Cardenal Omella: hay que garantizar la libertad de la mujer (a abortar o no)

Que el Presidente de la Conferencia Episcopal Espa√Īola defienda que una madre pueda elegir entre tener a su hijo o matarlo‚Ķ Lo dicho: mucha pena y mucha indignaci√≥n.

Discurso de Juan Jos√© Omella¬†para abrir la Asamblea Plenaria¬†de la Conferencia Episcopal Espa√Īola que, entre otros cometidos, elegir√° al nuevo secretario general y portavoz el mi√©rcoles, tras la salida de¬†Luis Javier Arg√ľello, nombrado arzobispo de Valladolid.

Mucha indignaci√≥n y mucha pena es lo que generan las palabras del presidente de los obispos espa√Īoles, sobre el aborto. Y lo hacen por dos razones: porque se trata de un obispo, pastor de la Iglesia, y porque muestra hasta qu√© punto se ha instalado en Espa√Īa (y en el Vaticano) la idea de que el aborto es justificable, no ya entre la sociedad, sino entre la jerarqu√≠a eclesi√°stica, al menos parte de ella.

Oiga, que el mundo progre insista en que el aborto es un derecho -ya saben, el pecado contra el Espíritu Santo: llamar bien al mal y mal al bien- se puede entender, pero que un obispo defienda que una madre pueda elegir entre tenerlo o matarlo… Lo dicho: mucha pena y mucha indignación.

Estas fueron sus palabras:

‚ÄúSon millones los creyentes cristianos y de otras religiones, pero tambi√©n los no creyentes que defienden la vida, que exigen a las Administraciones P√ļblicas un trato positivo a favor del no nacido y de su madre. Dicho trato positivo debe, por un lado, concretarse en informar ampliamente a la mujer que acude a un centro sanitario¬†ante un embarazo no deseado sobre las consecuencias de su decisi√≥n, sobre las ayudas que recibir√≠a si siguiera adelante con el embarazo. Convendr√≠a tambi√©n informarle sobre las instituciones p√ļblicas y privadas que acompa√Īan a las mujeres en este momento importante de sus vidas.¬†Asimismo, para garantizar la libre decisi√≥n de la mujer es imprescindible¬†una previsi√≥n presupuestaria de rentas mensuales para las mujeres con un embarazo no deseado con el fin de poder llevar a cabo la crianza de sus hijos‚ÄĚ.

Que no, excelent√≠simo y reverend√≠simo se√Īor obispo, que lo hay que hacer es defender la vida del m√°s d√©bil, el no nacido, desde la concepci√≥n. ¬ŅQue es bueno facilitar informaci√≥n y ayuda econ√≥mica y asistencial a las madres que lo necesitan?, de acuerdo, pero no se puede admitir, bajo ning√ļn concepto, la opci√≥n de matar al hijo.

Religión, La Voz Libre

Mi Padre castigar√° a todos aquellos que asesinan a Sus hijos

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

25 de diciembre de 2014

No os preocupéis por el espíritu del mal, que corrompe el mundo. Dejádmelo todo a Mí. Porque mientras vosotros me améis, me reverenciéis y améis a otros, de acuerdo a Mi Santa Voluntad, Yo os protegeré del dolor de todas las cosas que están en contra Mía.

El peor dolor que tendr√©is que soportar ser√° el de ser testigos de los llamados¬†actos de caridad y las preocupaciones humanitarias a escala mundial, las cuales enmascarar√°n¬†las verdaderas intenciones de Mis enemigos.¬†Sabr√©is, dentro de vuestros corazones, que el enga√Īador est√° trabajando.¬†Cuando el mundo secular y los que dicen representarme hablan de pol√≠tica, actos humanitarios, pero fallan en proclamar la importancia de preservar la vida humana a toda costa, entonces sabed que esto no es lo que Yo deseo.¬†Si aquellos que dicen representarme no hablan con la misma pasi√≥n sobre la perversidad del aborto, como lo hacen sobre otros actos contra la humanidad, entonces, estad conscientes de que algo anda mal.

Mi Padre castigar√° a todos aquellos que asesinan a Sus hijos, incluyendo a los ni√Īos que todav√≠a est√°n siendo alimentados en el vientre esperando nacer.¬†Los autores de semejantes cr√≠menes van a sufrir un castigo terrible si no se arrepienten de sus pecados contra √Čl.¬†Los que son M√≠os y que representan a Mi Iglesia en la Tierra han fallado en proclamar la Verdad.¬†El asesinato, incluyendo el aborto, es uno de los mayores pecados contra Dios.¬†Se necesita un acto de contrici√≥n extraordinario para que puedan ser absueltos de tal pecado.¬†¬ŅPor qu√© entonces Mi Iglesia no lucha con vigor contra este pecado – uno de los actos m√°s abominables de resistencia contra Mi Padre?¬†¬ŅPor qu√© os distraen de reconocer el m√°s grave de los pecados, pero predican acerca de la importancia de los actos humanitarios?

El humanismo es una afrenta a Dios porque se centra en las necesidades del hombre y no en la necesidad de arrepentirse del pecado ante el Creador de todo lo que es. Si vosotros ignoráis los pecados mortales, claramente definidos en las Leyes establecidas por Dios, que conducen a la condenación eterna, entonces ninguna cantidad de compasión por los derechos civiles de la raza humana expiará esos pecados.

Si vosotros creéis en Mí, y si me servís, entonces debéis hablar solo acerca de la Verdad. La Verdad es que el pecado es vuestro mayor enemigo Рno aquellos que os persiguen. El pecado mortal, si no estáis arrepentidos, os llevará al Infierno. Si vosotros estáis en pecado mortal y dedicáis el tiempo apoyando grandes actos de caridad y hechos humanitarios, y no os arrepentís, entonces vuestra alma se perderá.

Recordad la Verdad.¬†No os dej√©is enga√Īar por conversaciones, actos u obras de caridad cuando la tarea m√°s importante es luchar contra el pecado mortal.¬†Mis siervos¬†consagrados que se nieguen a recordaros las consecuencias del pecado mortal, no comprenden la misi√≥n que tienen en servirme.¬†No pod√©is barrer el pecado bajo el suelo, fuera de la vista, como si no existiera.¬†Ninguna cantidad de empat√≠a con las personas que son perseguidas en Mi Nombre, compensar√° el hecho de que los pecadores no se reconcilien Conmigo, Jesucristo, para el perd√≥n de los pecados.

Vuestro Jes√ļs

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a025-dic-2014-el-humanismo-es-una-afrenta-a-dios/

A %d blogueros les gusta esto: