la Tradición no es la adoración de las cenizas, sino la preservación y transmisión del fuego

Ante el silencio cobarde y la tibieza de muchos, seamos piedras que gritan. Como dijo San Antonio María Claret:

«¡Ah! No es posible callar, Madre mía. No callaré aunque supiese que de mí han de hacer pedazos, no quiero callar; llamaré, gritaré, daré voces al cielo y a la tierra, a fin de que se remedie tan gran mal. No callaré… Y si de tanto gritar se vuelven roncas o mudas mis fauces, levantaré las manos al cielo, se espeluznarán mis cabellos, y los golpes que con los pies daré en el suelo, suplirán la falta de mi lengua… Tal vez me diréis que ellos, como enfermos frenéticos, no querrán escuchar al que les quiere curar; antes bien me despreciarán y perseguirán de muerte. ¡No importa!”.

-San Antonio María Claret

Catolicidad

Persecución de los videntes genuinos

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

29 de noviembre de 2010

Hija Mía, escribe esto para advertir al mundo de la persecución que está siendo infligida a Mis almas elegidas enviadas al mundo para impartir la verdad a fin de salvar almas en antelación a Mi Segunda Venida.

Notarán que Mis visionarios, videntes y profetas elegidos son los que serán rechazados abiertamente sobre y por encima de los falsos profetas. Estas bellas almas Mías, elegidas por su sencilla devoción, sufrirán en unión Conmigo el rechazo que Yo sufrí por manos de la humanidad.

Aquellos que sufren en Mí, Conmigo y por causa Mía, son los profetas genuinos. Son las almas que serán atormentadas, tratadas con desprecio y condenadas abiertamente en Mi Nombre. También serán rechazadas por Mi propia Iglesia aunque no por todos Mis siervos consagrados. Seguidores devotos, que siguen Mis enseñanzas cercanamente, serán también tentados a rechazarlas hasta que, con el tiempo, lentamente se den cuenta de la Verdad.

Desde el principio del tiempo, cuando elegí enviar profetas al mundo, por Mi Divina Misericordia, para recordarles a todos ustedes Mis enseñanzas, a muy pocos les creyeron al principio. Muchos fueron despreciados y vistos como si estuvieran sufriendo de una imaginación vívida, depresión, o simplemente condenados como si hubieran sido engañados. La mayoría de estos profetas estaban, ellos mismos, abrumados cuando experimentaron su primer encuentro divino. Muchos de ellos dudaron de estas experiencias místicas durante algún tiempo antes de aceptar su autenticidad. Fueron lentos en revelar sus experiencias a alguien. Les tomó tiempo aceptarlo.

Todas Mis almas elegidas, mientras que aceptaron su llamado, fueron renuentes a revelar el mensaje o Mis instrucciones aún a aquellos siervos consagrados Míos incluyendo religiosas, sacerdotes, obispos y cardenales. Se sintieron intimidados ante estas personas y sabían, en sus corazones, que las cuestiones impuestas a ellos serían muy difíciles de sobrellevar. Muchos de los que fueron llamados no revelaron sus mensajes y utilizaron la oración y el sufrimiento personal para cumplir con su deber hacia Mí.

A otros, que sí revelaron los mensajes como fue indicado por Mi Bendita Madre y por Mi, no se les creyó. Fue solo a través de las manifestaciones divinas que se hicieron evidentes con el tiempo, que fueron creídos.

Insto a todos Mis seguidores que escuchen a su corazón. Miren los mensajes impartidos por Mis preciosos visionarios y videntes. Estos mensajes están siendo dados a ustedes por puro amor para ayudar a guiarlos y salvar almas. Este es el objetivo. Si deciden que no son de origen Divino, recen por orientación. Si deciden que lo son, entonces recen, recen, recen por Mis visionarios para que se les escuche.

Ahora déjenme advertirles de las señales que hay que observar cuando Mis visionarios genuinos sean perseguidos en Mi Nombre. Los seguidores del engañador, viendo su luz, los atacarán, no a la ligera, sino con una fiereza que les quitará el aliento. No solo los atormentarán a través del ridículo, sino que irán a tremendos extremos para desacreditarlos. Y todo en Mi Nombre. El dolor que Mis discípulos sufren no es nada comparado con el dolor que esto me causa.

Mi sufrimiento ha alcanzado tal nivel en tiempos recientes que estoy reviviendo, de nuevo, la terrible tortura que padecí cuando morí por sus pecados. Todos los pecados. Por toda la humanidad. Incluyendo aquellos que me atormentan y a Mis visionarios. Incluyendo aquellos asesinos, aquellas personas que me niegan públicamente y que se jactan de ello y por la terrible maldad en el mundo actual.

Por favor, escuchen a Mis visionarios. Lo sentirán en sus corazones cuando escuchen la verdad. Por favor, no caigan en la trampa de aquellos que persiguieron a los visionarios de Mi Bendita Madre incluyendo a Santa Bernardita o mis pequeñitos de Fátima. Ellos fueron tratados con la mayor irreverencia, especialmente por Mis siervos consagrados. Ellos son los que más me hieren cuando Mis manifestaciones divinas son presentadas a la humanidad por amor. Mi corazón sufre más cuando ellos no creen en lo sobrenatural de origen divino ni lo reconocen cuando se les presenta.

Por favor, recen por Mis visionarios y especialmente por Mis visionarios cuyos mensajes no pueden ser negados por el amor que demuestran y las advertencias que contienen. Porque ellos son Mis verdaderos visionarios. Los reconocerán por los insultos, difamaciones, tormentos y abusos que reciben de manos de Mis hijos.

Si ven el maltrato que ellos reciben y luego ven las mentiras que se difunden sobre ellos de forma tan degradante, tendrán que preguntarse a sí mismos, si esta persona ha sido atormentada hasta ahora y no se le ha creído ¿por qué el maltrato continúa tan severo? Entonces tendrán su respuesta. Recen al Espíritu Santo por guía para discernir a Mis verdaderos profetas, visionarios y videntes del resto que los están engañando.

Su amado Salvador

Jesucristo

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a29-nov-2010/

Amén.

A %d blogueros les gusta esto: