El sello papal sobre la Nueva Religión Covid

“ Ve por todo el mundo y vacuna a todos los pueblos. El que esté vacunado se salvará, el que no lo esté, será condenado ”

El lector Giovanni Butta me escribe: «Querido Valli,“ Ve por todo el mundo y vacuna a todos los pueblos. El que esté vacunado se salvará, el que no lo esté, será condenado ”. Cito el Evangelio según Bergoglio. El mensaje de Pascua, traducido urbi et orbi por los medios de comunicación, es que, en los días de la Salvación, el jefe de la Iglesia ve en la preparación inyectable el único Remedio para la humanidad angustiada y perdida. Se dirá: “No, eso no fue exactamente lo que quiso decir”; “Sí, pero también dijo algo más”; “Eh, pero no pudo evitar decirlo.”  Pero alguien tan experimentado como él tuvo que prever que esa afirmación, pronunciada en ese contexto, quedaría así develada: la admisión de que, a estas alturas, sólo en la Ciencia podemos confiar. Felices Pascuas”.

El lector tiene razón. Sin embargo, creo que el resultado obtenido, a nivel comunicativo, no es un efecto indeseable. En realidad, es exactamente lo que el “Papa” se había propuesto hacer: proclamar el nuevo evangelio de la salvación a través de la ciencia.

Increíble, desconcertante, inquietante. A estas alturas, en este sentido, hemos gastado todos los adjetivos posibles. Podemos agregar un par más: triste y deprimente. Porque cuando el “Papa” (en su mensaje de Pascua urbi et orbi !) Habla de las vacunas como “herramienta imprescindible” contra la pandemia y llega a pedir “un internacionalismo de las vacunas”, hace su línea de crédito de una manera totalmente superficial y de manera acrítica.

Aquí estamos en pleno cientificismo o, si se prefiere, en fideísmo cientificista. Y que esta actitud sea adoptada por el pastor supremo de la Iglesia Católica solo puede causar desesperación. N. del T: No a los que sabemos que no es Papa sino un usurpador elegido por la masonería para destruir la Iglesia Católica y traer el Nuevo Orden Mundial liderado por el Anticristo. Estos tiempos están profetizados y se cumple el N. 675 del Catecismo:

La última prueba de la Iglesia

675 Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes (cf. Lc 18, 8; Mt 24, 12). La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra (cf. Lc 21, 12; Jn 15, 19-20) desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne (cf. 2 Ts 2, 4-12; 1Ts 5, 2-3;2 Jn 7; 1 Jn 2, 18.22).

Especialmente cuando se multiplican las preguntas sobre el origen de las vacunas y las dudas sobre su eficacia y efectos indeseables, la simple aplicación de la virtud de la prudencia sugiere cautela. Si consideramos entonces la situación en la que categorías profesionales enteras son de hecho objeto de chantaje, porque aquellos que en conciencia no quieren ser vacunados, es decir, no quieren actuar como conejillos de indias para medicamentos experimentales insuficientemente probados, se arriesgan seriamente a perder sus trabajos, el discernimiento (expresión tan querida por Bergoglio) es aún más necesario.

¿Y qué vemos en su lugar? Que el “Papa”, con palabras pronunciadas nada menos que el día de la Resurrección de Nuestro Señor, con su adhesión al conformismo cientificista, se erige no solo como intérprete sino como el primer representante de lo que llamo la Nueva Religión Compartida, una grotesca y ultra -seudo-religión dogmática (no se admite ninguna objeción en su contra) que no sólo exalta el fideísmo científico sino que, para imponerse, utiliza las categorías de la verdadera religión y las pervierte para sus propios fines.

En esta nueva pseudo-religión (como escribí en Virus y Leviathan) de hecho tenemos una trinidad (Ciencia, Salud, Seguridad), tenemos pecado mortal (no adherimos a la visión científica, no colaborar en su difusión), tenemos castigo para el incrédulo (ser literalmente excomulgado, puesto fuera de la comunidad, como indignos, fascistas y negacionistas), tenemos los escritos sagrados (los propagados por los medios de comunicación subordinados al discurso conformista dominante), tenemos la urgente petición de conversión (a la tecnociencia entendida ya no como un instrumento sino como una divinidad) , tenemos la identificación de la fe con la salvación (te salvas a ti mismo solo si crees en esta pseudo-religión y la interpretas), tenemos los nuevos fanáticos (que se levantan como jueces y te sacan del foro humano si eres no alineado) y tenemos una inquisición que, cuando te excomulgas, te hace perderlo todo.

No parece que hayan transcurrido treinta y tres años, sino que han pasado tres siglos desde las palabras que Juan Pablo II escribió en 1988 al padre George Coyne, entonces director del Observatorio Vaticano. En ese texto, el Papa explicó que así como la Iglesia no propone que la religión se convierta en ciencia, la Iglesia ciertamente ni siquiera propone que la ciencia se convierta en religión. Lamentablemente, tenemos que poner el verbo en pasado: no propuso. Con el agravante – hay que reiterarlo – de que ya ni siquiera hablamos de ciencia, sino de fideísmo científico.

En este sentido ver la magistral Carta de Monseñor Viganó: “la salud del cuerpo, suprema ley” La nueva religión Covid

AMV

Muchos comenzarán pronto a utilizar sus conocimientos de ciencia para evaluar los Santísimos Evangelios

9 de noviembre de 2013

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi amadísima hija, muchos comenzarán pronto a utilizar sus conocimientos de  ciencia para evaluar los Santísimos Evangelios. En lugar de declarar la Verdad de Mi Palabra, que proviene de la Sabiduría de Dios, van a empezar a torcerla a fin de  darle una imagen más moderna.

Todas Mis Palabras, contenidas en el Santo Evangelio, serán interpretadas de manera diferente. Ellos dirán que Mi Palabra significa algo nuevo, que será más relevante en el mundo de hoy. Tratarán de dar ejemplos de cómo os  instruiría, si Yo caminara por la tierra en este tiempo. Se habrá ido la sencillez de la Palabra de Dios, que es para todos. Aquellos que son inteligentes, cultos y que están orgullosos del progreso del hombre en el mundo de la ciencia, comenzarán entonces a hacer declaraciones insultantes.

La Iglesia abarcará los así llamados nuevos descubrimientos científicos, que desacreditarán lo que está contenido en la Santa Biblia. Ellos revelarán lo que dicen será nueva evidencia, que arroja dudas sobre cómo fue creado el mundo. Ellos luego, dirán que gran parte de lo que está contenido en la Biblia son simplemente metáforas diseñadas para crear paz entre los hombres. Ellos utilizarán el mensaje del humanismo, el amor de unos a otros, en condiciones  a vuestra capacidad para cuidar de los pobres, los analfabetos y necesitados, como un sustituto de la Verdad que os fue dada en los Evangelios. Entonces, las nuevas doctrinas falsas que parecerán similares a la Verdad, serán aceptadas por los sacerdotes, y sólo aquellos que permanecen firmes a Mi Palabra mantendrán con vida la Verdad.

Mis amados seguidores, cuando descubrís que muy pocos nunca más escucharán la Verdad -la Palabra de Dios- entonces vosotros debéis consolaros mutuamente. Debéis continuar recordando la Verdad a aquellos en Mis iglesias, que aplaudirán las herejías, que serán introducidas, pues muchos de ellos no serán los más sabios. Se apartarán tan lejos de Mí, que fácilmente aceptarán tales cambios. Será mucho más fácil para los que tienen poca fe aceptar la palabra de aquellos que exigen la reforma, que permanecer fieles a la Palabra de Dios.

El llamado para los primeros cambios será hecho pronto. Con una dulzura que  calmará y un hablar apasionado acerca de la necesidad de levantarse como un mundo unido -para mostrar amor y tolerancia a todos- seréis llevados dentro del mayor error. Muchos quedarán impresionados de cuán rápidamente Mi Iglesia parecerá acoger al mundo secular. Muchos estarán fascinados por la forma en la cual diferentes religiones, paganos y herejes, pelearán por adherirse a esta nueva iglesia caritativa mundial. Ellos dirán: “Por fin una iglesia que es tolerante ha conseguido llegar a todos.” Ya no van a sentirse avergonzados de mostrar desobediencia a Dios. En su lugar, ellos proclamarán orgullosamente que sus abominables pecados no sólo son aceptables a los ojos de Dios, sino que ya no serán considerados ser pecados en absoluto. Esto creará gran regocijo en todas partes.

Por primera vez en la historia, aquellos que dirigen Mi Iglesia hacia el error,  serán amados, adorados y prácticamente ninguna crítica será dirigida contra  ellos.

La mayor herejía, no vista desde Mi muerte en la Cruz, ahora devorará a Mi Iglesia en la Tierra. Ellos llenarán Mis Iglesias con insultantes símbolos paganos y Yo en ningún lado seré visto. Y mientras ellos llenan los edificios, que se crearon para adorarme, Mi Verdadera Iglesia, compuesta por aquellos que permanecen fieles a la Verdad, se convertirá en el único Verdadero Templo de Dios, porque ellos nunca aceptarán la profanación de Mi Cuerpo. Su fe los hará capaces de difundir los Evangelios y mantener encendida la Llama del Espíritu Santo.

Vuestro Jesús

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a09-nov-2013-muchos-comenzaran-pronto-a-utilizar-sus-conocimientos-de-ciencia-para-evaluar-los-santisimos-evangelios/

A %d blogueros les gusta esto: