El Gobierno de las Ratas

Una pregunta que se me ocurre: ¬ŅA ver si no s√≥lo tenemos un gobierno de las ratas, sino que tambi√©n tenemos una ¬ęiglesia de las ratas¬Ľ? Y cuando regrese el Hijo del hombre, que se preparen los de las ratas‚Ķ

Por Padre Bonifacio

El gobierno del Reino de Espa√Īa est√° elaborando una nueva ley de √©sas que parecen -a ojos de personas con l√≥gica- sacadas de un manicomio, porque no hay quien las entienda, o bien -a ojos de personas no s√≥lo con l√≥gica sino con alguna comprensi√≥n de la realidad- sacadas de una tenida. Seg√ļn dicha ley, quien mate a una rata en su jard√≠n podr√≠a ir a la c√°rcel. Tal cual. ¬ŅAcaso dicha ley no parece sacada de un gobierno de‚Ķ las ratas?

Pero el problema se queda corto si lo consideramos centr√°ndonos en lo anecd√≥tico. Para entender la gravedad del mismo, hay que cotejar dicha ley con otras como la ley de la eutanasia (humana), las leyes del aborto (humano), o las leyes sanitarias que han permitido estabular a los humanos en sus casas durante meses, sacrificar a muchos humanos ancianos, y que -con nuestros impuestos- siguen experimentando con sustancias peligrosas en los humanos sanos. M√°s bien, habr√≠a que decir que estos gobiernos no s√≥lo son los gobiernos de las ratas, sino que son los gobiernos criminales que no s√≥lo nos tratan como cobayas, sino que odian a las personas humanas (no, no es redundante, pues no hablo de ¬ępersonas humanas¬Ľ porque haya personas animales, como quiz√° estos desnaturalizados piensan, sino para diferenciarnos de las personas ang√©licas y de las personas divinas).

Este odio a los hombres, por parte de hombres que se comportan como un gobierno de las ratas, tiene un aliado en el animalismo: humanicemos a los animales, para no s√≥lo ponerlos al nivel de los hombres, sino por encima de los hombres. Con esta ley el maltrato animal estar√° m√°s penado que el maltrato dom√©stico (perd√≥n, que la ¬ęviolencia de g√©nero¬Ľ), pero es que hace muchos a√Īos que destruir un huevo de ciertas aves rapaces no es que est√© mucho m√°s penado que matar a un ni√Īo en el vientre materno, sino que para lo primero hay penas y para lo segundo hay recompensas, nuevos derechos, financiaci√≥n, y alfombra roja desde servicios sociales, legales, ¬ęsanitarios¬Ľ, etc. Si matas a una rata puedes ir a la c√°rcel pues vulneras los derechos animales, pero si matas a un ni√Īo lo has hecho muy bien, porque el ni√Īo no tiene derechos: su vida vale menos que la de una rata.

En fin, tendr√≠amos que concluir que este √©nfasis en los animales, en la ¬ęnaturaleza¬Ľ en general, se basa en una doble falacia y una doble escisi√≥n: en primer lugar escindir la creaci√≥n (en adelante, naturaleza, madre tierra, ecosistema o casa com√ļn) de su Creador; y en segundo lugar oponer la creaci√≥n f√≠sica y la vida del hombre en la tierra, por medio de la ideolog√≠a del cambio clim√°tico, los ODS y la agenda 2030. Ya no hay Dios, sino que las criaturas (algunas) son divinizadas, como en los templos de la India donde se adora a las ratas y se les da de comer, prohibiendo severamente que nadie las moleste. La creaci√≥n ocupa el lugar que se le roba a Dios: la naturaleza es nuestra madre y a ella tenemos que agradecerle la vida, pedirle perd√≥n por nuestros pecados (ecol√≥gicos), y darle el culto ¬ęque s√≥lo ella merece¬Ľ. Pero divinizada la naturaleza, el hombre es demonizado.

Se criminaliza al hombre en aras de preservar la ¬ęsantidad¬Ľ de la vida animal. El nuevo culto pagano pante√≠sta exige sus sacrificios. Los primitivos paganos sacrificaban incluso a sus hijos y sobre todo a sus enemigos, pero ahora se nos impone desde un gobierno de las ratas oculto mundial una nueva adoraci√≥n pante√≠sta universal que nos criminaliza y requiere humillarnos y pedir perd√≥n por existir, colaborar pac√≠ficamente en los sacrificios que nos sean requeridos, y en definitiva, que agradezcamos si podemos sobrevivir, pero eso s√≠, que lo hagamos rendidos y sumisos a lo que estos nuevos sumos sacerdotes paganos dicten.

Menos mal que el Hijo de Dios se hizo hombre y estableci√≥ su Iglesia. Menos mal que no permanecemos en el tiempo de nuestra ignorancia, sino que conocemos la verdad, y que nuestra dignidad no nos la pueden robar los hijos de las tinieblas (o de las cloacas). Menos mal que tenemos pastores que defienden la dignidad humana, el valor inviolable de la vida humana y nos ayudan a entender que tenemos un alma inmortal que salvar, y nuestra misi√≥n no es salvar a las ratas.

Pero quiz√° por eso mismo, la jugada no ser√≠a completa sin que los de las tenidas intentasen desactivar a la Iglesia.

Lo grave de todo lo que est√° pasando no es el gobierno de las ratas. Es que, cuando un sacerdote franc√©s, el P. Fran√ßois Schneider predic√≥ en una homil√≠a, en la conmemoraci√≥n del fin de la primera guerra mundial, que afect√≥ mucho a su parroquia, que ¬ęel aborto mat√≥ a m√°s personas en el mundo que la Gran Guerra¬Ľ (y que las dos guerras mundiales juntas, podr√≠amos a√Īadir), su Obispo lo castig√≥ prohibi√©ndole predicar al menos en un mes. El administrador apost√≥lico de esa di√≥cesis es Mons. Denis Jean-Marie Jachiet, por si alguien quiere preguntarle por la ¬ęl√≥gica¬Ľ de su decisi√≥n.

Lo grave es que hemos visto a cardenales de la Santa Iglesia Cat√≥lica inaugurando en el campo una ¬ęCatedral de la Natura¬Ľ, junto con budistas y otras especies (alusi√≥n a la biodiversidad, est√° claro), en aras de no se sabe qu√© culto y de qu√© ¬ędios¬Ľ. As√≠ que ese Arzobispo parece ser que pas√≥ a tener dos sedes: la metropolitana y la ¬ęde la Natura¬Ľ. No sabemos si fue una forma de ¬ęponer una vela a Dios y otra al diablo¬Ľ. El Cardenal al que nos referimos es su Eminencia Antonio Ca√Īizares, por si alguien quiere preguntarle por la ¬ęl√≥gica¬Ľ de su decisi√≥n.

Lo grave es que en vez de salir al paso de estas blasfemas ideolog√≠as que padecemos, haciendo uso de su magisterio, algunos Obispos en sus di√≥cesis se apresuran a crear un ¬ęSecretariado para el Cuidado de la Creaci√≥n¬Ľ, para ¬ęabrir la posibilidad de que los corazones escuchen el clamor de la tierra¬Ľ, tal cual: ahora resulta que la tierra nos habla, y lo hace al coraz√≥n. ¬ŅNo era Dios quien se dirige al coraz√≥n del hombre y se ha revelado en Jesucristo? Nada, nada, hemos saltado al vac√≠o, del antropocentrismo al gaia-centrismo. Pues nada, pregunten si quieren a Mons. Demetrio Fern√°ndez por la ¬ęl√≥gica¬Ľ de su decisi√≥n.

Pero quiz√° no hace falta que les pregunten a los antedichos Obispos. Con que pregunten al que se sienta en Roma, a lo mejor lo entienden todo. Habr√≠a que hacerle muchas preguntas, porque no ha parado de decir cosas contrarias a la recta raz√≥n y a la sana doctrina, como cuando en 2016 recibiendo a un grupo de jainistas de la India, dijo que ¬ęNosotros, todos nosotros, queremos a la madre Tierra porque es quien nos ha dado la vida y nos protege; dir√≠a que es tambi√©n la hermana Tierra, porque nos acompa√Īa en nuestro camino de la existencia¬Ľ. Quiz√° por ello en octubre de 2019 asisti√≥ al culto de √≠dolos en los jardines vaticanos, bendiciendo las im√°genes idol√°tricas y el culto a esa ¬ęmadre tierra¬Ľ, a la que seg√ļn √©l hay que ¬ępedir protecci√≥n¬Ľ o que ¬ęnos acompa√Īe¬Ľ y a la que hay que ¬ęagradecer que nos haya dado la vida¬Ľ. O quiz√° por eso en el aniversario de tal hito el Vaticano acu√Ī√≥ una moneda de 10‚ā¨ conmemorativa dedicada a la ¬ęmadre tierra¬Ľ. O quiz√° por eso en julio de 2022 en Canad√° Bergoglio particip√≥ nuevamente en un culto idol√°trico a la ¬ęmadre tierra¬Ľ guiado por chamanes, junto con invocaciones a esp√≠ritus y culto a la ¬ęabuela ara√Īa¬Ľ. Y as√≠ podr√≠amos seguir‚Ķ

Una pregunta que se me ocurre: ¬ŅA ver si no s√≥lo tenemos un gobierno de las ratas, sino que tambi√©n tenemos una ¬ęiglesia de las ratas¬Ľ?

Uno estar√≠a tentado de usar los cl√°sicos raticidas de toda la vida. Pero claro, con estas nuevas leyes, hay que pens√°rselo mucho. Por lo menos, procuremos que no nos callen, que no nos vuelvan locos los del manicomio ni nos traguemos la p√≥cima de los de los mandiles. Por lo menos, sigamos proclamando la palabra de Dios hasta que Cristo vuelva, que visto lo que est√° ocurriendo, no debe faltar mucho. Y cuando regrese el Hijo del hombre, que se preparen los de las ratas‚Ķ

Como Vara de Almendro

Satan√°s anhela almas, su apetito es voraz y su voluntad implacable

Mensaje del Libro de la Verdad ūüŹĻ

4 de septiembre de 2014

Todo lo de las profec√≠as predichas hace tanto tiempo, y dadas a los profetas de Dios, videntes y visionarios, a trav√©s de revelaciones tanto p√ļblicas como privadas, ahora se desarrollar√°.

El hombre esc√©ptico cuestionar√° la autenticidad de la Palabra de Dios, pero cuando sea testigo de todo lo que fue predicho en el Libro del Apocalipsis, se quedar√° en silencio, ya que, cuando estos acontecimientos agarren a la humanidad, el √ļnico consuelo que encontrar√° es si √©l me busca. Cuando vuestro coraz√≥n est√© lleno de dolor, a causa de las malas acciones que se llevan a cabo por hombres malvados contra los hijos de Dios, vais a llorar l√°grimas de angustia. A continuaci√≥n podr√©is ver hasta qu√© punto el mal puede extenderse dentro de las almas de aquellos que tienen el coraz√≥n de piedra. Cuando ve√°is cu√°n poco cuidado y respeto estos enemigos de Dios tienen para la vida humana, finalmente entender√©is cu√°nto poder el maligno ejerce sobre la humanidad. En sus horas finales, Satan√°s, que se manifiesta a s√≠ mismo en las almas que √©l llena con sus m√©todos p√ļtridos, mostrar√° al mundo cu√°n intenso es su odio por la raza humana.

Por cada excusa dada por el hombre para justificar el mal, los autores de actos malvados demostrar√°n el odio que tienen dentro de sus corazones por los hijos de Dios. Llevar√°n a cabo malignas atrocidades en Nombre de Dios y ellos no tendr√°n amor en sus almas. Reproducen el odio y la mayor√≠a de ellos no entienden por qu√© su odio por los dem√°s es tan intenso. Mientras que muchas personas no creen en la existencia del maligno, vosotros deb√©is saber ahora que √©l es incapaz de resistirse a revelarse a s√≠ mismo a trav√©s de aquellos a los que √©l infesta. Su vapor se propaga hasta que devore a todas las naciones, a todas las almas d√©biles, y a los l√≠deres poderosos, cuyo amor por la ambici√≥n los har√° rendirse abiertamente a su influencia.

Pronto ver√©is actos malvados que tienen lugar en cada parte de vuestra sociedad, en muchos pa√≠ses y de diferentes maneras. Satan√°s anhela almas, su apetito es voraz y su voluntad implacable. Cuando su odio se manifiesta verdaderamente en las almas, estas personas no ser√°n capaces de ocultar sus acciones. Solo en estas situaciones pueden muchos de vosotros ver realmente al maligno como lo que realmente es, y eso es a trav√©s de las acciones de tales pobres almas que se han sometido a su voluntad.

Nunca deb√©is ser complacientes cuando los actos y las malas acciones, incluyendo las guerras y disturbios, entren en erupci√≥n en el mundo. Es entonces cuando vuestras oraciones m√°s se necesitan.

Vuestro Jes√ļs

Leer m√°s: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a4-sep-2014-satanas-anhela-almas-su-apetito-es-voraz-y-su-voluntad-implacable/

A %d blogueros les gusta esto: