Me convertí viendo un exorcismo

Mi conversión no ha sido una cuestión de fe, sino de evidencia. Nuestro Señor Jesucristo hacía exorcismos en público y muchos se convertían porque expulsaba los DEMONIOS. Es una realidad comprobable la presencia de Satanás en nuestras sociedades. Nuestro Señor Jesucristo se encarnó para mostrarnos las armas necesarias para combatirle.