Novena a la Divina Misericordia -Octavo día

«Hoy tráeme a las almas que están detenidas en el Purgatorio y sumérgelas en las profundidades de mi Misericordia»

NOVENA A LA DIVINA MISERICORDIA

Jesús a Santa Faustina Kowalska:


“Deseo que durante estos nueve días lleves a las almas a la fuente de Mi misericordia para que saquen fuerzas, alivio y toda gracia que necesiten para afrontar las dificultades de la vida y especialmente en la hora de la muerte. Cada día traerás a Mi Corazón a un grupo diferente de almas y las sumergirás en este mar de Mi misericordia. Y a todas estas almas Yo las introduciré en la casa de Mi Padre (…) Cada día pedirás a Mi Padre las gracias para estas almas por Mi amarga pasión.”

INSTRUCCIONES

La Novena consiste en rezar la Coronilla de la Divina Misericordia durante nueve días.

Debe empezarse el Viernes Santo, nueve días antes de la Fiesta de la Divina Misericordia (el segundo Domingo de Pascua)

  1. Leer la intención y la oración del día correspondiente.
  2. Rezar la Coronilla de la Divina Misericordia.

OCTAVO DÍA

Jesús a Santa Faustina Kowalska


«Hoy tráeme a las almas que están detenidas en el Purgatorio y sumérgelas en las profundidades de mi Misericordia. Que mi Sangre, cayendo a chorros, apacigüe las llamas en que se abrasan. Todas estas almas me son muy queridas. Ellas cumplen el castigo que se debe a mi Justicia. En tu poder está socorrerlos. Saca todas las Indulgencias del tesoro de mi Iglesia y ofrécelas por ellas. ¡Ohl, si supieras qué tormentos padecen, ofrecerías continuamente por ellas el óbolo de tus oraciones y así saldarías las deudas que ellas tienen con mi Justicia.»

ORACIÓN

Misericordiosísimo Jesús, que exclamaste: ¡misericordia!, introduzco ahora en el seno de tu Corazón, desbordante de Misericordia, las almas del Purgatorio, almas que tanto aprecias pero que, no obstante, han de pagar su culpa. Que el manantial de Sangre y Agua que brotó de tu Corazón, apague las llamas purificadoras, para que, también allí, el poder de tu Misericordia sea glorificado.

Padre Eterno, mira con ojos misericordiosos a estas almas que padecen en el Purgatorio y que Jesús acoge en su Corazón desbordante de compasión. Te suplico, por la dolorosa Pasión que sufrió tu Hijo, y por toda la amargura que anegó su Sacratísima Alma, que te muestres misericordioso con las almas que se hallan bajo tu mirada justiciera. No las mires de otro modo, sino sólo a través de las Llagas de Jesús, tu Hijo bien amado; porque creemos firmemente que tu Bondad y Compasión son infinitas. Amén.

REZAR LA CORONILLA DE LA DIVINA MISERICORDIA

Se comienza con:
Un Padrenuestro…
un Ave María…
y el Credo.

En las cuentas grandes:

“Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo y Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Jesucristo, como propiciación por nuestros pecados y los del mundo entero.”

En las cuentas pequeñas: (decenas)

“Por Su Dolorosa Pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.”

Al terminar las cinco décadas, se procede a decir tres veces:

“Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, Ten misericordia de nosotros y del mundo entero”.

JACULATORIA FINAL:

“Oh Sangre y Agua que brotasteis del Corazón de Jesús como una fuente de misericordia para nosotros, en Vos confío”.

Jesús, en Tí confío. (x3)

Santa Faustina Kowalska, ruega por nosotros.

 Oración adicional 6

Mis seguidores de todas partes, deben ser valientes y proclamar Mi Palabra a todos con los que estén en contacto. Rechacen el desprecio que puedan experimentar, ya que es demasiado serio ahora el ignorar Mis súplicas para conversión.

Escuchen Mi oración ahora, para darles el estímulo que necesitan:

Oración para recibir vigor y valentía a la hora de dar a conocer los Mensajes

Lléname ahora, Oh Señor, con el Don del Espíritu Santo para llevar Tu Santísima Palabra a los pecadores que debo ayudar a salvar en Tu nombre.

Ayúdame a cubrirlos, a través de mis oraciones, con Tu Preciosa Sangre, para que así ellos puedan ser atraídos a Tu Sagrado Corazón.

Dame el Don del Espíritu Santo para que así estas pobres almas puedan deleitarse en Tu Nuevo Paraíso.

Amén

Digan esta oración todos los días, después de recitar Mi Divina Misericordia y ustedes, por su lealtad a Mí, ayudarán a salvar a Mis hijos.

Jesucristo, Rey de Misericordia

Oración Final (opcional): “Oh Dios Eterno, en quien la misericordia es infinita y el tesoro de compasión inagotable, vuelve a nosotros Tu mirada bondadosa y aumenta Tu misericordia en nosotros, para que en momentos difíciles no nos desesperemos ni nos desalentemos, sino que, con gran confianza, nos sometamos a Tu santa voluntad, que es el Amor y la Misericordia en sí Mismos. Amén” (Diario, 950).

Concluir con la Señal de la Cruz.

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

Coronilla de la Divina Misericordia (español – latín)

Primer día – Segundo día – Tercer día

Cuarto día – Quinto día – Sexto día

Séptimo día

Entréguenme sus problemas y les aliviaré la carga

13 de junio de 2011

Mensaje del Libro de la Verdad 🏹

Mi muy querida bienamada hija, la oración está aumentando ahora a un ritmo más fuerte, debido al Don del Espíritu Santo que ha penetrado las almas de todos Mis seguidores por todo el mundo. Sus oídos están ahora alerta a Mi Santísima Palabra.

Recen por todos Mis pobres atormentados hijos, que están sufriendo gran dificultad en el mundo como resultado del horror de los actos de los que son víctimas. Todo debido a los pecados de la humanidad.

Déjenme recordarles a todos Mis hijos de todas partes que reciten la Coronilla de Mi Divina Misericordia todos los días. Recen también, e incluyo a todas las creencias cristianas, el Santo Rosario a Mi amada Madre, ya que esta oración poderosa debilitará el poder de Satanás sobre Mis hijos.

Todo lo que pido, es que todos ustedes que están en dolor con pruebas y preocupaciones, que me entreguen ahora todas estas inquietudes y me permitan encargarme de ellas. Confíen en Mí y su carga será aligerada. Déjenme guiarlos a un estado de más paz. Relájense hijos Míos y permitan que Mi Paz inunde sus delicadas y hambrientas almas. La oscuridad que sienten proviene del miedo. El miedo proviene de la falta de confianza. Cuando pierden la confianza en Mí, Satanás planta dudas en sus mentes.

Nunca subestimen lo que él hace cuando constantemente juega juegos para volverlos en contra de su prójimo. Este engaño es siempre primeramente dirigido a Mis más devotos seguidores. Él los odia si me aman. Él nunca descansará hasta que los inquiete. Él se ríe cuando ustedes se tambalean. No le den este poder, porque cuando lo hacen su fe en Mí se debilita.

La oración a San Miguel y la recitación del Santísimo Rosario son sus armas más poderosas contra Satanás.

Vayan ahora con más seguridad y entréguenme sus problemas y preocupaciones porque estoy aquí esperándoles en todo momento para llevarlos a la Luz.

Los amo a todos, hijos. Confíen más en Mí

Su amoroso Salvador,

Jesucristo

Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/jun-13-2011-entreguenme-sus-problemas-y-les-aliviare-la-carga/

A %d blogueros les gusta esto: