¡Dios te dio, para toda tu vida, una tarea en particular!

¡Piensa en tu misión! ¡Dios te dio, para toda tu vida, una tarea en particular! ¡Él espera que tú, únicamente tú, la realices! Solo tú puedes lograrla. ¡Nadie puede reemplazarte! Si esta tarea no se completara en su totalidad, entonces permanecerá incompleta hasta la eternidad. Tú eres responsable de todas las recomendaciones que das aSigue leyendo «¡Dios te dio, para toda tu vida, una tarea en particular!»