Francisco niega que el Infierno sea ‘un lugar’, dice que es ‘una postura ante la vida

Los últimos comentarios escandalosos del que va disfrazado de Papa contradicen las enseñanzas del mismo Jesucristo sobre la existencia del Infierno.

CIUDAD DEL VATICANO  – En una entrevista para conmemorar su décimo aniversario, Francisco pareció negar la existencia del Infierno, diciendo que “no es un lugar”, sino que es simplemente “un estado del corazón” y “una postura”. hacia la vida.”

Los comentarios del ‘pontífice’ formaron parte de una larga conversación realizada por el sitio de noticias argentino Perfil, una de varias entrevistas recientes que Bergoglio concedió a los periodistas para marcar su década en el trono papal. Al tocar una serie de temas que discutió con otros reporteros, Francisco también habló sobre su pensamiento filosófico y teológico, junto con aspectos relacionados con la política global. 

Como parte de la discusión en profundidad, se le preguntó a Francisco: “¿Cuál es su propia interpretación del infierno y el paraíso, y qué les sucede a las personas que van al infierno y qué les sucede a quienes van al paraíso?”

Dando una respuesta larga, intrincada y algo evasiva, Francisco pareció negar la existencia del infierno como un lugar real. â€œEl infierno no es un lugar”, dijo. â€œSi uno va a asistir al Juicio Final, y ve las caras de los que van al Infierno, uno se asusta. Si lees a Dante, te asustas. Pero estas son representaciones mediáticas”.

Ampliando su respuesta, Francisco describió el Infierno simplemente como “un estado”, una descripción que parecía referirse a un estado mental. â€œEl infierno es un estado, hay personas que viven en el infierno continuamente”.

Aclaró que no se refería al sufrimiento en general, sino a “los que hacen un mundo de autorreferencialidad mala o enfermiza, y terminan viviendo en el Infierno”.

El infierno es un estado, es un estado del corazón, del alma, de una postura ante la vida, ante los valores, ante la familia, ante todo. Hay personas que viven en el Infierno porque lo buscan, hay otras que no, que están sufriendo. Â¿Y quién va al Infierno, a ese Infierno, a ese estado? Ya están viviendo de aquí. 

Sin embargo, no contento con aparentar negar la existencia del Infierno, Francisco insinuó que en realidad no había nadie en el Infierno, un cambio radical en su argumento que lo vio aceptar que el Infierno podría ser real.

“Si me preguntas cuántas personas hay en el infierno, te respondo con una famosa escultura de la catedral de Deslé”, dijo. Al brindar una descripción de la escultura, Francisco señaló que la escultura “tiene a Judas colgando y el diablo tirando de él hacia abajo, y del otro lado están el Buen Pastor, Jesús, que agarra a Judas y lo lleva a la babucha con una sonrisa irónica”.

“¿Qué significa eso?” preguntó. â€œQue la salvación es más fuerte que la condenación. Este capital es una catequesis que debe hacernos pensar”. 

“La misericordia de Dios está siempre a nuestro lado, y lo que Dios quiere es estar siempre con su pueblo, con sus hijos, y que no lo dejen”, finalizó. 

Sus comentarios se hacen eco de los hechos en una controvertida entrevista con el periodista ateo Eugenio Scalfari, en la que Scalfari afirmó que Francisco negó la existencia del Infierno y argumentó, en cambio, que las “almas perdidas” fueron aniquiladas con la muerte del cuerpo terrenal.

Posteriormente, el Vaticano emitió un proceso de control de daños luego de la publicación de la entrevista de Scalfari. En ese momento, el p. Thomas Rosica, asistente de habla inglesa de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, dijo a LifeSiteNews: “Todos los textos finales oficiales del Santo Padre se encuentran en el sitio web del Vaticano”, y dado que nunca fueron publicados por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, “deberían no se considerarán textos oficiales.” 

Eran, dijo el p. Rosica, “conversaciones privadas que se dieron y nunca fueron grabadas por el periodista”.

Enseñanza católica sobre la existencia del infierno

El serio intento del Papa Francisco de negar la existencia del Infierno, o la posibilidad de que alguien esté en él, va en contra de la enseñanza de la Iglesia Católica sobre el tema. 

Los Evangelios presentan las palabras de Cristo al respecto. En la parábola de Lázaro y el rico, Cristo advierte cómo el rico avaro y egoísta, que murió sin arrepentirse, “murió también, y fue sepultado en el infierno”. (Lucas 16:22)

Así también en el Evangelio de San Mateo, Cristo presenta el relato del Día del Juicio y la separación de los justos de los injustos. Los que no siguieron la ley de Dios “irán al castigo eterno”, enseña Cristo. (Mateo 25:46)

En otro discurso más con sus discípulos, Cristo explicó el significado de la parábola del sembrador, comparándola con los días finales del juicio. â€œEnviará el Hijo del hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino todos los escándalos, y a los que obran iniquidad. y los echará en el horno de fuego; allí será el llanto y el crujir de dientes.” (Mateo 13:41)

En su suplemento a la Summae Theologiae , Santo Tomás de Aquino se basa en la enseñanza de las Escrituras para delinear claramente y defender la existencia del Infierno. Escribiendo acerca de dónde nacen las almas inmediatamente después de la muerte, el gran teólogo escribe:

Y puesto que a las almas se les asigna un lugar según su recompensa o castigo, tan pronto como el alma se libera del cuerpo, o se sumerge en el infierno o se eleva al cielo, a menos que sea retenida por alguna deuda, por la cual su el vuelo debe retrasarse hasta que el alma esté primeramente limpia.

“Esta verdad está atestiguada por la autoridad manifiesta de las Escrituras canónicas y la doctrina de los Santos Padres”, continúa, “por lo que lo contrario debe juzgarse herético como se afirma en Dial. iv, 25, y en De Ecl. Dogma xlvi.” 

Más adelante en el mismo apartado, Santo Tomás reafirma la existencia física del Infierno, inspirándose como siempre en los Padres de la Iglesia y la Sagrada Escritura. Citando a San Basilio, Aquino escribe que: 

en la limpieza final del mundo, habrá una separación de los elementos: todo lo que es puro y noble permanecerá arriba para la gloria de los bienaventurados, y todo lo que es innoble y sórdido será arrojado abajo para el castigo de los condenados: para que sólo como toda criatura será motivo de alegría para los bienaventurados, así todos los elementos conducirán al suplicio de los condenados, según Sab 5,21, “el mundo entero peleará con Él contra los insensatos”. 

También conviene a la justicia divina que, partiendo de uno por  el pecado , y poniendo su fin en las cosas materiales, que son muchas y variadas, sean atormentados de muchas maneras y de muchas fuentes.

Tan resueltamente enseñó Santo Tomás acerca de la existencia del Infierno, que esbozó la manera en que sería real el fuego atormentador del que hablan las Escrituras. â€œSin embargo, digamos lo que digamos del fuego que atormenta las almas separadas, debemos admitir que el fuego que atormentará los cuerpos de los condenados después de la resurrección es corpóreo, ya que no se puede aplicar adecuadamente un castigo a un cuerpo a menos que ese castigo mismo ser corporal”. 

Santo Tomás de Aquino cita además la enseñanza del Papa San Gregorio junto con la de San Agustín para apoyar su escrito. 

En comentarios proporcionados a LifeSiteNews, el catequista y autor, el diácono Nick Donnelly, destacó la importancia de enseñar la existencia física del Infierno, ya que al hacerlo “defiende la realidad objetiva de la Justicia de Dios”.

“Cuando nuestro Señor se refirió a los castigos del Infierno, el fuego eterno y el gusano imperecedero, los describió en términos muy físicos, no en términos de estados mentales psicológicos o espirituales”, dijo Donnelly. 

Los Padres de la Iglesia entendieron la representación del Infierno de Jesús como una descripción literal de un lugar físico. Es fundamental enseñar la naturaleza del Infierno como lugar físico porque sostiene la realidad objetiva de la Justicia de Dios —Dios determina el castigo de los condenados— y la realidad objetiva de la resurrección del cuerpo —los cuerpos de los condenados sufren castigos reales .

El clérigo inglés calificó los comentarios de Francisco sobre el Infierno como, en última instancia, un “ejemplo de su destronamiento del Dios verdadero por uno de su propia creación”. 

La caricatura del Papa Francisco del infierno como un estado psicológico es otro ejemplo más de un humanismo idólatra que reduce todo a este mundo, como si la experiencia del hombre fuera la medida de Dios, en lugar del diseño y plan eterno de Dios como la medida del destino del hombre. . El despido improvisado del Papa Francisco de la descripción de nuestro Señor de la fisicalidad del Infierno es otro ejemplo más de su destronamiento del Dios verdadero por uno de su propia creación.

LifeSiteNews

Muy pronto, el Infierno será formalmente declarado como un lugar, que no existe

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

12 de enero de 2014

Si no fuera por Mí, Jesucristo, desde donde hablo al mundo en este momento, muchas almas nunca entrarían en las Puertas del Paraíso.

Muchísimas almas ingratas no obedecen ya más Mis Leyes, y por lo tanto, crean en su lugar sus propias interpretaciones, las cuales encuentro repulsivas. Las Reglas concernientes a la Verdad fueron dadas – como un Regalo a la humanidad – como un medio para permitir al hombre ganarse el derecho para la salvación. ¿No sabéis que no podéis vivir con vuestra versión de las Leyes de Dios y luego esperar entrar en el Paraíso?

La arrogancia del hombre ha sobrepasado el Espíritu de humildad. El hombre ya no sirve a Dios de la forma que se le ordenó hacer. En vez de hacerlo, ha creado, de su propia imaginación, una visión de lo que él cree que es el Cielo. Hoy, ningún siervo Mío – esos designados para estar a Mi servicio – ni siquiera menciona la existencia del Infierno. La mera mención de la palabra “Infierno”, incomoda a Mis sagrados siervos, porque temen al ridículo que tendrían que afrontar de una sociedad secular, la cual ha sido engañada. El infierno es la casa de tantísimas pobres almas y cuanto me duele ver almas desprevenidas, sumergirse en el abismo del terror, en el momento que ellos toman su última exhalación.

Los hijos de Dios deben ser prevenidos ahora de la urgencia, para rezar por las almas que están ciegas a la Verdad. Muy pronto, el Infierno será declarado formalmente como un lugar, que no existe. A las almas se les dirá que todos los hijos de Dios, siempre que vivan razonablemente y lleven vidas decorosas – sin importar si creen en Dios, o no – se les dará la Vida Eterna. Pero esto será una mentira. No hay retorno del Infierno. Es para la Eternidad.

Muchas almas que externamente me rechazan, ambas privada y públicamente, se pudrirán en el Infierno. Su amargo remordimiento se hará peor por el terrible y doloroso sufrimiento y por el odio de Satanás. Una vez en el Infierno, Satanás se les revelará a ellos en todas sus perversas y viles formas, y su odio por ellos los llenará cada segundo. La repugnancia de ellos por él, en sí misma – la misma bestia a la que ellos rindieron honores durante sus vidas en la Tierra – será la causa de muchos de sus sufrimientos. Pero, será su separación de Mí y el dolor de la oscuridad que experimentarán, lo que les causará la mayor angustia.

Cualquier hombre que os diga, en Mi Nombre, que el Infierno no existe, no tiene ningún interés en ayudaros a salvar vuestra alma. Cuando estéis convencidos de que el Infierno no existe, entonces aceptáis equivocadamente que el pecado es irrelevante.

No Me podéis servir si creéis que el pecado no existe. No podréis vivir una vida Gloriosa por la Eternidad en Mi Reino, si no me pedís perdón por vuestros pecados. Ã‰ste es el grano de la nueva – pronto a ser introducida – doctrina, que seréis forzados a tragar. Aquí es cuando seréis engañados para desatender la preparación de vuestras almas para el Gran Día del Señor, cuando Yo venga a reclamaros como Míos.

Os digo esto para advertiros â€“ no para asustaros. Os ruego que aceptéis el pecado como parte de vuestras vidas, pero os insto que continuéis evitando los siete pecados capitales, porque cuando lo hacéis, estaréis a Mi Favor. Debéis siempre confesar vuestros pecados. Hacerlo diariamente. Hablar Conmigo y pedirme que os perdone. Para aquellos de vosotros que no recibís el Sacramento de la Confesión – aquellos que seguís muchas creencias y religiones – entonces tenéis que aceptar el Regalo que os dí de la Indulgencia Plenaria. (Cruzada de Oración 24)

Cuidad de vuestra alma, porque es vuestra alma la que vivirá por siempre. Viviréis en uno de dos lugares, por la eternidad – en el Infierno o en Mi Reino.

Vuestro Jesús

Leer más: https://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a12-ene-2014-muy-pronto-el-infierno-sera-formalmente-declarado-como-un-lugar-que-no-existe/

A %d blogueros les gusta esto: