era la cuarta potencia mundial y la lira se consideraba una de las monedas más sólidas y fiables. Este engaño -que fue denunciado por el entonces presidente Cossiga y el primer ministro Craxi- marcó el inicio de un plan subversivo cuyo alcance ahora comprendemos, cuyos responsables y efectos ahora vemos. Desde entonces, la clase política aniquilada por Tangentopoli -de la que emblemáticamente sólo se salvó el partido comunista- ha sido sustituida por partidos sin ideales, atentos sólo a conformar aparentemente sus programas a las urnas y a confirmar concretamente sus actuaciones en el terreno económico y fiscal a las órdenes de poderes supranacionales que nadie eligió.

Nos engañaron cuando nos prometieron prosperidad y paz en la Unión Europea, mientras se socavaban los cimientos de la soberanía nacional y monetaria; cuando nos exigieron adelantar un dinero que luego nos devolverían con cuentagotas, en forma de financiación comunitaria por la que tendríamos que pagar intereses, y condicionándolo a reformas, recortes del gasto público y cambios sociales forzados: igualdad de género, ideología LGTBQ, teoría de género, eutanasia y todos los demás horrores impuestos bajo chantaje por la UE. El ejemplo de Grecia -acosada por el BCE, la Comisión Europea y el FMI- era sólo un anticipo de un plan subversivo más amplio que pronto se aplicaría también en Italia, como podemos ver hoy.

Nos engañaron cuando nos hicieron creer que la pandemia planeada por la OMS y otros organismos financiados por la industria farmacéutica exterminaría a la población, mientras que ahora descubrimos que la mayoría de las muertes atribuidas al Covid fueron en realidad causadas por las terapias equivocadas y los efectos adversos de un suero experimental que altera irreversiblemente nuestro sistema inmunológico, causando daños permanentes incluso en niños y jóvenes, y hasta la muerte. Hemos sido discriminados, condenados al ostracismo, criminalizados, privados de nuestros puestos de trabajo y salarios, tratados como anoteros ante el silencio del poder judicial y con la complicidad  la complicidad abyecta de los principales medios de comunicación. Se han cerrado nuestras iglesias para el culto; se han cerrado museos y gimnasios; se han cerrado restaurantes y comercios; se ha maltratado psicológicamente a estudiantes y empleados, obligándoles a utilizar una mascarilla totalmente ineficaz y, de hecho, perjudicial; se ha chantajeado a los médicos y al personal de los hospitales, y aún hoy miles de ellos -que, como ustedes, tienen familia e hijos- siguen sin cobrar, mientras el Ministro de Sanidad contrata a médicos y paramédicos extranjeros no vacunados.

Nos engañaron cuando nos dijeron que las sanciones eran la respuesta necesaria a la invasión de Ucrania por parte de la Federación Rusa, cuando es claramente lo contrario, es decir, que para conseguir una crisis económica que arrasara con las pequeñas y medianas empresas era necesario estrangularlas con subidas de la energía; subidas que se deben a una escandalosa operación especulativa de ENI, que sigue comprando gas a los precios previstos en los contratos plurianuales firmados con los productores. Y para tener esta emergencia energética -prevista por los escenarios del Great Reset- era necesario provocar la reacción de Moscú a la ampliación de la OTAN hacia el este y a la limpieza étnica llevada a cabo por Zelensky, el títere de Soros y Schwab en Kiev.

Te piden sacrificios por los efectos de decisiones que nunca has ratificado, tomadas por un gobierno no elegido. Y mientras recibimos sus facturas de gas o electricidad aumentadas en un 500%; mientras le piden que devolváis parte de los míseros «aguinaldos» que te han pagado como consecuencia de los lamentables cierres de los dos últimos años y anuncian la liberación de las facturas de impuestos suspendidas por la emergencia de la pandemia; mientras dejan sin sueldo a miles de médicos y enfermeras porque no aceptan hacer de conejillos de indias, financian la guerra de Zelensky con miles de millones de euros, envían armas y pagan los sueldos de los profesores ucranianos, y acogen a miles de inmigrantes ilegales alojándolos a costa del erario, para regocijo de cooperativas y ONGs

¿Qué entendemos de todo esto?

En primer lugar, entendemos el plan subversivo de una mafia internacional que se ha infiltrado en todos los gobiernos occidentales, e incluso se jacta de ello: casi todos sus primeros ministros y gobernantes son alumnos del Foro Económico Mundial, y demuestran que obedecen a un poder ilegítimo que persigue sus propios objetivos criminales, traicionando su juramento de servir a la nación y perseguir el bien de sus ciudadanos.

En segundo lugar, entendemos el abismo que separa a la actual clase política de los italianos: un abismo que va mucho más allá de demostrar que no tienen ni idea de su problemas, las dificultades cotidianas con las que luchas, las verdaderas prioridades de una familia corriente, de un empresario, de un comerciante.

Este abismo entre gobernantes y gobernados es aún mayor en cuestiones morales, en la conciencia de la propia identidad, en la visión del futuro. No te importa la igualdad de género ni la teoría de género; no quieres matrimonios del mismo sexo ni adopciones por subrogación; no te importa la transición digital ni el giro verde. No considera fundamentales ni el jus scholæ ni el jus soli.

Pides serenidad. Pides que te dejen en paz, libre para trabajar honestamente, para formar una familia, para poder criar y educar a tus hijos según los sanos principios de la moral cristiana, sin que sean adoctrinados y corrompidos desde pequeños. Le pides al Estado que te permita ahorrar dinero para transmitir a tus hijos una herencia, una casa propia, un negocio iniciado. Le pides al Estado, que te clava con deducciones, impuestos y tasas, que te garantice carreteras seguras, una sanidad eficiente, servicios modernos, infraestructuras fiables. No estás pidiendo la luna: sólo está pidiendo lo que cualquier ciudadano, cualquier trabajador, cualquier padre de familia tiene derecho. Y esto es lo que exige la doctrina social de la Iglesia y la ley natural.

Queridos hermanos y hermanas, hoy, si sólo somos intelectualmente honestos, no podemos dejar de darnos cuenta de que mucho de lo que hemos perdido, hemos permitido que nos lo quiten sin protestar, sin oponernos, sin expresar una disidencia civil. Nuestra sociedad no sólo está al borde del abismo económico: está al borde del precipicio moral, y esa es la verdadera razón de esta crisis. Los gobernantes corruptos, sin moral ni ideales, se mueven por el interés propio, el ansia de poder y el dinero. Los ciudadanos sin moral y sin ideales se dejan obligar a destruir la familia, la educación, la sociedad y el trabajo con tal de quedarse con Netflix y el partido de fútbol. Los padres sin moral ni ideales crían a sus hijos sin esperanza, sin juicio crítico, sin capacidad de pensar por sí mismos.

Por eso esta crisis es moral. Porque puede que sigamos siendo católicos en Navidad y Pascua, pero ya no damos testimonio de la Fe, ya no somos públicamente coherentes con el Bautismo, ya no queremos que Cristo reine no sólo sobre nosotros, sino también sobre la nación, de la que sin embargo Cristo es el único y verdadero Rey. Nos hemos dejado despojar de todo, sin darnos cuenta de que cada vez que hemos callado ante los abusos, hemos autorizado al Estado a dar un paso más. El divorcio. El aborto. La eutanasia. Experimentación masiva. Adoctrinamiento masivo. Inmoralidad, perversión, pornografía, prostitución. Sustitución étnica.

Era inevitable que, habiéndonos quitado todo lo que habíamos considerado erróneamente insignificante, nos viéramos ahora privados de lo necesario. Y precisamente porque la matriz de este Gran Reajuste es inherentemente anticristiana e infernal, no puede dejar de ser también antihumana. Si no lo hubiéramos dejado pasar, si hubiéramos ejercido nuestro derecho ante quienes nos gobiernan y nos representan en el Parlamento, si no nos hubiéramos prestado demasiadas veces a nuevos impuestos, encierros, protocolos y reiterados abusos de autoridad, toda esta farsa ni siquiera habría comenzado.

Concluyo con una exhortación. En esta protesta unánime y coral, vuestras legítimas demandas de justicia social y de protección de los intereses de la nación por parte de nuestros gobernantes no deben perder de vista la verdadera amenaza que se cierne, que es una amenaza moral, una amenaza para vuestra alma. Las crisis, las emergencias, las falsas alarmas climáticas, y todos los pretextos que inventan para imponer por la fuerza lo que nunca hubiéramos aceptado en condiciones normales, tienen como objetivo último la destrucción de la civilización cristiana, el borrado de nuestra identidad y de nuestra historia, la eliminación de cualquier voz disidente respecto al pensamiento único.

Por eso, aunque entendéis que las subidas desproporcionadas de las facturas os afectan con el único fin de obligaros a cerrar vuestro negocio y acabar trabajando en un locutorio o como peones, debéis pensar también en vuestras familias y en vuestros hijos, cuyo futuro y esperanzas dependen de vosotros.

Resistid. Resistite fortes in fide, como dice San Pedro en su epístola. Guardad celosamente vuestra fe, vuestra identidad, vuestras tradiciones, vuestro amor a la patria, vuestro deseo de honestidad y rectitud, vuestra esperanza de un futuro mejor para vuestros hijos. Y para que no haya dudas sobre lo que anima vuestra protesta, pongámonos bajo el manto de la Virgen, que es nuestra Madre, Auxilio de los cristianos y nuestra Reina. Que el Señor os bendiga a todos.

Carlo Maria Viganò, Arzobispo

trad por religionlavozlibre de Marco Tosatti

No tengan miedo, la conversión causará un gran sentimiento de amor y paz

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

10 de Julio de 2011

Para muchos de Mis hijos que se asustan por Mis mensajes y les parece difícil afrontarlos, les digo por favor en este momento que me escuchen: El mal está aumentando en el mundo por la mano del hombre, a través del pecado. Esto no puede continuar. Por favor, no teman, pues esto no cambiará los planes que ya han puesto en marcha el maligno grupo mundial. Ustedes, hijos Míos, deben saber lo que está sucediendo. Es importante que cada uno esté avisado de las acciones de este grupo y de sus planes siniestros, que han creado para controlarles a ustedes.

Por favor, den la bienvenida al Aviso

Mi Aviso, el Gran Acto de Misericordia, es un enorme Regalo de Amor, por tanto por favor denle la bienvenida, pues traerá muchas conversiones. La conversión será tan extensa, que causará un gran sentimiento de amor y paz, cuando este gran acontecimiento haga humildes a Mis hijos. Después, habrá fortaleza entre ellos. Cuanta más gente crea en la Verdad, más débil será el impacto del Nuevo Grupo Mundial. La oración, pero mucha oración, puede impedir muchos de los daños que ellos intentarán causar.

Por tanto, no olviden nunca rezar el Santo Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia, porque los dos juntos ayudarán a aniquilar mucho de este inminente mal. Vayan ahora, no teman. Esperen con entusiasmo un nuevo comienzo, una nueva paz, donde el mal será desterrado para siempre.

Esta es Mi Promesa para ustedes, hijos.

Su amoroso Salvador

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a10-jul-2011/

A %d blogueros les gusta esto: