Novena a la Divina Misericordia -Noveno día

Hoy tráeme a las almas tibias y sumérgelas en el abismo de mi Misericordia”

NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

Jesús a Santa Faustina Kowalska:


“Deseo que durante estos nueve días lleves a las almas a la fuente de Mi misericordia para que saquen fuerzas, alivio y toda gracia que necesiten para afrontar las dificultades de la vida y especialmente en la hora de la muerte. Cada día traerás a Mi Corazón a un grupo diferente de almas y las sumergirás en este mar de Mi misericordia. Y a todas estas almas Yo las introduciré en la casa de Mi Padre (…) Cada día pedirás a Mi Padre las gracias para estas almas por Mi amarga pasión.”

INSTRUCCIONES

La Novena consiste en rezar la Coronilla de la Divina Misericordia durante nueve días.

Debe empezarse el Viernes Santo, nueve días antes de la Fiesta de la Divina Misericordia (el segundo Domingo de Pascua)

  1. Leer la intención y la oración del día correspondiente.
  2. Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia.

NOVENO DÍA

Jesús a Santa Faustina Kowalska


“Hoy tráeme a las almas tibias y sumérgelas en el abismo de mi Misericordia. Estas almas, son las que más dolorosamente hieren mi Corazón. Por su tibieza e indiferencia mi Alma sintió una inmensa repugnancia en el Huerto de los Olivos. Ellas fueron las que me hicieron gritar: “Padre, si es posible, aparta de Mí este cáliz”. Para ellas, la última esperanza de salvación será el recurrir a mi Misericordia.”

ORACIÓN

Piadosísimo Jesús, a Ti que eres la Piedad misma, hoy te traigo al seno de tu compasivo Corazón a las almas enfermas de tibieza. Que estas almas heladas, que se parecen a cadáveres y que te llenan de repugnancia, se calienten con el fuego de tu puro Amor ¡oh, Jesús!, todo compasión, ejerce la omnipotencia de tu Misericordia, y atráelas a Ti, que eres llama de Amor puro y comunícalas el fuego de tu divino Amor, porque Tú todo lo puedes.

Padre Eterno, mira con ojos misericordiosos a las almas tibias que, a pesar de todo, Jesús cobija en el seno de su Corazón todo Misericordia. Padre de Misericordia, te ruego, por los sufrimientos que padeció tu Hijo, y por sus tres largas horas de Agonía en la Cruz: que ellas también glorifiquen el mar sin fondo de tu Misericordia. Amén.

REZAR LA CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Se comienza con:
Un Padrenuestro…
un Ave María…
y el Credo.

En las cuentas grandes:

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero.”

En las cuentas pequeñas: (decenas)

“Por Su Dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

Al terminar las cinco décadas, se procede a decir tres veces:

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, Ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

JACULATORIA FINAL:

“Oh Sangre y Agua que brotasteis del Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, en Vos confío”.

Jesús, en Tí confío. (x3)

Santa Faustina Kowalska, ruega por nosotros.

 Oración adicional 6

Mis seguidores de todas partes, deben ser valientes y proclamar Mi Palabra a todos con los que estén en contacto. Rechacen el desprecio que puedan experimentar, ya que es demasiado serio ahora el ignorar Mis súplicas para conversión.

Escuchen Mi oración ahora, para darles el estímulo que necesitan:

Oración para recibir vigor y valentía a la hora de dar a conocer los Mensajes

Lléname ahora, Oh Señor, con el Don del Espíritu Santo para llevar Tu Santísima Palabra a los pecadores que debo ayudar a salvar en Tu nombre.

Ayúdame a cubrirlos, a través de mis oraciones, con Tu Preciosa Sangre, para que así ellos puedan ser atraídos a Tu Sagrado Corazón.

Dame el Don del Espíritu Santo para que así estas pobres almas puedan deleitarse en Tu Nuevo Paraíso.

Amén

Digan esta oración todos los días, después de recitar Mi Divina Misericordia y ustedes, por su lealtad a Mí, ayudarán a salvar a Mis hijos.

Jesucristo, Rey de Misericordia

Oración Final (opcional): “Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia en sí Mismos. Amén” (Diario, 950).

Concluir con la Señal de la Cruz.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

Coronilla de la Divina Misericordia (español – latín)

Primer día – Segundo día – Tercer día

Cuarto día – Quinto día – Sexto día

Séptimo díaOctavo día

Prometan su lealtad a Mi Divina Misericordia

24 de abril de 2011

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi muy querida bienamada hija, es con alegría que Mis hijos ahora se regocijan con la conmemoración de Mi Resurrección. Este año es importante porque marca el comienzo de una nueva era de iluminación, a punto de comenzar en breve en el mundo.

Mi gran Don de Misericordia traerá gran alivio a los creyentes y creará un vasto sentimiento de euforia entre aquellos no creyentes que se convertirán. Cuando ellos descubran la Verdad estarán con luz en el corazón y serán llenados de amor por Dios, el Padre Eterno y Yo, Su Divino Salvador. Incluso los no cristianos comprenderán la Verdad de Mi Existencia. Finalmente esto creará un gran sentimiento de alegría y amor en el mundo.

El Aviso debe ser seguido por la oración

Sin embargo, es importante recordar una lección importante referente al Aviso. Este Gran acontecimiento, en donde todos ustedes verán no solo sus pecados como Yo los veo, sino que entenderán la Verdad acerca de la siguiente vida, debe ser seguido por la oración.

Tristemente, muchos posteriormente caerán de nuevo en el pecado. Ahora es el tiempo de prepararse para evitar esta situación, rezando la Coronilla de Mi Divina Misericordia cada día de sus vidas. Adquiriendo el hábito de rezar esta poderosa oración, conservarán el nivel de conversión y fe que arrollará al mundo a partir de entonces.

Regocíjense, recen y agradezcan a Mí, su Divino Salvador, por esta gran Misericordia. Arrodíllense y alaben a Dios Padre, por el Regalo de Mi Sacrificio. La oración ayudará a diluir el impacto de la persecución por la Nueva Alianza Global Mundial, que vendrá después. Si bastantes de ustedes permanecen leales a Mí, a Mis Enseñanzas y continúan rezando, así como recibiendo los Sacramentos, pueden cambiar el curso de los acontecimientos que vendrán.

Qué poderosa es Mi Divina Misericordia. Tantos de ustedes todavía no comprenden el significado de ella. Muchos, tristemente nunca han oído sobre ella antes.

Para aquellos de ustedes leales a Mí, debo hacer una petición muy especial. No quiero ver a ninguno de Mis hijos destruido. Es por esto que se les está dando El Aviso. Este  mostrará a cada uno de ustedes, incluyendo a los escépticos entre ustedes, lo que sucedería realmente durante el Juicio Final. Así que para ayudarme a salvar a cada alma, deseo que prometan su propia ofrenda para ayudarme a ganar almas.

Formen Grupos de Oración de la Divina Misericordia por todo el mundo y utilicen esta Oración para cada persona que conozcan que pueda estar muriendo, ya que Yo garantizaré su salvación si lo hacen. Reúnanse ahora, pueblo Mío. Sigan a su Salvador. Oren como nunca antes habían orado y entonces más almas se salvarán. Entonces ustedes serán parte del nuevo mundo que les prometí cuando el Cielo y la Tierra emerjan como uno. Este glorioso futuro es para todos ustedes. En vez de temer a este gran cambio, abran sus mentes, corazones y almas al gran gozo que está por delante. Emergiendo como un gran poderoso grupo por todo el mundo, en cada país, en toda familia, en cada iglesia y en cada comunidad, ustedes harán una gran diferencia.

Las oraciones de ustedes ayudarán a evitar mucha de la persecución, que sucederá como fue predicho. Entonces por respeto a Mí, su siempre amante Salvador, síganme ahora.

Yo vivo en cada uno de ustedes. Conozco lo que contienen sus corazones y almas. Dándome su promesa de misericordia por sus hermanos y hermanas, recibirán gracias especiales.

Su Divino Rey de Misericordia y Justo Juez,

Jesucristo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a23-abr-2011/

A %d blogueros les gusta esto: