Carta abierta a la Iglesia de sacerdotes y religiosos sobre los efectos adversos

La carta pide cuentas sobre el silencio de nuestros medios eclesiales en torno al drama de los efectos adversos de la vacuna.

 Publicamos de buen grado esta carta de un sacerdote. Llevamos tiempo esperando, pero sin mucha suerte, que algunos de los “católicos” que patrocinaron sin reservas la campaña de inoculación de suero -obtenido como bien sabemos- con efectos devastadores para la salud de las personas- hicieran un mea culpa.  Y la imagen de la parte del contrato, firmado por la UE, con Pfizer en la que la empresa admite que desconoce las consecuencias del suero. A ver si tienen el coraje y la humildad cristiana para hacerlo. Feliz lectura

Contrato de Pfizer con la UE

Queridos amigos, profesores, periodistas. Les escribo en nombre del grupo Verdad y Reconciliación, que desde hace dos años reúne a decenas de sacerdotes y religiosos, alejados de las narrativas impuestas sobre el tema de los confinamientos y las vacunas. Adjunto encontraréis la presentación de nuestra iniciativa y la carta que hemos decidido publicar y difundir lo máximo posible. Enviada a las redacciones católicas y sin respuestas significativas, la carta pide cuentas sobre el silencio de nuestros medios eclesiales en torno al drama de los efectos adversos de la vacuna. La Verità anticipó algunos extractos de la carta del domingo 22 de octubre:  

https://www.laverita. info/affetti-adversi-franto- tabu-chiesa-2666039053.html Quedo disponible para aclaraciones, incluso directamente: 3349272578. Repito: no soy el líder del grupo, pero me limito a divulgar.¡San Juan Bosco protégenos!

Atentamente, GC.

Don Marco Begato SDB

Aquí está el texto:

Los acontecimientos de los últimos tres años han introducido y normalizado actitudes que han dejado perplejos y confundidos no sólo a muchos fieles, sino también a decenas de sacerdotes, religiosos y consagrados. En la situación de desorientación general, se formó el grupo “Verdad y Reconciliación”, una red de amistad que reúne a muchos sacerdotes, frailes y monjas, unidos por el deseo de releer lo sucedido desde el invierno de 2020, sintiéndose libres de expresar sus perplejidad y salir de la lógica de la prohibición, del silencio y del pensamiento único que desgraciadamente también ha penetrado en muchos ambientes eclesiales ordinarios.

Durante dos años el grupo discutió y buscó sobre todo elementos de formación en nombre del diálogo sincero, el respeto mutuo y la hospitalidad pastoral. Algunas iniciativas se han desarrollado recientemente dentro del grupo.

Uno es el de “Chiesa in Ascolto”, del que se habló en La Nuova Bussola Quotidiana ( https://lanuovabq.it/it/un-conforto-ai-danneggiati-ecco-la-vera-chiesa-in-editore ) y en otros portales ( https://www.aldomariavalli.it/2023/10/23/preti-in-orecchio-dei-danneggiati-da-vaccino/ â€“ https://www.sabinopaciolla.com/chiesa-in -listening -a-los-dañados-por-la-vacuna-covid/ ).

El otro es el envío de una carta a los tres principales periódicos católicos nacionales, en la que pedimos cuentas del gran silencio de la prensa católica ante el drama de las reacciones adversas de la vacuna anti-Covid.

Ante la ausencia de respuestas significativas, o que en todo caso no tuvieron novedades, el grupo “Verdad y Reconciliación” ilustró posteriormente su iniciativa al diario La Verità, que fue divulgada el domingo 22 de octubre (https://www.laverita.info. /effetti-adversi-infranto-tabu-chiesa-2666039053.html ).

El texto completo de la carta y sus principales firmantes se publican a continuación.

CARTA DE “VERDAD Y RECONCILIACIÓN” A LOS PRINCIPALES DIARIOS CATÓLICOS ITALIANOS

Queridos directores y queridos miembros de la redacción de Avvenire, Osservatore Romano y Famiglia Cristiana.

Somos un grupo de amigos sacerdotes, religiosos y laicos y también escribimos en nombre de los enfermos y de las personas que aún sienten las consecuencias de las vacunas CoViD-19. Somos lectores de periódicos, revistas y publicaciones católicas que por estatuto están al servicio del Evangelio y de la vida de la Iglesia. Ahora, después de mucha reflexión y haciéndonos eco de muchos que nos piden intervenir, hemos accedido a su deseo, que también había madurado en nosotros, de plantearos una pregunta que está cerca del corazón de todos; y es saber por qué en sus páginas, tras las campañas de vacunación anti-CoViD 19, no ha habido, en nuestra opinión, documentación suficiente de las reacciones adversas y desgraciadamente de las muertes provocadas por lo que hasta ahora, según admiten los propios fabricantes, puede denominarse fármaco experimental (lo contrario de lo que es una vacuna). La nuestra no es una crítica a la pasión de quienes apoyaron de buena fe las campañas de vacunación y confiaron en cada propuesta más o menos probada. Las elecciones libres merecen nuestro respeto. Sin embargo, pedimos que en un debate hoy muy fuerte y a veces lleno de polémicas, también pueda encontrar espacio esta pobre voz nuestra, tranquila y que no tiene pretensiones de imponer sus propias creencias a los demás. La única aspiración es estimular una información lo más completa posible y, por tanto, amantes de toda la verdad, teniendo hoy muchos más datos disponibles: una prensa que comunique los distintos aspectos del problema, haciendo plenamente realidad ese derecho a la información que nos parece. la Iglesia siempre proclama. Por otra parte, el mismo Jesús afirma “la verdad os hará libres”, y dice de sí mismo: “Yo soy la Verdad”. En el documento “Inter mirifica” del Concilio Vaticano II, en el n. 5, el derecho a la información se especifica de la siguiente manera: «El correcto ejercicio de este derecho exige que la comunicación sea siempre veraz en su contenido y, sin perjuicio de la justicia y la caridad, completa; además, en cuanto a la forma, debe ser honesta y conveniente, es decir, respetar estrictamente las leyes morales, los derechos y la dignidad del hombre, tanto en la búsqueda de noticias como en su difusión. En efecto, no todo conocimiento es beneficioso, “mientras que la caridad es constructiva” (1 Cor 8,1)”.

En este último período, muchas noticias falsas, a veces incluso deliberadamente ocultas y que las redes sociales ahora definen como mentiras, también han salido a la luz a través de interceptaciones telefónicas y medioambientales en el dominio público y de investigaciones científicas dirigidas y no sujetas a intereses partidistas. Estimulados por la desconfianza que muchos empiezan a sentir hacia la comunicación tan omnipresente hoy, y conscientes de nuestra responsabilidad como pastores de almas, pedimos que las páginas de la prensa católica puedan ser un lugar de amplio debate para alcanzar la necesaria exhaustividad de información. Esto constituiría, a nuestro juicio, una respuesta evangélica al deber de dar la caridad de la verdad a todos nuestros hermanos. Nos preguntamos también si el deber moral de servir a la verdad y, gracias al servicio indispensable que realizáis en la Iglesia y en la sociedad, de defender a los más débiles y perdidos, ha sido realmente ejercido por los distintos organismos y medios de comunicación católicos. A estas alturas todo el mundo sabe que investigadores australianos han demostrado que la proteína Spike -Sars-CoV-2 es tóxica y produce diversas enfermedades. En cambio, investigadores de otros países han demostrado que los sueros de ARNm producen una respuesta inmunosupresora, multiplicando las reinfecciones por CoViD. En su opinión, no sería apropiado ni honesto comunicar esto a la gente, para que sean plenamente conscientes de cuándo pretenden someterse voluntariamente, y no obligados por ley, a inyecciones que prometen beneficios que, después de las pruebas, no parecen cumplir. ¿Se ha demostrado plenamente que lo son y, por lo tanto, no se consideran beneficios reales?

Muchas personas que conocemos, que han visto desaparecer rápidamente a algunos de sus seres queridos, se preguntan si no sería correcto informar de todas las muertes debidas a enfermedades repentinas y de los perjudicados por las “vacunas”, así como, como ahora también se pide en Parlamento por algunos representantes del pueblo italiano, para frenar cualquier deriva de control autoritario de la sociedad civil, en el ámbito sanitario. Estas preguntas, mientras queden sin respuesta, no nos dejarán en paz a nosotros ni a muchas personas que nuestro ministerio pastoral nos reúne y que piden consuelo, apoyo, sintiéndose muchas veces aisladas y a veces incluso abandonadas por la Iglesia. Estamos seguros de que estas preguntas también están muy presentes en ti y nos gustaría que gracias a nuestra reflexión te sea posible abordarlas más fácilmente. En efecto, estamos convencidos de que lo que se avecina tampoco puede dejaros tranquilos, sobre todo sabiendo que la caridad “no se alegra de la injusticia, sino que se deleita en la verdad” (1 Cor 13,6), y no en las omisiones.

Estamos seguros de que comprenderá el espíritu colaborativo de esta intervención que refleja reflexiones que seguro que conoce bien y que escuchamos de personas a veces muy resentidas con la sociedad e incluso con la Iglesia, y esperamos que lo comprenda, dedícanos parte de tu tiempo. En “Fides et Ratio”, san Juan Pablo II habló de la importancia de la amistad (de la fe) para la razón. Nosotros también queremos proponerles sus palabras, pero transponiéndolas en beneficio de un clima sereno que no acusa a nadie de “conspiracionista”, sino que presta atención a toda la verdad, que ya no es la del filosofar al que se dedican los polacos. Se refirió el Papa, pero que no deja de estar orientada, como toda verdad, a la única Verdad que es Nuestro Señor: «No olvidemos que también la razón necesita ser apoyada en su búsqueda por un diálogo confiado y una amistad sincera. El clima de sospecha y desconfianza que a veces rodea la investigación especulativa olvida las enseñanzas de los filósofos antiguos, que situaban la amistad como uno de los contextos más apropiados para un correcto filosofar” (§ 33). Â¿No podría decirse lo mismo, mutatis mutandis, a título informativo?

Le agradecemos de antemano si desea acoger esta llamada nuestra en un contexto de amistad. Sabemos cuán compleja es la labor de comunicación en la Iglesia y por la Iglesia, condicionada por muchos elementos que escapan al hombre común, y por eso esperamos que no descuidéis nada de lo que importa a los ojos de Dios. por su escucha y su atención. Le pedimos que publique esta carta. Somos, como podéis ver, personas que desde diferentes partes de Italia os enviamos su voz y la de mucha gente.

                          ——————–

Firmantes: P. Giuseppe Agnello, diócesis de Patti (ME); Federica Angelini del Comité “Escúchame”; P. Marco Begato, religioso; Don Angelo Boattin, diócesis de Massa Carrara – Pontremoli; el hermano Tommaso Bogliacino, hermano pequeño del Evangelio; Don Luigi Bonarrigo, diócesis de Milán; Don Federico Bortoli, diócesis de San Marino Montefeltro; Don Armando Bosani, diócesis de Milán; Giuseppina Bruno, laica; hermana Patrizia Calosci, ermitaña; P. Vladimiro Calvari, diócesis de Reggio Calabria-Bova; Don Pietro Cesena, diócesis de Piacenza-Bobbio; Don Eugenio Cocco, diócesis de Cagliari; Fabrizio Costa, profano; Don Danilo Costantino, diócesis de Arezzo-Cortona-Sansepolcro; Don Paolo Crescini, diócesis de Bolzano-Bressanone; Don Eraldo De Agostini, diócesis de Novara; Don Stefano De Paulis, archidiócesis metropolitana de L’Aquila; P. Guglielmo Fantuzi, diócesis de Pescia (PT); Don Alessandro Giannattasio, diócesis de Milán; Don Daniele Leoni, diócesis de Arezzo-Cortona-Sansepolcro; Ciro Lomonte, laico; el hermano Luigi Lorusso, diócesis de Pescia; el diácono Fabio Mondani, diócesis de Arezzo-Cortona Sansepolcro; Don Diego Minoni, diócesis de Milán; Antonina Muceo, laica; Don Mario Oliva, archidiócesis de Messina-Lipari-Santa Lucía del Mela; Flaviano Patrizî, ediciones Himmel; Don Darío Pedretti, diócesis de Brescia; Don Emanuele Personeni, diócesis de Bérgamo; P. Mario Ramello, religioso de la diócesis de Génova; Don Carlo Romagnoni, diócesis de Milán; Don Tullio Rotondo, diócesis de Isernia-Venafro; Don Massimiliano Scalici, diócesis de Palermo; Don Stefano Tartabini, diócesis de Fermo; P. Andrea Tavolaccî, eparquía de Piana degli Albanesi; Don Luca Tuttocuore, archidiócesis de Messina-Lipari-Santa Lucia del Mela; Don Martino Maria Verdelli, diócesis de Parma; Silvia Vernò del Comité “Escúchame”.

Posdata: «Gracias, queridos amigos, por compartir conmigo vuestra inquietud pastoral que también yo conozco y comparto. Que el Señor bendiga todos vuestros esfuerzos encaminados al verdadero bien de nuestra sociedad y de la Iglesia. Desde lejos os acompaño con la oración. Suyo + obispo Giovanni D’Ercole”.

Stilum Curiae

Tendrá lugar la introducción de una vacunación mundial que os matará si la aceptáis

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

13 de Octubre, 2012

Las profecías predichas en Fátima ahora comienzan a manifestarse en el mundo.

Los gobiernos número uno del mundo, creados en aquellas naciones que están trabajando juntas sin descanso, casi han completado su trabajo, el cual será pronto presentado al mundo.

En este despertar, estará la única nueva religión mundial, una abominación a los ojos de Mi Padre.

Mi iglesia ha sido infestada por los enemigos, dentro de los cuales son lobos con piel de oveja. Engañan a todos aquéllos con quienes entran en contacto.

Entonces, tendrá lugar la introducción de una vacunación mundial que os matará si la aceptáis.

Este es un tiempo en el qué sólo la oración, y mucha de ella, puede suavizar el impacto de esta terrible maldad creada por un grupo selecto (élite) de personas en el poder.

Ellos están trabajando en todas partes de vuestros gobiernos y los que trabajan codo a codo con ellos, todos los días saben lo que ellos están haciendo.

Tan astutos son ellos, que presentarán cada acto malo como si fuera una gran cosa! un gran servicio para la humanidad. Ellos harán todo lo posible para profanar todo lo que tiene que ver con Dios.

Ellos difundirán y promoverán el paganismo. Los hijos de Dios, quienes acepten sus leyes y sus enseñanzas, se transformarán infestados con sus perversos caminos.

Debéis rezar por protección, pero sobre todo, hay que orar por estas almas. Porque Mi Padre tiene la intención de castigarlos. El seleccionará a todos y a cada uno de ellos y los destruirá. Sin vuestras oraciones ellos estarán perdidos y se les echará al lago de fuego.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a13-oct-2012/

%d